Scifiworld

Entrevista con Sebastián Hoffman

el  Lunes, 25 November 2013 12:14 Escrito por 

Halley ha abierto la sección a concurso de Fancine, y Hofmann ha protagonizado el primer Encuentro con el director

Halley, el primer largometraje del realizador mexicano Sebastián Hoffman, ha sido la película que ha abierto la sección a concurso de la presente edición de Fancine. El propio Sebastián se ha desplazado a nuestra ciudad para protagonizar el primer encuentro con el director que se celebra al término del estreno de la cinta en el Festival.

Antes de que se produjera el estreno, charlamos con él y aprovechamos para visitar la exposición de grabados, dibujos y pinturas de Koloman Sokol que se puede visitar en el Rectorado. Sokol fue un artista eslovaco que vivió y enseñó su técnica en el DF entre 1937 y 1941 y cuya labor es muy reconocida en el mundo del arte mexicano. Nuestra charla, no obstante, se centró en Halley, una película muy personal que llega a Fancine con la ilusión de convencer a público y jurado. Todo un reto; algo que no le asusta a su autor, porque, según sus propias palabras “los retos me ponen muchísimo, son mi droga, si me resultara fácil y pudiera hacer una película cada vez que quisiera no sería tan divertido”.

Sebastián, usted llega a Fancine con una película que concursa en la sección de largometrajes, Halley. ¿Podría hablar de ella?

Halley es una película que trata la historia de un muerto viviente en la ciudad de México, que es la ciudad donde yo nací y crecí, y habla de la relación de un hombre con su cuerpo y qué pasa cuando ese cuerpo se sale del control, de cómo se relaciona un hombre con una enfermedad. También es un ensayo sobre la soledad, no sólo de él sino de la gente que está a su alrededor, en una ciudad que se ha deshumanizado, es un poco crítica social, ya todos somos zombis.

Hablemos ahora de la realización de la película. La fotografía es un elemento de gran expresividad, el ritmo se resuelve con planos largos en los que apenas hay diálogos.  ¿Qué quiere transmitir al público con estas técnicas?

Más allá que ningún significado, yo creo que es una película muy sensorial, más que contar una historia quise transmitir una sensación, la angustia que yo siento al tener un cuerpo. A mí en el cine me interesa más transmitir que contar historias, para eso ya está la literatura. Prefiero evocar y por eso Halley se diseñó así, como una película muy ambient, son tracks muy simples con un tono muy minimalista para ver el deterioro en tiempo real de este personaje, exponer a este hombre en su intimidad y comprobar qué le pasa a su cuerpo.

Sin duda, el trabajo de Alberto Trujillo es magistral, tanto por su interpretación como por el esfuerzo que conllevó preparar el papel, con largas sesiones de maquillaje todos los días. ¿Podría contarnos cómo fue ese proceso ?

Para el actor fue muy difícil, primero porque tuvo que perder mucho peso para interpretar al personaje y le provocó una especie de anemia; al mismo tiempo, pasaron otras cosas en su vida personal y entró en depresión; además interpretar a Alberto tampoco es mucha alegría. Entonces él se convirtió en el personaje porque se murió literalmente para hacer esta película. Tenía un rostro ya de por sí tan triste que sólo era poner la cámara y se notaba esto en sus ojos, en su mirada. Y luego le costó un poquito recuperarse después del rodaje, tanto física como emocionalmente, porque, aunque tiene mucha experiencia en telenovelas, nunca había interpretado un estelar de este tipo.

También fue duro por el proceso de maquillaje. Llegaba el primero al set, madrugaba mucho para que empezaran a caracterizarlo; en las secuencias donde sale desnudo eran entre cuatro y cinco horas de maquillaje. El proceso corrió a cargo de un diseñador de maquillaje muy joven, para él también era su primera película, así que hablamos mucho porque yo tenía muy claro que con este personaje zombi no quería transmitir horror, sino más bien compasión, por lo que investigamos en enfermedades de la piel para diseñar este cuerpo enfermo.

La película acaba con Beto en un lugar frío, polar; una situación que recuerda al final de la novela de Frankenstein. ¿Hay algún tipo de referencia a este clásico fantástico?

Sí, es el final de Frankenstein, se planeó así porque además funcionaba metafóricamente este lugar desolador, con grandes bloques de hielo, un sitio tan muerto donde no hay naturaleza. Me parece el lugar perfecto para terminar la película y luego en el montaje decidí hacerlo más como un epílogo poético, resolverlo de forma más lineal. Pero sí, hay una referencia clara a este clásico porque me parece que Beto es como un monstruo moderno, urbano y la novela de Mary Shelley siempre me ha parecido un gran relato sobre la soledad.

En un texto publicado en Internet llamado "6 consejos de Sebastián Hofmann para dirigir tu primera película" dices que el "contenido eres tú, es arrancarte un cacho de ti mismo y plasmarlo como sea. ¿Qué hay de Sebastián Hofmann en esta película?

Sobre todo este miedo personal, no sólo a la muerte, sino al desgaste físico, a la constante angustia que siento por estar encerrado en un cuerpo al que hay que cuidar para que no enferme. El tema de la enfermedad siempre me ha parecido interesante y creo que da para mucho más.

¿En qué medida afectó el presupuesto de la película a la producción de la misma?

Al principio nadie creía en el proyecto. En un primer momento se financió con dinero privado que fuimos consiguiendo y una vez ya tuvimos el primer corte de la película, recibimos un apoyo económico de Holanda y el Instituto de Cine Mexicano se involucró luego. Creo que nadie creyó al principio en mi guión, mi idea de un muerto viviente con un final como el que se plantea les parecía que no iba a funcionar, no sé cómo conseguí convencerlos a todos. Los que trabajaron en la película eran amigos míos, para todos era nuestra primera película y afortunadamente tenían mucho talento y mucho que aportar, yo sabía que iban a hacer un gran trabajo. Lo que no podíamos asumir con dinero lo suplíamos con un intenso amor al proyecto, gran dedicación y mucha creatividad. Estábamos muy emocionados de hacer esta película y la hicimos en tan sólo tres semanas.

Tras una carrera en el mundo del cine dedicada al cortometraje, Halley es su primer largo. ¿Supone este rodaje un antes y un después en su carrera? ¿Piensa compaginar la dirección de largometrajes con cortometrajes?

Sí, claro, para mí la duración de la historia no importa; es una herramienta más, aunque ahora estoy intentando levantar otro largometraje, sobre todo por la repercusión que ha tenido Halley, que me ha inspirado a seguir adelante, a seguir contando estas historias, por más bizarras que sean. El próximo proyecto es de mayor escala, es otro reto más; ahora me encuentro en el mismo punto que con Halley, en el desafío de conseguir financiación, difícil por ser un proyecto raro. Pero bueno, los retos me ponen muchísimo, son mi droga, si me resultara fácil y pudiera hacer una película cada vez que quisiera no sería tan divertido.

Fancine recibe su película después de haber pasado de forma exitosa por otras citas cinematográficas, como Sitges ó el festival de Rotterdam. ¿Se esperaba este éxito?

No para nada, y no es falsa humildad. Halley es una película que no a todo el mundo le gusta, no te planteas una película así, con un protagonista tan feo, una historia tan grotesca, tan triste, tan anticlimática para esperar éxito, más bien al contrario, es la fórmula del desastre total. No se puede hacer una película como Halley pensando que vas a tener éxito. Así que nos pilló de sorpresa, fue muy bonito y muy grato, valida todo el esfuerzo, hace que valga la pena. Es que simplemente estar ahora en Málaga hablando de la película era impensable, no teníamos ni idea de lo que iba a pasar. Ojalá que aquí guste y si no también, me gusta que la gente me confronte, yo aprendo mucho de los comentarios del público.

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

52.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2021 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..