Scifiworld

The Perfect Weapon

el  Martes, 13 Diciembre 2016 11:31 Escrito por 

Steven Seagal es el ojo que todo lo ve

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: The Perfect Weapon
  • Año: 2016
  • Director: Titus Paar
  • Guión: Alex Brenner, Jesse Cilio, Ulysses Oliver, Titus Paar
  • Reparto: Steven Seagal, Sasha Jackson, Johnny Messner, Vernon Wells,
  • Duración: 83 min

Lejos quedó la época de máximo esplendor de Steven Seagal. La aplicación de sus conocimientos del aikidō, el kenjutsu y el karate-do en sus primeras películas nos hacía vibrar, siendo capaz de luxar los miembros de sus enemigos con el menor número de movimientos. Sus conocimientos de las artes marciales y su altura (1,93 m) lo convertían en un duro rival a batir, casi imbatible. Además, impregnaba (o al menos lo intentaba) las películas de su filosofía budista, pacifista y ecologista, aunque no lo parezca. Sin embargo, el guion de sus películas no ha sido/ni será el punto fuerte de su obra, aunque desde el punto de vista de película de acción de los 80 y 90 eran más que correctas.

En el libro Seagalogy: A Study of the Ass-Kicking Films of Steven Seagal, cuyo autor es Vern, se establece una división en la filmografía del actor en 4 etapas. La primera de ellas se corresponde con la edad de oro, y abarca de 1988 a 1991, la segunda comprendería las películas que tuvieron lugar entre 1992 y 1997 (edad de plata), en tercer lugar tendríamos un periodo de transición que comprendería de 1998 al 2002 y, por último, tendríamos la etapa del direct to video. Este último periodo comprendería desde el 2003 hasta el 2007, momento en el que se publicó el libro. No obstante, en las sucesivas críticas que ha publicado Vern en su web, parece que la cuarta etapa se extiende hasta la actualidad.

De su primera etapa destaco Out for Justice y Hard to Kill (mis películas favoritas), aunque la mayor parte de su filmografía en la edad de oro es disfrutable. A pesar de que Seagal nunca haya tenido un cuerpo musculado, en esa etapa estaba en forma, pero a medida que iba transcurriendo el tiempo ha ido engordando y sus películas perdían lustre. De hecho, en términos matemáticos podríamos decir que la calidad de las películas mantiene una relación inversamente proporcional con la ganancia de kilos del protagonista. Así como Stallone, Van Damme o Lundgren se han mantenido en forma, Seagal no se ha obsesionado con su cuerpo. De hecho, en las películas de Seagal progresivamente las peleas se han centrado en sus manos dejando el resto del cuerpo fuera del encuadre de la cámara. Sin embargo, de su última etapa rescataría Belly of the Beast y Pistol Whipped del gran Ching Siu-Tung y Roel Reiné, respectivamente. Aún así no voy a analizar esas películas, me gustaría centrarme en una de las últimas incursiones de Seagal en la ciencia ficción de clara inspiración orwelliana. Dicha película tiene por título The Perfect Weapon.

La premisa de ver convertido a Seagal en dictador de un sistema totalitario casi voló mi mente (literalmente). De hecho, los primeros cinco minutos de la película son interesantes, ya que en ellos nos presentan a Seagal como The Director y lo vemos a través de pantallas en todos los edificios, así como mensajes de cómo aplastarán a la disidencia que tenga la osadía de ir contra el sistema. Acto seguido vemos al personaje llamado Condor (Johnny Messner) que, con una clara inspiración estética en el videojuego Hitman, acaba rápidamente con un líder disidente. No obstante, falla al asesinar a la prostituta con la que estaba el líder de la disidencia, ya que tiene flashes sobre un pasado en el que ella era su pareja. A partir de ese prometedor momento la película decae y se convierte en la típica película de persecución, por parte del sistema, del asesino (Condor) que no ha ejecutado la orden para la que fue programado. La mayor decepción fue descubrir que el papel de Seagal es simplemente un cameo alargado, siendo el verdadero protagonista de la película Condor. Además, el título hace referencia al protagonista, no al propio Seagal.

El argumento no es complejo pero la historia se encuentra con ciertos baches argumentales que entorpecen la narración. Este hecho podría ser explicado porque en el guion trabajaron cuatro personas, entre las que se encuentra el director de la misma. Suele ocurrir (no siempre) que cuando en el guion trabajan varias personas suelen quedar cabos sueltos, como en este caso, siendo el mejor ejemplo de mi argumento lo que ocurrió con Green Lantern (2011).

No criticaré negativamente al director sueco Titus Paar porque creo que con el presupuesto (1,8 millones de dólares) y el tiempo (19 días) del que dispuso y tratándose de una historia de ciencia ficción, ha aprovechado bien los recursos reduciendo al mínimo los exteriores y no empleando mucho CGI. Además, algunas de las escenas de acción son correctas, optando por las peleas sin cable. De hecho, la mejor escena de acción de toda la película la tiene el personaje de Condor en un baño, en el que se enfrenta a un esbirro de The Dictator. Esta película ha sido la primera incursión del director sueco en EEUU. No obstante, el director posee una considerable trayectoria como director de cortos, así como videoclips y anuncios en su país de origen. Además, es un gran fan del cine de acción de Arnold, Van Damme y Seagal. Cuando buscaba información sobre el director pensé en un caso similar como el de Paco Cabezas con Tokarev, en ese caso jugó muy bien sus cartas y aprovechó un guion ajeno construyendo una notable película de acción. En este caso no puedo decir que el resultado haya sido notable pero le ha servido al director para desarrollar otra película en suelo americano.

Respecto a las escenas de acción, tal y como he comentado anteriormente, nos encontramos con algunas escenas de acción considerables y con muchas escenas con pistolas. De hecho, destacan las escenas con armas, ya que la película suele emplear bastante sangre. Cabe mencionar, además, que el coordinador de especialistas fue Peter Malota, en cuyo currículum podemos encontrar tres obras de Van Damme (Universal Soldier, Double Impact y The Order).

Lo que podemos concluir de todo esto es que Seagal se encuentra en una espiral de sobreproducción, llegando a rodar varias películas de forma simultánea. La calidad de las mismas deja mucho que desear y dista mucho de sus primeras películas. Aún así seguiré viendo todas sus películas y esperando las nuevas con ansia.

 

Ángel Romero

Cinéfago de nacimiento, ávido lector de cómics y coleccionista compulsivo de merchandising de fantasía y ciencia ficción.

Y además...

47.jpg

N94-PORTADA

Scifiworld #94

Edición Impresa

Comprar online

¡Suscríbete!


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..