Scifiworld

Rogue One

el  Martes, 20 Diciembre 2016 22:52 Escrito por 

"Yo no temo nada, todo es voluntad de la Fuerza"

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: Rogue One: A Star Wars Story
  • Año: 2016
  • Director: Gareth Edwards
  • Guión: Chris Weitz, Tony Gilroy (Historia: John Knoll, Gary Whitta; Personajes: George Lucas)
  • Reparto: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Jiang Wen, Mads Mikkelsen, Forest Whitaker,
  • Duración: 133 min

Estoy casi seguro que la afirmación que voy a realizar, llevará a muchas personas a no tomarme en serio en el mismo momento en el que la lean. Pues bien, ahí va el sacrilegio en cuestión: me gustan más los Episodios I a III que las historias comprendidas entre los Episodios IV a VI. Considero que las precuelas son superiores debido a las intrigas políticas, al trastorno límite de personalidad de Anakin Skywalker, al carisma de Ewan Mcgregor o Samuel L. Jackson, a las batallas bien coreografiadas con sable láser, a los carismáticos villanos (Darth Maul, Conde Dooku y Darth Sidious) e incluso a que me gustó ver a Yoda peleando. Además, agradezco que hicieran esta trilogía y que no copiaran los mismos esquemas, sino que intentaran hacer algo distinto a lo que ya hicieron. De hecho, en mi humilde opinión, creo que me disgustó el Episodio VII, ya que intenta “copiar”/homenajear el Episodio IV. Así como otros errores que creo lastraron la historia. Sin embargo, en este caso no me gustaría comentar dicha película sino Rogue One. Una película que me entusiasmó mucho más de lo que hicieron los Episodios I y II, los cómics de las Guerras Clon publicados por Dark Horse, y los episodios de animación dirigidos por Tartakovsky.

A priori la premisa de espías llevando a cabo una misión suicida para conseguir los planos de la Estrella de la Muerte me resultó sumamente interesante, aunque desconfiaba del resultado final de película, puesto que el Episodio VII me decepcionó. Además, reconozco que las historias de antihéroes en busca de redención mediante la violencia, para enmendar los errores del pasado, es uno de mis puntos débiles. Y si a eso le sumamos la aparición de Donnie Yen (uno de mis actores asiáticos favoritos) como uno de los componentes del grupo, me moría de ganas por verla.

El resultado me sorprendió gratamente e incluso sobrepasó mis expectativas. Nos encontramos ante una película trepidante de principio a fin, en la que no decae la acción en ningún momento, puesto que los personajes se encuentran en constante movimiento. De hecho, son escasas las escenas en la que se de tregua a los personajes. Además, los personajes, al menos el elenco principal, son muy interesantes, ya que muchos de ellos van en busca de redención y esperan expiar los errores del pasado enrolándose en una misión suicida para lograr un bien mayor (acabar con ese destructor de planetas que todos conocemos). A eso debemos sumarle que no cometen el mismo error que en el Episodio VII, es decir, incluir artistas marciales asiáticos y no dejarles hacer lo que mejor se les da en pantalla. En este caso Donnie Yen y Wen Jiang, tienen un pasado relacionado con los Caballeros jedi, o con algún culto paralelo e íntimamente relacionado con la Fuerza, siendo las escenas del gran Donnie un punto fuerte de la película. Además, el aura de maestro/espadachín/monje ciego (tipo Zatoichi), en el que el actor tuvo mucho que ver, ha sido un gran acierto.

Al tratarse de un episodio cerrado, los personajes se han desarrollado completamente y no tenemos que esperar a próximas películas para ver cómo evolucionan. Creo que eso ha sido uno de los grandes aciertos, entre otros muchos, de la película, ya que pueden hacer lo que les dé la gana con ellos e incluso terminar con todos de forma inmisericorde. Además, tanto los guionistas como el director han sido lo suficientemente generosos con todos los actores como para darles el suficiente metraje y líneas de diálogo como para desarrollar sus personajes y que nos interesemos por ellos. Y no sólo me refiero al bando de los rebeldes, sino que los villanos también están desarrollados, siendo las disputas de poder entre ellos un plato fuerte de la película. Cabe mencionar la aparición de Darth Vader en el filme, retratado como una máquina de matar infalible, temible y brutal. De hecho, las escenas finales con el sable láser, retratan perfectamente la imagen que siempre he tenido de ese personaje, siendo el manejo del sable láser el esperado para un personaje con sus habilidades.

Por último, me parece una cuestión digna de destacar que la mayoría de las batallas están muy bien rodadas, además, no aparece de un mal muy extendido en la filmografía norteamericana que es el que la cámara tiemble constantemente y no nos dejen ver las escenas de acción. Además, las coreografías son muy correctas y notables, en el caso de aquellas que ha coordinado Donnie Yen (obviamente mi crítica denota mi amor por el actor).

Por todo ello, creo que nos encontramos ante un episodio notable (para mí lo es), con grandes batallas, con constantes referencias a toda la saga galáctica, carisma y personalidad como para marcar un hito en la línea que deben seguir las próximas películas ajenas a la línea principal del universo Star Wars.

Más en esta categoría: « Doctor Strange Time Rush »
Ángel Romero

Cinéfago de nacimiento, ávido lector de cómics y coleccionista compulsivo de merchandising de fantasía y ciencia ficción.

Y además...

05.jpg

N94-PORTADA

Scifiworld #94

Edición Impresa

Comprar online

¡Suscríbete!


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..