Scifiworld

Entrevista con Jeremy Gardner, director de The Battery

el  Miércoles, 27 November 2013 19:53 Escrito por 

El director confiesa que The Battery incluye muchos rasgos de su personalidad, de sus aficiones y de su manera de entender la vida

Jeremy Gardner tiene un sentido del humor desbordante, unas aficiones que la apasionan y, sobre todo, muy buenos amigos. Con esos ingredientes se embarco en el rodaje de una película de muy bajo presupuesto y, con el pasar de los meses, ese proyecto le ha traído hasta Málaga a presentar su trabajo que compite en la sección oficial de largometrajes de Fancine. Nadie mejor que él mismo para presentarse: “Hola, soy Jeremy Gardner, guionista, director y hombre barbudo cavernícola que protagoniza The Battery, una pequeña peli de 6.000$ que realicé en 14 días con 5 ó 6 de mis amigos, y de alguna manera, eso me ha traído hasta Málaga, lo cual es fantástico, es una buena razón para hacer una película”.

Bajo presupuesto, pocas jornadas de rodaje, una sola localización, pocos actores... ¿Fue complicado en realidad hacer The Battery?

Comenzó como una audición que hice para una película de terror, que tenía de duración unos dos minutos, pero no conseguí el papel para esa estúpida película. Pero la verdad es que no podía quitarme la idea de la cabeza, así que empecé a escribir el guión y me di cuenta de que quería hacerla con muy poco presupuesto, de manera que, si la película era un fracaso nadie perdería una gran cantidad de dinero. Así que les pedí a 10 de mis amigos que aportaran 600$ cada uno, y, como es poco dinero, si algo iba mal no podían dejar de ser amigos míos, no podían odiarme por perder 600$ porque los había visto perder algo más de eso en el casino.

Mi mejor amigo, Christian, se incorporó al proyecto. Es fotógrafo gastronómico, hace reportajes a libros de cocina y repostería, básicamente con la misma cámara que tenéis vosotros ahora mismo. La cogimos y nos fuimos por ahí a los bosques al norte de Conneticut, rodando en 14 días y preparando el montaje durante un año. Cuando ví el primer montaje, duraba como dos horas y diez minutos y quise llorar, parecía que había malgastado esos 2 años porque era una mierda y nadie iba a querer verla, pero conseguimos acortarla, la enviamos a festivales y hemos tenido una muy buena acogida.

Otro aspecto diferenciador en la película es la relación entre los dos protagonistas: son amigos pero no se llevan especialmente bien.
 
Bueno pienso que realmente es lo que pasa cuando estás atrapado con alguien durante tanto tiempo, incluso si lo quieres muchísimo. Estás atrapado día sí y día también y no tienes ni una oportunidad de alejarte, comienzas a volverte cascarrabias, quisquilloso y ambos os sacáis de quicio el uno al otro continuamente. Realmente a uno le importa el otro y viceversa, pero a la vez también están hartos el uno del otro, aunque quizás no se conocían tan bien como ellos creían. A Adam, que hace el papel de Mickey, era el único en el rodaje al que yo no conocía, le hice el casting más o menos un mes antes de empezar el rodaje. Así que creo que el hecho de que no nos conociéramos, permitió que la relación entre ambos se desarrollara de esa manera.

El béisbol es un elemento básico en la película ¿Tiene algún significado especial para ti?

Por supuesto, el béisbol es una de las aficiones de mi vida. Si me traéis un par de cervezas, empezaré a explicaros por qué es uno de los mejores deportes que ha creado el ser humano y sé que aquí en España no saldría muy bien parado con esto, pero creo que es un deporte fascinante, es diferente, no es como el fútbol, el baloncesto o el hockey. Me encanta.

Una vez que decidí que los personajes serían jugadores de béisbol, me di cuenta de que el leit motiv es construir tensión. La gente suele pensar que es un deporte lento, pero yo creo que va de tensión, de un momento lento, luego pasa algo, pero después tienes que esperar otra vez, y eso fue dictando el ritmo de la película también, muchas escenas largas pero luego algo pasa, se podría decir que el béisbol fue como una plantilla para el ritmo de la película.

En la película te vemos bailando, cantando, jugando al béisbol, hasta desnudo. ¿Te has divertido haciendo esta cinta?

Bailando, cantando, jugando al béisbol, desnudándome... suena como un día genial. Me encantaría poder hacer eso cada día. Por supuesto que me divertí mucho, fue un sueño hacer la película. Tuve la oportunidad de hacerla con mis amigos más cercanos, y además es una película muy personal porque tuve que poner mucho de mi personalidad en la misma. Jugar al béisbol, beber whisky, bailar... todo eso es parte de mi alma, está arraigado en lo más profundo de mí. Poder expresar todo eso en una película fue estupendo.

El rodaje fue duro en el día a día, pero, una vez que estás en el momento de rodar la escena, es muy divertido. Piensas que te encantaría vivir en ese personaje para siempre, pero después escuchas 'corten' y dices 'mierda, no tenemos luz' o 'no vamos a terminar las escenas para este día' y un montón de cosas parecidas, pero por encima de todo, sí, fue muy divertido.

Jeremy, los últimos 20 minutos son magistrales, creas un ambiente claustrofóbico. ¿Qué fue lo más difícil de rodar esa parte? ¿Fue duro? ¿Cómo se consiguió este resultado?

Esa idea estaba desde el principio en el proyecto. Empezaríamos la película como muy ancha, muy abierta, muy verde y llena de naturaleza, pero llegado un punto lo reduciríamos todo y meteríamos al público en una lata. El elemento del coche estuvo siempre ahí, desde el principio. Y yo quería hacer eso, empezar la película haciendo sentir muy cómodo al público para después forzarlos a que se sientan realmente incómodos.
Compramos un coche de 600$ en internet e hicimos reglas como que una vez que estuviéramos dentro del coche, nunca saldría el exterior, no damos al público esa oportunidad para que tengan que quedarse ahí en el coche con ellos y sientan ansiedad. Llegó un punto en el que hicimos que Christian se quedara en el coche también, así que éramos 3 hombres completamente adultos en la parte trasera del coche durante un par de días y olía maravillosamente. No estaba nada bien pero lo llevamos hasta el final. Cuando terminamos queríamos quemar el coche y fue muy divertido.

The battery es una película de zombies, pero no de terror o de miedo porque está tratada en clave de humor. ¿Qué es más difícil, hacer reir, llorar o asustar al público?

Todo el mundo dice siempre que lo más difícil es la comedia, pero creo que la comedia es algo que te sale de forma natural. En nuestro caso, la parte cómica no estaba detallada en el guión, es algo que va con la personalidad. Ninguna historia va a ser realmente humana si no tiene elementos cómicos; incluso en los días más oscuros algo te hace reír. El hecho de que la comedia se abriera paso en la película me hace sentir muy orgulloso porque es sólo un producto de estar en el set y de ser divertido en el momento y no es como si quisiéramos haber hecho comedia.
El terror y el suspense son más difíciles porque tienes que tener una habilidad muy técnica y precisa para crear tensión y terminarlo con algo que asuste. Hay algunos momentos en los que se crea tensión en la película  pero no hay miedo, realmente no estaba intentando conseguir terror o miedo, sino más una sensación de ansiedad y desasosiego. Para mí es más difícil asustar a alguien que hacerlo reír o llorar porque entiendo perfectamente esas emociones, me cuesta más trabajo entender el miedo porque ya no hay prácticamente nada que me asuste en una película. Tienes que pensar muy bien y darle una vuelta a cómo puedes construir en una escena ese miedo, pero combinando el llanto y la risa. Si tus personajes son verdaderos, habrá algún momento en el que alguien llore o se ría.

¿Tienes pensado seguir dirigiendo películas? ¿Qué otros géneros explotarías?

Estoy trabajando ahora mismo en el guión de una película sobre un monstruo. Es mi visión sobre una película de un monstruo, no nada parecido a Godzilla o similar. Es mucho más íntima. Explora la relación entre un matrimonio, pero hay algo en el bosque que sale cada noche. También llevo un tiempo trabajando en un guión sobre un hombre que se enamora de una King cobra. El protagonista deja a la cobra en la habitación de su ex-novia y de repente se enamora de ella, lo cual es un poco loco, pero no me lo puedo quitar de la cabeza. Así que estoy trabajando en esas dos historias. Estoy abierto a cualquier género, porque, simplemente, me gustan las películas.

Guionista, director, coprotagonista... Si tuvieras que elegir sólo uno, ¿cuál sería?

No me hagáis elegir, dios, no sé. No os daré una respuesta directa, me la trabajo un poco. Siempre quise ser actor hasta el punto de que escribí este largometraje para poder actuar en él, y fue entonces cuando me di cuenta de lo que me gustaba dirigir y escribir. Siempre he escrito. Si me hubieses hecho esta pregunta hace cinco años, te habría dicho actuar sin pensarlo; a día de hoy no lo sé. Me gusta contar historias, incluso aunque sea frustrante porque a veces tienes construido este mundo en tu cabeza y tienes que traducirlo con la cámara. Os digo que no a la respuesta, no quiero elegir.

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

55.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2021 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..