Scifiworld

Entrevista a Antonio Trashorras

el  Lunes, 11 March 2013 01:00 Por 
Entrevista con Antonio Trashorras, el director del nuevo filme de terror El Callejón, que viene dispuesto a hacernos temblar de terror y atraparnos con su historia y su protagonista principal, Ana de Armas.
¿Cómo empezó El Callejón?
Después de llevar años escribiendo guiones para largometrajes y trabajar en series, aunque tenía muchos escritos pensados para dirigirlos en algún momento ya, lo más fácil para dar el salto a la dirección es una película no muy cara, y pensé en un guión con pocos elementos que fuese barata y lo menos complicado de producción, además con historias de terror a veces no hay que tirar mucho de medios, pensé en una chica acosada en un callejón.

Se me ocurrió esta historia, que es muy pequeña y concentrada, y puedo meter situaciones que me gustan para sacarlas partido, pero básicamente no iba a ser una superproducción. De ahí de pensar con pocos medios y posible de producir salio la idea, no primero pensé que quería hacer y luego pensé que caro... Al revés.

¿Y qué fue lo más complicado de llevar a la pantalla?
Lo más complicado, no sé si decirte que nada, más allá de hacer una película día a día y todas las sorpresas que te encuentras.

Que de repente un día llueva mucho en el exterior y se inunde el plató... es muy complicado el tema, se pierde una jornada porque hay que achicar agua, los cables están perdidos y puedes electrocutarte... y se arruina la cosa.

Lo complicado son los problemas que surgen pero a priori nada porque el equipo era muy bueno, yo estaba rodeado de gente muy buena que lo hacía muy bien, mi mayor preocupación era antes de trabajar con ella como funcionaría la actriz protagonista, pero cuando empecé a trabajar con ella y a ver como se trabajaba con ella, se me quitaron todas las dudas, y con una actriz fuerte cumpliendo bien con su trabajo ya tienes un 70,80 % ganado y luego ya son cosas que hay que hacer a su alrededor, pero si la actriz no fuera tan buena y como es ella, no habría funcionado.

Es la esencia digamos.
Está estupenda en todas las escenas, sólo no rodó un día de todo el rodaje, que fueron cuatro semanas, y de hecho rodó su doble, al final del todo de la película, que al fondo se la ve dentro de la lavandería pero es su doble, porque ella estaba en un avión dirección a España, ese día no hacía falta que estuviera, pero si hubiera estado sería ella la que hubiera estado dentro.

Estuvo todos los días en todas las escenas, y soy consciente de que la película en pantalla fundamentalmente es ella.

¿Y tenías alguna idea sobre los miembros del reparto?
Como es una coproducción con Colombia había que entrar en participaciones de algunos actores españoles, otros colombianos... Ana es Cubana pero en términos de coproducción con España entraba en la parte española, luego está Judith Diakhate que es española, y la colombiana es Diego Cadavid, un actor que no conocía muy famoso en Colombia que hace cine y televisión y de los actores colombianos de su edad que dieran garantías le elegí a él y luego Leonor Valera es chilena pero había que contar con alguien latinoamericano de otra nacionalidad y es un icono del cine de terror, y a mí como aficionado me gusta que resuene, ha estado en Blade 2, y encajaba muy bien en ese aspecto multinacional, todo viene de un país diferente.
 
¿Y hay algún personaje o película de terror que pudiera servir de inspiración a El Callejón?
Muchas, no una solamente, es un cóctel, una amalgama de influencias, yo siempre digo más o menos los directores que están presentes en la película, ahora... Un solo título no te podría decir.

Está por ejemplo Brian de Palma, Jesús Franco está muchísimo y soy consciente de ello, Dario Argento evidentemente, Mario Baba quisiera que estuviera pero no puedo decir que está es excesivo por mi parte creer que está más allá de mi admiración, sobre todo terror italiano, también John Carpenter, a mí me salen muchas cosas de él porque le he visto mucho y le admiro, es algo instintivo, luego en general muchas películas hechas en plató, ya que aquí la Lavandería, el callejón y todo está reconstruído, si que hay cine clásico americano de serie B de plató, de decorado que se nota en los movimientos y las posiciones de cámara, hemos aprovechado los espacios y es muy distinto que rodar en localizaciones exteriores, y como yo he mamado mucha serie B pues algo se me ha quedado.

¿Y tu género cinematográfico preferido?
El terror en sus diferentes géneros o tipos, pero como grupo de películas preferidas, quizás de las 10 o 100 favoritas, que de las diez siempre me cuesta mucho, pero de cien alomejor sesenta serían de terror, la mitad o más de la mitad. Es lo que más me ha marcado como espectador, guionista, persona, lector...

También leo mucha literatura de terror, decía Stephen King que había escritores que cuando pasaban por un paisaje del oeste, unos imaginaban una historia de amor de un vaquero, otros una de vaqueros…, y él se imaginaba una maldición o un Dios que salían los fantasmas... Las mismas situaciones y estímulos en las personas crean cosas diferentes, y yo siempre pongo la cabeza hacia el terror.

¿Y quisiste dedicarte siempre al cine, como empezaste en este mundo?
De pequeño, soy de esos que pasaban las horas delante de la tele viendo televisión, películas... Y también soy de la generación de cuando había cines en los barrios, y al lado de mi casa había salas de cine justo enfrente nada más cruzar la calle y de sesión contínua, cada semana me podía ver dos películas diferentes, y entre la cantidad que he visto de pequeño en la tele, en mi barrio en los cines, y luego llegó la época del videoclub en los 80 un poco más mayor, y la fiebre de alquilar películas...

Soy un cinéfago, más que un cinéfilo, que se traga películas todo el rato.

También estudiaste Ciencias Empresariales y Periodismo... ¿Fue vocación?
No, vocación ninguna, hubiera podido ser economista si hubiera seguido por ahí, pero cuando empecé a escribir críticas en revistas y a ganar un poco de dinero con el Periodismo especializado, escribía de cómics y de cine desde muy joven, y empecé a plantearme no ejercer de economista, era más divertido y podía ganarme la vida con lo que me gustaba, escribiendo sobre cine y luego guiones, en cuando pude tiré por ahí, si no me habría pegado una vida mucho más aburrida.

Yo soy un escritor, desde pequeño he escrito y lo más natural para mí es cuando hablas con alguien escribirlo y ponerlo en un papel, y no creo que los críticos sean una raza o una estirpre especial, son aficionados muy muy bestias al cine, gente que básicamente está muy al día de lo que se hace, por necesidad, con un conocimiento muy grande de la historia del cine y al final toda la relación entre nosotros es de películas y películas.

Para algunos además afortunadamente es una forma de vida, yo en una época de mi vida casi todo el dinero que ganaba venía del periodismo cinematográfico y luego poco a poco empecé a dedicarme a otras cosas como la televisión, o escribir guiones, y no he querido nunca romper del todo el lazo de la crítica y la escritura del cine, y concretamente con Fotogramas yo sigo teniendo un pequeño hueco, me gusta escribir de películas y es una revista con la que tengo mucha afinidad y ya va para veinti muchos años.

¿Y cómo ha sido formar parte de la dirección de series tan importantes como El Comisario o Los Serrano?
En Los Serrano estuve poco tiempo, dos temporadas, y como se hacen las series en grupo participé con otro grupo de guionistas en una serie de episodios y me sentí muy bien, muy a gusto y bien tratado, me reí bastante y había una serie de personajes muy divertidos que me encantaba escribir, sobre todo la parte de comedia. Fue muy agradable estar ese tiempo, pero los personajes ya estaban creados y la serie avanzada cuando yo me incorporé, no es algo muy personal que haces pero es una experiencia muy grata.

Y en El Comisario no escribí, era el productor ejecutivo, entré con la serie bastante avanzada y fue un trabajo de profesional más de la televisión, el tener en orden la coordinación de guiones, poner la mirada en ese campo, el presupuesto, cuando se entregan las cosas, el contacto con la cadena de televisión...

Todos esos son los marrones por un lado pero también las responsabilidades. Son dos cosas que me ha gustado hacer pero son parte de mi vida laboral, hago cosas un poco por gusto o impulso como esta película o según que guiones y otras mi día a día de trabajo, que prácticamente desde hace unos años es exclusivamente para la televisión. El cine tal y como está cada vez menos, se rueda menos y hay poco dinero.

El humor imagino que también es importante, has participado en La Hora Chanante o Paramount Comedy...
Estuve en Paramount Comedy prácticamente desde sus inicios, estuve de director de contenidos, cuando empezó el canal pues me dediqué a buscar monologuistas, la primera generación que se dedicaron al monólogo en Paramount Comedy ese era mi trabajo, un poco después se empezó a producir La Hora Chanante espontáneamente producto de encontrar a Joaquín Reyes, a Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Julián López... Los de Albacete digamos.

Fueron llegando a Paramount Comedy y en principio empezaron a hacer monólogos pero luego surgió la idea de hacer un programa de sketches y tiró para adelante la idea. Ahí estuve de guionista y director de sketches, fue muy divertido y agradable luego me fuí de Paramount Comedy, ellos pasaron a Televisión Española y luego en Neox, que es donde están ahora.

Los conozco desde niños, ellos estaban recién llegados a Madrid, Joaquín Reyes trabajaba de ilustrador en una editorial, Ernesto Sevilla no trabajaba de nada, todos ellos se conocían de la Facultad de Bellas Artes y a lo largo de ese año fueron instalándose todos en Madrid, todos pasaron por Paramount Comedy, todos eran amigos y les fuimos dando trabajo. Recuerdo reuniones en que alguno de ellos me decía yo tengo un amigo muy gracioso, y le decía pues tráele a ver y al día siguiente otro decía lo mismo... Como el pack, todos de la misma empresa.

¿Y la experiencia de proyectos como El Espinazo del Diablo de Guillermo del Toro, cómo es el cambio de género?
En El Espinazo del Diablo vino de un tratamiento, no de una historia, que teníamos David Muñoz y yo, y hace muchos años se lo pasamos a Guillermo del Toro allá por el 99 o el 2000 y le gustó, que esa historia que transcurría en un colegio con unos niños donde había una bomba en el patio y un colegio... Tenía ya sus elementos, él dijo que quería adaptarlos a otra historia previa escrita en México, porque el guión nuestro no se llamaba así, y él dijo que lo ambientáramos en la Guerra Civil Española pero el nuestro transcurría en un país y una época inconcretas.

Escribimos juntos el guión, que al final se llamó El Espinazo del Diablo, lo acabó produciendo Almodóvar y rodando aquí en España, y así fue el comienzo de la relación de Guillermo con España, eramos muy jóvenes y aprendimos mucho, y es un poco el momento del despegue, a partir de ahí se fueron haciendo más cosas.

¿Y con qué proyecto de tu carrera te quedarías?
Con El Callejón, no solo es que sea escrito y dirigido por mí además de mi primera película, es que ha sido también una experiencia muy agradable, el rodaje fue muy divertido y lo pasé muy bien, aparte de los problemas de la inundación y otros que sucedieron, fue todo muy fluído, el resultado me satisfacció mucho y refleja mucho lo que me gusta de las películas, ha sido mi mejor proyecto hasta ahora.

Luego, como guionista sigo estando muy contento de la experiencia de haber escrito Agnosia con Eugenio Mira, tiene muchas cosas personales mías, hay veces que a los guionistas les pasa que no terminan teniendo un cariño y una implicación total con el resultado final de la película, por cambios y sucesos, pero con Agnosia tengo una empatía muy grande, siguen cosas mías personales en el guión y me entendí muy bien con Eugenio, que es un loco maravilloso como yo, nos juntamos dos locos y dimos paso a una locura que tanto él como yo la sentimos muy personal.

¿Qué otras aficiones tienes a parte del cine?
Ver patinaje sobre hielo en la televisión en la televisión y el sumo (ríe). No, la verdad que leer, cuando no estoy viendo series de televisión o películas suelo estar leyendo, un tipo de literatura casi siempre relacionado con el terror, hacia lo oscuro, soy muy aficionado a lo gótico, tengo la casa llena de libros de la Editorial Valdemar por ejemplo, ese es un poco mi mundo de referencias, lo que no es realista, que tanto en el cine como en la literatura es lo que me interesa, no demasiado pegado a la realidad.

La imag nación, la fantasía, el otro lado...

¿Y tus futuros proyectos?
A ver si hago una película pequeña, como la industria está tan mal y veo tan complicado hacer otra película financiada y producida de manera normal, con una productora, una cadena de televisión que meta dinero y derechos de autor...

Como eso lo veo tan complicado ahora mismo, voy a ver si me monto una producción mía independiente pequeñita y junto a unos cuantos amigos, técnicos y actores y me monto mi historia, lo más personal y a mi aire que nadie me diga como hacerla, pero realmente personal.

Y además...

59.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2021 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..