Scifiworld

A Ciegas

el  Miércoles, 04 March 2009 01:00 Por 
Crítica de la última película de Fernando Meirelles basada en la novela de Jose Saramago "Ensayo sobre la ceguera".

Una enfermedad contagiosa. Una ceguera brillante y blanca. Un nuevo mundo de ciegos en el que el tuerto se autoproclama rey.

La novela ‘Ensayo sobre la ceguera’, de José Saramago, siempre había llamado la atención del director Fernando Meirelles, que ansiaba llevarla a la gran pantalla desde que se zambulló en esta historia de fuerte carga filosófica. La reiterada negativa de Saramago impidió que el director llevara a cabo la adaptación en su momento, y ha tenido que esperar más de diez años hasta que el productor Niv Fichman consiguiera los derechos de la novela tras viajar a Lanzarote para convencer al Premio Nobel de Literatura. El resultado de esta adaptación no podía haber sido más satisfactorio e impactante, para algo estamos hablando de un director habituado a retratar la cara más oscura y violenta del alma humana.

Un día te despiertas, abres los ojos y no puedes ver nada más que una cegadora luz blanca. Las autoridades te ponen en cuarentena, te llevan a una especie de barracones de aislamiento y dejan que te las apañes allí dentro por ti solo. Poco a poco los barracones se van llenando, catalogándose las personas según diferentes secciones. Todos ciegos como tú. Todos iguales, aparentemente sin discriminaciones de raza, sexo o religión. Todos con sus propios problemas, sus propios recelos y sus propias animadversiones. Pronto surgen líderes, uno por cada sección. Naturalmente el polvorín no tarda en estallar, se impone la ley del más fuerte y aquel que tiene mayor poder de liderazgo (ayudado por la única arma de fuego del lugar) se impone como rey de la manada. Así se llega a una microsociedad despótica, una dictadura totalitaria en la que los más fuertes mandan sobre los débiles. Les esclavizan. Les martirizan. Les humillan.

Julianne Moore es la protagonista de la cinta, una mujer que finge una ceguera para poder recluirse junto con su esposo (irónicamente oftalmólogo). Es la única que mantiene intactos sus cinco sentidos, y será a través de sus ojos con los que veremos el nuevo mundo que acontece a su alrededor. La actriz, como suele ser habitual, está inmensa en su papel de abnegada esposa, consigue trasmitir toda la vulnerabilidad necesaria para encarnar a la única persona con el sentido de la vista intacto en un mundo sumido en la ceguera.  Gracias a este personaje el espectador elucubrará sobre qué habría hecho él en su lugar, haciéndonos reflexionar sobre nuestra propia capacidad de desinteresada dedicación. Si para algo sirve esta película es para que el espectador se plantee constantemente sus propias reacciones, que medite sobre su moralidad, sobre su escala de valores.  Resulta terrible pensar en las cosas que está dispuesta a hacer una persona por su propia supervivencia, y más aún todo aquello a lo que está dispuesto a renunciar.  Tanto por parte de los villanos (el poder corrompe hasta límites insospechados si no hay nadie que lo controle) como de los anónimos héroes (especialmente cuando tu supervivencia pasa por la no-supervivencia de otros, tremenda competición por los alimentos).

Fernando Miralles sabe plasmar a la perfección el ambiente viciado y agobiante narrado por Saramago en su novela, tan necesario en las escenas que acontecen dentro del improvisado campo de concentración, así como el devastador halo apocalíptico que aguarda tras las fronteras de la zona de cuarentena. La sensación de encierro, de suciedad, de peligro, está extremadamente lograda e impregna la mayor parte del metraje. También sabe mantener el pulso el director en las escenas tanto de violencia física como psicológica, llevando algunas veces la tensión hasta límites difícilmente digeribles. Cabe mencionar a su vez el gran uso que hace Miralles de las luces y sombras que acentúan la ceguera causante de esta terrorífica distopía, en ocasiones oscureciendo o iluminando por completo toda la pantalla y otorgando todo el protagonismo al sonido. Sin embargo el director incurre en ciertos errores de forma que en ocasiones dificultan la narración, como esa voz en off del personaje de Dany Glover que aparece de vez en cuando para enfatizar de manera muy literaria (e innecesaria) el mensaje.

‘A ciegas’ es una película difícilmente clasificable. Podría encuadrarse dentro del realismo mágico o incluso de la ciencia ficción, por esa plaga ficticia detonante de la acción. Sin embargo su guión incide en un llamamiento a la meditación, en un espíritu crítico (las prepotentes fuerzas de seguridad que actúan como lo hacen simplemente porque pueden hacerlo, la religión como creadora de demonios y culpabilidades) que lo acerca al ensayo. Cabe reseñar que ningún personaje tiene nombre propio, algo respetado de la novela original, lo que origina la identificación total del espectador con ciertos personajes. No hacen falta nombres, todos somos iguales en la ceguera y ante cualquier tipo de adversidad. Todos ellos. Todos nosotros. Y nadie sabe cómo actuaría en una situación límite como la expuesta, por muy fuertes que sean los valores y las convicciones sobre los que creemos movernos.


Todos estamos ciegos en esta sociedad actual en que vivimos, damos la espalda a la realidad en nuestro propio beneficio, viene a decirnos Saramago a través de su novela. Su ceguera metafórica sirve para mostrarnos lo peor del género humano, su cúmulo de bajezas. Es sin duda un mensaje pesimista, demoledor. Por mucho que el final del libro y del film abra una puerta a la esperanza. Sin duda se trata de una película de necesario visionado, igual que lo es la lectura de la novela en que se basa. Nunca está de más que nos recuerden que los hombres somos como esa jauría de perros hambrientos devorando un cadáver que Miralles se empeña en mostrarnos. Una verdad escalofriantemente incómoda.

Medios

Blindness.flv

Y además...

38.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..