Scifiworld

Entrevista a la escritora de fantasía Care Santos

el  Sábado, 20 September 2008 02:00 Por 
“Nada en la vida me gusta más que escribir”

Care Santos (Barcelona, 1970) es escritora, crítica literaria y teatral y profesora de talleres de narrativa.Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona, aunque se dedicó al periodismo desde joven, colaborando en diversas revistas, sobre todo culturales.En 1992 fundó la Asociación de Jóvenes Escritores Españoles, entidad que presidió hasta 1998. Publicó su primera obra a los 25 años. Desde entonces, cuenta en su haber con una treintena de títulos entre novelas, libros de relatos, novelas breves dirigidas a lectores jóvenes, etc. Ha ganado numerosos y prestigiosos premios, y ha sido traducida a varios idiomas.

¿Por qué y para qué escribe Care Santos?

¿Por qué? Porque no puedo evitarlo. Porque me divierte más que una montaña rusa (y se le parece). Porque me hace feliz. Porque me exorciza los miedos. Porque me evita una pasta en psiquiatras. Porque me leen. Porque hay quien me escribe para decírmelo. Porque hay quien espera mis libros. Porque aunque nadie los esperara, escribiría igual. Porque me gusta vivir otras vidas. Porque soy curiosa de nacimiento y escribir permite saciar la curiosidad. Porque nada en la vida, pero nada, me gusta más que escribir. ¿Para qué? Para emocionar. Por encima de todo.


 ¿Cómo descubriste tu vocación?

A los ocho años comencé a escribir un diario. Creo que lo hice siguiendo el modelo de dos mujeres de la familia: mi abuela materna, Teresa, quien era una magnífica contadora de historias y mi madre, Claudia, que siempre escribió un diario siguiendo un ritual que a mí me parecía muy misterioso. Para encandilar como mi abuela y ser tan misteriosa como mi madre comencé a escribir. Y hasta hoy.

 En principio, ibas para abogada. ¿No fue un cambio demasiado brusco acabar siendo escritora?

Nunca he sido nada más, sino escritora. Pero no todos supieron verlo así (no puedo criticarlo) ni yo tuve bastante personalidad para dejar de estudiar leyes y comenzar a estudiar letras. No me arrepiento de no ser filóloga. A menudo me parece que los filólogos respetan a la literatura al modo en que respetaban a las mujeres aquellos que hace años las querían vírgenes. Por otra parte, haber estudiado leyes me ha servido bastante: entiendo el Telediario, o si en alguna novela mía alguien comete un delito, no me agarra de nuevas. El derecho y la literatura ven la vida desde orillas opuestas, pero ambas se complementan.

¿Cuáles son los escritores u obras que te han influido?

Tantos… que es imposible concretar. Los latinoamericanos más que los españoles. El XIX más que el XX. Los rusos casi por encima de todos. Y los poetas. Soy buena lectora de poesía. De hecho, casi todos mis autores favoritos son poetas. Pedro Salinas, Juan Ramón Jiménez, Sor Juana, Ángel González.

Cuando empezaste a escribir, ¿tenías en mente modelos literarios de escritores a los que querías imitar?

Claro, como todo el mundo. Y los imitaba. Pasé una etapa garciamarquiana muy empalagosa, y otra valleinclanesca muy truculenta. Aunque nunca se me ocurrió publicar nada de eso, por supuesto. Creo que todo el mundo debería comenzar a escribir imitando, como ocurre con los pintores. Escribir relatos “a la manera” de Poe o de Hoffmann, o de Katherine Mansfield o de Pardo Bazán, enseña mucho a escribir, permite jugar con diferentes estilos, diferentes ritmos. Creo que los escritores, tal vez por una cuestión de ego, enseguida quieren ser únicos y geniales, sin comprender que para serlo, primero tienen que conocer las técnicas y los secretos que hicieron únicos y geniales a otros.

¿Cómo fue eso de crear una asociación de jóvenes escritores? ¿Funcionó bien?

Era muy necesaria, y lo es hoy más aún en este mercado editorial desquiciado en el que estamos inmersos. Una asociación donde puedas conocer gente con tus inquietudes y comenzar a publicar, a formarte, sin prisa ni pausa. La fundé porque creía que era una buena idea, funcionó bien porque ofrecía un servicio necesario y luego, se murió porque nadie quiso continuarla. Sigo pensando que es una buena idea. Si alguien quiere tomar las riendas, siempre está a tiempo y yo me ofrezco a asesorarle.

¿Qué papel jugó la asociación en tu carrera literaria?

Me mostró las fauces del monstruo editorial por primera vez. Me ayudó a comprender que los escritores somos gente difícil. Me permitió conocer a unos pocos colegas maravillosos, que hoy son buenos amigos y me creó muchos enemigos. Pero fue una buena experiencia, que recuerdo con cariño.

Tu trabajo ha sido reconocido y premiado ampliamente. ¿Qué supone eso para ti?

Una alegría enorme. Es una satisfacción que lo que haces guste, tenga éxito, sea leído. Nadie escribe para el cajón, desde luego. Y yo siento enorme gratitud hacia todos aquellos que leen mis libros y disfrutan con ellos. Y más que eso: una especie de fraternidad. Si se emocionan con lo que les cuento, significa que nos parecemos. Tenemos mucho en común.

De todas tus creaciones, ¿qué obra es tu favorita?

La próxima. Aquella que aún es perfecta en mi imaginación y en la que todo es posible.

¿Cómo te enfrentas a la tarea de escribir? ¿Eres una escritora metódica o esperas a que te llegue la inspiración?


La inspiración llega si trabajas todos los días de 9 de la mañana a 5 de la tarde, te lo aseguro. Creo en el trabajo continuado, diario y de lunes a domingo, en una especie de vida monástica dedicada a la escritura. En esto, todo es método. Y yo funciono bien con rutinas.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora?

Ultimo un libro de cuentos. Pienso en algo que comenzaré a escribir en unos meses, cuando la idea esté madura. Una novela sobre la conquista de la libertad de los hijos adolescentes y la obsesión por controlar de los padres.

Para terminar, ¿qué consejos les darías a aquellos jóvenes que quieran seguir tus pasos y convertirse en escritores?

Que escriban y que lean todos los días. Pero el más importante es que no desfallezcan nunca, que no pierdan el ánimo. Que escriban pase lo que pase.

Y además...

12.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..