Scifiworld

¡Prepárate para The Punisher!

el  Martes, 07 November 2017 08:57 Escrito por 

Frank Castle vuelve a Netflix

Con la segunda temporada de Daredevil llegó Frank Castle (Jon Bernthal). Un ex-militar que buscaba venganza por la muerte de su mujer y sus hijos.  Ahora, ya conocido como The Punisher, Castle tratará de descubrir la verdad sobre una conspiración que va más allá del hampa neoyorkina y las injusticias que no sólo afectan a su familia. Sin duda la aparición del Castigador, como se le conoce en nuestro país, en Daredevil marcó un hito en las adaptaciones Marvelitas de Netflix pero cuando Netflix recibió en 2013 la propuesta de realizar varias series de Marvel interconectadas, el encargo sólo constaba de una temporada de Daredevil, una de Jessica Jones, una de Luke Cage y una de Iron Fist. Además, los respectivos protagonistas se reunirían en The Defenders, serie estrenada en Netflix el 18 de agosto de 2017.

¿Cómo surgió la idea de que The Punisher tuviese una serie propia? Todo fue a raíz de la aparición de Jon Bernthal  en la segunda temporada de Daredevil en el papel de Frank Castle, un hombre sin más poder que la insuperable rabia contra quienes asesinaron a su familia, su interpretación fue tan apreciada que no tardó en darse luz verde a una serie propia. "En cuanto The Punisher entró en escena y vimos el trabajo de Jon, tuvimos clarísimo que el personaje podría sostener una serie propia, así que presentamos la propuesta a Netflix. Nos alegramos mucho cuando accedieron", comenta Jeph Loeb, director de Televisión de Marvel.

Steve Lightfoot, showrunner de The Punisher, rememora la primera vez que vio la actuación de Jon. "La forma en que interpretaba al personaje me pareció alucinante", dice. Loeb opinaba lo mismo desde que viera la primera audición de Bernthal. "Jon es un actor de primera", comenta. "Se toma muy en serio el papel, y escarba hasta encontrar el origen de la motivación del personaje. Al igual que muchos de los protagonistas de nuestras series de Marvel en Netflix, quería que Frank Castle resultase fiel, riguroso y realista. Jon posee además todos los elementos de un héroe de Marvel: mucha fuerza, gran capacidad dramática, y la habilidad de recurrir a un humor ligero sin dejar de ser un tío duro. Es un don muy poco habitual. En cuanto conocimos a Jon durante las audiciones para la segunda temporada de Daredevil, tuvimos clarísimo que Jon era nuestro hombre y que sería capaz de llevar el peso de una serie".

Cuando Marvel presentó a The Punisher en 1974, el personaje era una respuesta a los tiempos que corrían. "El héroe o antihéroe más tradicional de Marvel era alguien cuya vida se veía trastocada por una tragedia o un evento inesperado, y que después volvía al ruedo para luchar contra las injusticias", explica Loeb. "Teniendo en cuenta cuándo se creó, The Punisher era un personaje al que no le importaba matar. Marvel estaba cruzando una línea muy importante, y en muchos sentidos, por el motivo que fuera, esto conectó con los fans. El personaje empezó siendo casi un villano, o al menos un antihéroe, pero a medida que iban desarrollando la historia de cómo había perdido a su familia y cómo intentaba reparar las injusticias de su pasado, lo cierto es que no es tan diferente de otros héroes que han perdido a sus seres queridos. Resulta irónico que The Punisher apareciera por primera vez en los cómics de Spider-Man, ya que el origen de Spider-Man está ligado al asesinato de su tío Ben, pero él nunca cruzó esa línea, mientras que The Punisher sí".

"Creo que el público lector de cómics es uno de los más críticos, y también apasionadamente leal", comenta Bernthal al reflexionar sobre su experiencia en el Universo Cinematográfico de Marvel durante los últimos años. "También creo que se trata de un público increíblemente inteligente. Leer cómics requiere imaginación para completar las imágenes y los bocadillos de forma que se establezca una relación personal con esos personajes que la gente lleva leyendo durante años. Por tanto, sabía que además de hacer honor a los militares y las fuerzas del orden, tenía que darlo todo por los fans acérrimos de Frank Castle y The Punisher; quería rendir homenaje a todas las versiones del personaje que me han precedido. Estoy increíblemente agradecido por la respuesta recibida con Daredevil. Fue todo un honor formar parte de esa serie. Charlie Cox y el resto del equipo están haciendo un trabajo absolutamente increíble".

Lightfoot disfrutó buscando indicios en la trama de Daredevil que pudiera aprovechar como punto de partida para la nueva serie. "Al final de Daredevil, Frank se pone el chaleco y decide salir al mundo convertido en The Punisher, con casi toda Nueva York convencida de que está muerto", explica Lightfoot. "Queríamos encontrar una forma de reiniciar la historia de Frank y que esta temporada fuese totalmente suya. En cierta forma lo que buscábamos era 'retirarlo del servicio' al principio para después encontrar un motivo que le impulsara a volver a la acción. Me encantan los westerns, así que el piloto era una versión de Raíces profundas. Estamos ante el pistolero que se limita a cuidar de su granja tranquilamente hasta que los malos llegan al pueblo. En Daredevil, Frank siempre estaba realizando alguna misión, siempre buscando venganza, así que solo vimos una parte de él. Rellenar todos los demás huecos de ese ser humano fue lo mejor de hacer The Punisher".

Loeb y el equipo creativo estaban convencidos de que Lightfoot era la persona adecuada para narrar el siguiente capítulo de la historia de Frank Castle desde el minuto uno. "Tuvimos mucha suerte de que Steve Lightfoot se uniese al proyecto aportando una historia muy sólida sobre Frank, su pasado, y sobre cómo ese pasado va a influir en su futuro", añade Loeb. "Para nosotros era importante contar con un showrunner con una visión, y la de Steve era muy potente. Se implicó al máximo para narrar esta historia tan compleja. También hablamos de las películas que nos habían inspirado, y ahí empezó todo. Era una mezcla entre Jason Bourne, El francotirador y Los tres días del Cóndor, así que fue una oportunidad de rodar un thriller más centrado en las conspiraciones en vez de una historia de tiros". Uno de los temas clave que aborda la serie es la idea de los fantasmas de la guerra, de cómo los países y los gobiernos lidian con las consecuencias de sus acciones en territorios extranjeros. "Yo soy del Reino Unido, pero en EE UU llevamos 15 años metidos en varias guerras, y hay una generación entera que se ve afectada por ello", dice Lightfoot. "Esas personas arriesgan sus vidas para que nosotros podamos vivir cómodamente y podamos construir nuestra realidad cotidiana. Creo que la serie ahonda en lo que ocurre cuando estos dos mundos chocan, y en lo que experimentan estos valientes hombres y mujeres cuando pasan de un mundo al otro", opina Bernthal. "La historia de Frank trata justo sobre eso. Descubrimos los horrores que vivió mientras estaba de servicio, pero la ironía y la tragedia de su vida es que los verdaderos horrores se manifestaron cuando volvió a casa".

Al igual que las otras series de Marvel en Netflix, The Punisher está firmemente anclada al mundo real. La diferencia clave entre esta serie y las anteriores es que The Punisher no posee ninguna habilidad sobrehumana. "Al final se trata de los límites hasta los que puede llegar una persona normal", explica Lightfoot en referencia al enfoque para el arco argumental de la temporada. "Personalmente me gustó mucho que nuestros personajes fueran algo mayores, y por tanto hubieran tenido más experiencias vitales. Muchos de ellos comienzan con una actitud cínica, así que su historia trata sobre hallar algo nuevo en lo que creer, y esto me parece justo lo contrario a lo que ocurre en muchas otras series".

Bernthal reflexiona sobre la evolución de su personaje. "No estábamos creando un personaje que intentara acabar con los criminales de Cocina del Infierno. Eso nunca le importó. Tampoco tenía interés alguno en hacerse el héroe; lo único que quería era encontrar a los asesinos de su familia y matarlos. Lo que descubrimos en esta serie es que sí que tiene una misión, y que hay algo vital que quiere conseguir. Pero se verá obligado a afrontar un dilema: ¿hasta dónde llegará para conseguirlo? Me parece que Frank descubre que sí existe una moralidad; que sí que existe lo correcto y lo incorrecto, y que con cierta gente solo llegará hasta ciertos extremos".

Para encontrar ese núcleo emocional y explorar los límites de Castle, los guionistas querían asegurarse de que fuera posible empatizar e identificarse con el personaje. "Lo que intentas es encontrar algo universal", comenta Lightfoot en referencia al proceso. "No todos somos agentes de operaciones especiales que han matado gente, pero sí podemos empatizar con un hombre que trata de superar una tremenda pérdida y está sumido en un profundo dolor. Es una persona a la que no se le da muy bien mostrar sus sentimientos, eso es evidente. Ver a alguien así lidiar con la pena se convirtió en el núcleo de la serie. Creo que todos podemos empatizar con eso. Para mí era crucial que la serie no tratase solo sobre la venganza, porque podría volverse muy cínica y negativa. Se trataba más bien de que Frank Castle lograse cierta redención. Frank es como un fantasma en Nueva York. Mientras se dedicaba a deshacerse de todos los que creía involucrados en la muerte de su familia, tenía una misión tras la cual podía parapetarse. Por tanto, no había afrontado el proceso de duelo, ni la idea de seguir adelante. Cuando le vemos al comienzo de The Punisher, ya ha matado a todo el mundo, pero sigue sin poder pasar página. Está sumido en una especie de estasis: existe, pero no siente nada".

Escribir para Bernthal se convirtió en una de las experiencias profesionales favoritas de Lightfoot. "Jon me encanta como actor porque es un intérprete emocionalmente ágil. Posee mucha alma, mucha emoción; es como si siempre percibiéramos el dolor de Frank, y creo que eso es lo que hace que te preocupes por él. Me parece que existe otra versión de Frank, la del mero asesino, y eso te haría distanciarte. Pero Jon siempre nos mantiene de su lado porque es un actor que logra conmover. Además, su dedicación es enorme; siempre tenía ideas, en plan, 'oye, ¿y si en esta escena hiciera esto y lo otro?'. Nuestra relación era muy dinámica en lo que respecta a su feedback y cómo se volcaba continuamente en el personaje. Eso eleva la serie a otro nivel".

A la hora de lidiar con un justiciero con trasfondo militar en la serie, fue necesario considerar cuidadosamente el enfoque de la violencia. "En este género y con un personaje justiciero, tenemos la posibilidad de divertir al público como en una película de acción, viéndole acabar con sus enemigos y recurriendo a la sangre. Al mismo tiempo, en especial cuando se trata de una serie de 13 episodios, me parece que lo responsable es mostrar el coste de esas acciones. Frank no se ríe ni suelta comentarios ingeniosos en plan James Bond. En mi opinión, cuando haces una serie acerca de la violencia, hay que tener en cuenta el precio, pero sin sermonear. Tiene que seguir siendo entretenimiento. La clave es encontrar maneras de que el público simpatice con Frank, bien porque la gente a la que mata es de lo más despreciable o porque estamos muy vinculados emocionalmente con él. Queremos dos cosas: por un lado, ser absolutamente respetuosos con los militares y sus sacrificios y comentar algunos de los daños que eso supone, y al mismo tiempo ofrecer una serie de género entretenida".

Desde que empezó a interpretar a Frank Castle, Bernthal ha cargado con una gran responsabilidad, sabedor de que Castle es un personaje especial para los militares y los miembros de las fuerzas del orden. Siempre le ha parecido que contar historias sobre ellos de forma respetuosa y meditada era uno de los aspectos más cruciales de su trabajo. "Para muchos militares y policías, The Punisher es un símbolo, y según su experiencia, hace lo correcto", opina. "Para mí, eso es de lejos lo más importante a la hora de hacer nuestro trabajo lo mejor posible en la serie. Esas personas tan valientes que hacen cumplir la ley en este país o van a luchar por nuestra libertad y nuestro mundo en el extranjero poniendo en peligro sus vidas merecen todo mi respeto y admiración. Que este personaje les llegue significa muchísimo para mí".

Loeb siempre ha intuido por qué la gente siente una conexión tan intensa con este hombre. "El personaje tiene ya cuarenta años, y a lo largo de este tiempo se ha ganado una legión de fans muy leales", comenta. "No me parece que se deba a que sea un personaje violento, sino a que cuando busca hacer justicia, es imparable. Creo que mucha gente puede identificarse con eso, en especial hoy en día, cuando tantas personas se sienten privadas de voz y desearían que alguien pudiera representarlos".

Para la actriz Deborah Ann Woll, que retoma su papel de Karen Page en la nueva serie, era esencial contar con un enfoque bien meditado sobre los temas que se tratan. "Estoy realmente orgullosa de formar parte de esta historia porque creo que explora temas con una mentalidad muy abierta desde un punto de vista personal y específico. En ella conocemos a varios hombres que han pasado por traumas similares y vemos cómo ha afrontado la situación cada uno".

La serie también analiza la diferencia entre lo que es correcto en la guerra y lo que es correcto en el hogar o en las calles. A Amber Rose Revah, que interpreta a la agente de Seguridad Nacional Dinah Madani, ese análisis le dio mucho que pensar. "¿Qué es lo que hace que algo sea 'correcto'? ¿La legalidad? ¿Eso lo hace moralmente correcto en el ámbito de la guerra y del combate?", se pregunta. "Son áreas completamente borrosas, porque estamos hablando de vida y muerte. Si el gobierno autoriza algo, ¿significa necesariamente que es lo correcto? ¿Cómo puede uno conciliar eso e integrarlo en su propia moralidad?".

Lightfoot opina que este nivel de debate es más relevante que nunca. "Teniendo en cuenta el clima mundial actual, tratar la violencia es algo complicado", dice. "Nos hemos esforzado porque los guiones de la serie no sean moralizantes. Me parece que lo necesario es que cada personaje tenga un punto de vista. Así, intentamos mostrar todos los puntos de vista usando a los personajes sin nosotros tomar partido o decidirnos por tal o cual bando. Cuando los guionistas, o cualquier persona implicada en la creación de una serie, empiezan a decantarse por un argumento u otro, el drama se vuelve mucho menos interesante. Es un tema complejo, eso está claro, así que tenemos que mostrar lo positivo y lo negativo, pero no creo que sea nuestro trabajo dar las respuestas. Esperamos que la gente encuentre algo que les llegue, de una forma u otra".

FURIA EN ACCIÓN

Al ser la primera serie de Marvel en Netflix con un protagonista sin poderes sobrehumanos, las escenas peligrosas y de acción debían enfocarse de forma algo distinta. Para empezar, The Punisher nunca lleva máscaras, así que el propio Jon Bernthal debía ocuparse de gran parte de la acción. "Uno de los componentes clave de Frank Castle es que su brutalidad y su rabia son su fuerza. Él afronta las cosas así", dice Bernthal. "Es su principal recurso. No lleva capa, no puede hacerse invisible ni disparar rayos láser por los ojos, pero lo que sí puede es volverse muy loco".

A Loeb le impresionó los extremos a los que llegó Bernthal para que la presencia física del personaje resultase lo más auténtica posible. "Me quito el sombrero ante la absoluta devoción de Jon para con todos los desafíos físicos de la serie", explica. "En cada serie, la acción es diferente. A menudo describimos las escenas como números musicales: debe parecer que están integrados en la serie y también que han sido diseñados y editados profesionalmente para que el espectador no desconecte. Están el guión, los directores y el equipo de especialistas, pero al final todo recae sobre los hombros de Jon Bernthal. Con él vives un viaje muy visceral, y te muestra facetas de su mundo que en ocasiones resultan incómodas de ver pero que al mismo tiempo son muy emocionantes. Probablemente sea la montaña rusa más escalofriante en la que puedas montar, pero como Jon te acompaña durante el trayecto, sabes que las cosas acabarán saliendo bien".

Para crear secuencias de acción emocionantes que rivalizaran con las de las series anteriores se recurrió al jefe de especialistas Thom Williams. No estuvo de más que Williams sintiera que este era el trabajo para el que se había estado preparando durante toda su carrera. "He sido fan incondicional de Marvel desde que empecé a leer cómics a los 8 años", cuenta. "Estaba muy familiarizado con The Punisher; siempre ha sido uno de mis favoritos. En cuanto Marvel empezó a hacer películas y series, supe que esa era la dirección que quería seguir. Sentía que, con suerte, toda una vida de aprendizaje me estaba preparando para trabajar para Marvel en la industria del cine y la televisión".

Jon Bernthal también tenía clarísimo que el nivel de las escenas de acción iba a ser muy alto. "La acción de todas las series de Marvel y Netflix es increíblemente ambiciosa. Requiere una dedicación total y una confianza absoluta en el equipo de especialistas. Tienes que tener un plan y saber lo que haces; no puedes improvisar sin más durante el rodaje. Desafortunadamente, no puedo contar con que otra persona lo haga todo por mí. Casi siempre soy yo el que da la cara. También contaba con mi doble para escenas de riesgo, Eric Linden, que es uno de mis mejores amigos. Eric y yo entrenábamos todos los días. Él me desafiaba a mí y yo a él. Era una de las partes más divertidas del trabajo. Se preocupa por este personaje tanto como yo".

Williams comenta que trabajar con Bernthal no se pareció a nada que hubiera vivido antes en su carrera profesional. "En los 20 años que llevo dedicándome a esto, nunca lo había pasado tan bien trabajando con el protagonista de una serie", dice Williams. "Nunca había coincidido con una estrella tan dedicada a la serie como Jon. Venía a entrenar todo el tiempo, comíamos juntos y hablábamos sobre las secuencias. Quería asegurarse de que daba lo mejor de sí mismo en todos los sentidos para The Punisher. Se me acaban los elogios hablando de Jon Bernthal. Antes de comenzar con la serie venía al dojo y le poníamos una rutina inicial de una o dos horas de levantamiento de pesas y CrossFit. Como quería estar en buena forma para la serie, diseñamos una rutina infernal, solo para 'cabrearlo'. Después pasábamos a trabajar la coreografía, su estilo de lucha y sus movimientos. Jon es muy versátil y pilla las cosas al vuelo. Fue muy divertido profundizar en la serie, meternos en la cabeza de Frank Castle y compartir ideas con Jon y su doble. De ahí surgieron cosas realmente divertidas".

Al reflexionar sobre su trabajo durante la temporada, de lo que más orgulloso se siente Williams es de lo mucho que verán a Jon los espectadores. "Los fans van a ver el rostro de Jon Bernthal constantemente. Aunque por supuesto recurrimos a algunos dobles de acción para un par de cosas, como recibir los golpes más duros y hacer el trabajo con cables, Jon estaba allí todo el tiempo, entrenando, preparándose, asegurándose de que podría darlo todo. Eso se verá en la pantalla; veremos la cara de Jon Bernthal en estas secuencias y por tanto los fans tendrán una sensación de inmersión total. Se darán cuenta de que él es The Punisher y que The Punisher les está haciendo todas esas cosas a esa gente".

Para el showrunner Steve Lightfoot, una de las cosas que más le gustó del trabajo fue pensar en lo que Frank Castle podría hacer teniendo a Bernthal en mente. "Jon posee un físico increíble. Eso hace que sea muy fácil escribir a Frank Castle para él, porque es capaz de hacer todo lo que Frank podría", explica Lightfoot. "Si le dejásemos, me da que haría todas sus escenas de acción".

Frank Castle cuenta con un exhaustivo entrenamiento militar. Ese fue el punto de partida para Williams a la hora de diseñar las escenas de riesgo. "Quería que fuesen lo más reales posibles", dice. "Todo debía parecer real, así que lo primero que hice fue ver varios vídeos de entrenamiento militar para entender cómo luchan los soldados de verdad, cómo reducen a la gente y su comportamiento cuando hay que matar. Ante todo quería ser respetuoso con ellos, y también con el personaje. Quería que los movimientos y el estilo de lucha fueran muy auténticos, muy rápidos y muy letales. Esto es muy distinto a lo que pasa en Daredevil. Daredevil presenta unas secuencias de lucha alucinantes y largas que da gusto ver, pero Frank Castle no funciona así: él acaba con la gente rápido. Sí que hay un par de escenas que duran un poco más de lo normal, pero en la mayoría de los casos bastan dos o tres movimientos para que las víctimas acaben por los suelos. Es cuestión de eficiencia".

Williams y su equipo de especialistas también pudieron añadir algunos elementos de otros estilos de lucha. "Añadimos unas pizcas de muay thai y otro poquito de jiu-jitsu, pero en general lo que buscaba es que todo fuese brutal", aclara. "Para diseñar las coreografías, me reunía con mi equipo e íbamos soltando ideas. Luego decía: '¿cómo hacemos eso de la forma más brutal posible?'".

Uno de los mayores desafíos fue incorporar una gran variedad de pistolas y armas al estilo de lucha de Castle. "Siempre teníamos una estrategia para las secuencias", explica Williams. "¿Cómo va a conseguir Frank que una persona quede expuesta para poder dispararle? Él siempre tiene planeado qué hará después y qué arma usará a continuación. Eso aumenta la brutalidad de las escenas".

Bernthal apreció la variedad de nuevas armas y coches con las que pudo interactuar esta temporada. "Hay muchas pistolas y armas, y Frank consigue su Kimber. Tenemos un montón de juguetitos interesantes, y Frank Castle necesita armas". En los cómics, The Punisher conduce un vehículo muy reconocible. "Se desplazan en una furgoneta", dice Loeb. "Nos parecía importante hacer una versión de ella. No es el Batmóvil, pero sí que es un elemento icónico que la gente conoce", concluye. "La furgoneta era muy chula", añade Bernthal. "Aunque siempre me estaban gritando porque decían que conducía demasiado deprisa".

No fue solo Bernthal el que condujo coches veloces y puso a prueba sus habilidades de combate. "A lo largo de la temporada trabajamos con casi todo el reparto", dice Williams. "Dedicamos gran parte del trabajo a Ben Barnes, que era increíble asimilando el entrenamiento. Siempre estaba pidiendo más tiempo para practicar. Venía después del rodaje, al final del día, y entrenábamos con él para asegurarnos de que estaba bien preparado. No podría estar más orgulloso de lo que Ben consiguió y de su dedicación a la serie".

Amber Rose Revah se sintió increíblemente feliz al ver que su personaje también participaba en la acción. "Fue muy emocionante poder repartir golpes en esta serie", confiesa. "Tengo persecuciones de coches, tiroteos y muchas cosas más. Contábamos con un equipo de especialistas genial, y los armeros con los que trabajamos eran increíbles. Conseguir que yo parezca una tía dura es un desafío, pero lo lograron, y estoy encantada".

Preguntado por qué espera que impresione más a los fans cuando vean The Punisher, Williams dice que le gustaría que vivieran muchos momentos de tensión máxima. "Espero sinceramente que a la gente se le hiele la sangre cuando pasen según qué cosas, porque eso es lo que pretendemos. Nosotros al menos vivimos momentos así en el plató. Quiero que la gente se sienta incómoda, que suelten un '¡joder!' al televisor y que luego vayan a contarles a sus amigos lo alucinante que ha sido".

The Punisher llegará muy pronto a Netflix. ¿Estás preparado?

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: www.scifiworld.es

Y además...

28.jpg

97web

Scifiworld #97

Edición Impresa

Comprar online

¡Suscríbete!


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..