Scifiworld

Entrevista a Gerard Martí, Carlos Alonso y Marta Díaz, directores de Los Inocentes

el  Jueves, 28 November 2013 09:53 Escrito por 

Una charla con los directores de Los Inocentes en el marco del Fancine de Málaga

Carlos Alonso, Gerard Martí y Marta Díaz son tres alumnos de la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC) que han acudido a Fancine para participar en un encuentro con los espectadores después de la presentación de su película Los inocentes. Una propuesta muy peculiar que se ha presentado en la nueva sección del Festival, “La Universidad produce”. Su trabajo es, cuando menos, inusual tanto por su gestación -sale de una asignatura de cuarto curso de la ESCAC que se imparte con el profesor Lluís Segura- como por su desarrollo –rodar una película entre 12 directores diferentes y con el resto de la clase compartiendo las faenas técnicas del rodaje.

Lo único convencional de Los inocentes es el subgénero que decidieron transitar: tras mucho debatir optaron por una historia “slasher” que lleva a varios jóvenes al lugar equivocado el día de los Santos Inocentes. Los tres consideran que la experiencia ha sido una pequeña locura, pero no les importaría repetirla y no dudan en recomendar a los alumnos de Málaga a emprender un proyecto similar. En palabras de Carlos: “Éste es el momento hacer algo así, esto en el mundo profesional no vale”

Pregunta obligada. Sois 12 directores los que firmáis esta película, lo que nos resulta difícil de entender. ¿Cómo ha sido ese proceso? ¿No os habéis vuelto un poco locos?

Carlos: Con muchas reuniones en bares y sobre todo haciéndonos amigos, éramos doce personas que éramos compañeros de clase y al final tuvimos que entendernos obligatoriamente para poder hacer una película. Obviamente ha habido peleas, disputas, enfados, lágrimas, risas, sudor y también mucha sangre.

Marta: Ponerse de acuerdo al principio no era fácil y los debates eran eternos, desde qué género iba a tener la película, hasta el final de la trama, pasando por los actores que iban a aparecer, todo se debatía. Pero bueno, se hizo de una manera muy democrática, votándolo todo por mayoría.

Gerard: Además, el tutor, si bien no nos obligó nunca a tomar ninguna decisión, sí que nos guió y en los debates más igualados tomó postura recomendándonos ciertas pautas.

Hablemos ahora de los actores, todos jóvenes. ¿Fue complicado para ellos trabajar bajo las órdenes de 12 directores distintos? ¿Asumieron bien esta característica?

Carlos: Lo que pasa es que cuando se dice que son 12 directores parece que estábamos todos dando órdenes a la vez y no fue así. Es una película que está dividida en 12 partes y cada uno se encargaba de ella. Pero, de alguna manera, cada día de rodaje para ellos era como un día nuevo y ellos se lo tomaban como a ver qué pasaba.

Marta: Creo que para ellos fue complicado pero también divertido porque cada director le pide matices diferentes al personaje en distintas escenas, por eso también creo que fue enriquecedor para ellos.

Gerard: Y desde luego ha sido clave trabajar con gente joven, con mucha ilusión, para aportar el esfuerzo que necesitaba el proyecto. Son muchas horas, mucho trabajo y en condiciones en las que a veces no llega con el presupuesto y tienes que sacar lo mejor de ti.

Es el tercer largometraje que produce la ESCAC, antes dos de otros géneros. ¿Por qué ahora el terror?

Gerard: Al principio íbamos buscando algo más universal, tal vez una comedia, pero vimos que no llegaba al lugar donde todos estábamos contentos, y un día salió el terror también para desmarcarnos de lo que se había hecho antes, y la idea sentó bastante bien.

Carlos: Además, el slasher lo que te permite es seguir una estructura muy clásica, porque lo más difícil no fue dirigir la película entre 12 personas, sino escribirla entre tanta gente.

El guión recuerda bastante a obras conocidas del slasher. ¿Qué influencias habéis tomado a la hora de dirigir Los inocentes?

Gerard: Los referentes estaban muy claros: Viernes 13, Pesadilla en Elm Street.

Carlos: Hubo un día en concreto en que nos reunimos todos y vimos Viernes 13, el primer slasher de bajo presupuesto con adolescentes en un albergue.

Marta: Justo a raíz de esa proyección, concretamos lo que íbamos a hacer.

Os hemos escuchado decir también que hay menos gore en la película del que al principio había previsto. ¿Os habría gustado incluir más sangre? ¿Echáis algo en falta?

Gerard: Quizá al final del rodaje sí que alguien se quedó con ganas de más sangre (risas)

Marta: Cuando decidimos hacer una película así todos teníamos en mente la idea de mucha sangre y al final siempre es poca. Ahora al verla de nuevo no sabría donde meter más “gore” (risas)

Carlos: También te das cuenta cuando la proyectas que a la gente le encantan las escenas alocadas y desagradables. Por eso nos queda la duda de si deberíamos haber apretado más y meter más “gore”.

Contabais con un presupuesto mínimo aportado por la escuela. ¿Supuso un problema para la producción?

Carlos: Nunca habíamos hecho una producción que no fuera “low cost”, así que fue lo de siempre (risas). El problema estuvo en el guión, que si había alguna escena de helicópteros pues lo eliminábamos automáticamente.

Marta: En realidad eso lo condicionó todo porque este tipo de películas son más caras, todo los artificios que conlleva sí que fue un problema pero lo solventamos de la mejor manera posible; además, la escuela nos apoyó en todo momento, no "nos cortó el grifo".

Gerard: Además, cuantas más restricciones tienes te ayuda a sacar más creatividad de tu parte para que todo salga bien.

Después de esta experiencia, ¿repetiríais en una producción de estas características?

Gerard: Suena a locos pero sin duda, yo sí repetiría.

Marta: Es difícil decirlo abiertamente porque ha sido mucho tiempo, mucho trabajo pero yo he aprendido muchísimo de esta experiencia, tanto del rodaje como de la convivencia con ellos así que lo haría de nuevo encantada.

Y vosotros que presentáis esta película en Fancine, que es un festival universitario, ¿recomendaríais la experiencia a los alumnos de aquí?

Carlos: Por supuesto, incluso si no llegamos a terminar la película, al final merece la pena por la experiencia que ha sido. Nosotros ya estamos satisfechos sólo con haberla hecho.

Gerard: Y una de las cosas que hemos aprendido es que el verdadero tesoro de una película no es terminarla sino el proceso, el camino, los pequeños momentos en los que estábamos todos juntos para sacar el proyecto adelante.

Carlos: Y que también es en la Universidad el momento de hacer algo así, esto en el mundo profesional no te vale.

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

25.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2021 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..