Scifiworld

Crepúsculo: Como una canción country

el  Jueves, 04 December 2008 01:00 Por 
Crítica del estreno vampírico de estas navidades.
Como una canción country, sí. Una canción country que es solo de guitarra, algunos acordes perdidos de piano, un amor, un peligro y un destino. “Twilight” o, si lo preferimos, “Crepúsculo”, la adaptación de Stephanie Meyer de la que llevamos hablando durante siete días en este hogar digital se revela como una total sorpresa. Es una película completamente imprevisible.

Esta imprevisibilidad que destila “Crepúsculo” y que la acerca más al cine indie y que al blockbuster se le debe, enteramente, a su directora Catherine Hardwicke. Por increíble que parezca, Hardwicke ha optado por un enfoque arriesgadísimo para adaptar una de las novelas más exitosas de la última década. En lugar de apostar por una rimbombante banda sonora, un glamour artificioso en la puesta en escena y una simpleza de personajes, Hardwicke ha escogido la senda contraria: “Twilight” es un film con sabor, textura y corazón indie.

Concebida desde la puesta en escena como un video-clip muy lejos del modelo MTV, “Twilight” apuesta desde el arranque —con unas hermosas imágenes del húmedo y neblinoso paisaje natural propio de Forks, la urbanización más lluviosa de USA en la que se ambienta esta historia, contrapunteadas por la sensual voz de Kristen Stewart, una voz que, como se demostró en la extraordinaria “Into The Wild” apela, como pocas, la atención del espectador— por la seriedad en el enfoque y por una elección clave en la banda sonora, que sirve para fijar el tono; Hardwicke elige emplear la música como un reflejo de una etapa vital, la adolescencia, obligándose a no caer en melodías tópicas y edulcoradas que el quinceañero medio devora gracias a las lindezas de la MTV. La música de “Twilight” es reflejo perfecto de la adolescencia como tránsito entre la madurez y la niñez. Tal y como demostró en “Thirteen”, Hardwicke está extraordinariamente dotada para reflejar, visual y musicalmente, el universo adolescente.

Pero es que cuando esto se combina con una dirección de actores tan realista que, en sí misma, añade un poso de profundidad a los personajes completamente opuestos a la común en el cine adolescente, el resultado ya adquiere otro nivel. Hardwicke filma las conversaciones entre sus actores a cámara en mano, como una prolongación de sus directrices a los mismos acerca de cómo deben interpretar sus papeles: sin la más remota afectación, sin el más remoto glamour. En “Twilight” los adolescentes jamás sueltan discursos dignos de un anuncio. Entrecortan sus palabras, se traban, son inseguros y mutables y sus emociones pasan por un descontrol.

Reforzando esta sensación de film ajeno a lo que estamos acostumbrados a percibir en un blockbuster se encuentra el hecho de que “Twilight” no es una superproducción ya desde su presupuesto. Es una película modesta en la que los efectos especiales se realizan de la manera más tradicional y sin recurrir al green-screen. Off visuales que se apoyan en el diseño de sonido, tomas a cámara rápida y, sobre todo, la inmediatez en un montaje seccionado pero nunca atolondrado, coexisten para dotar a “Twilight” de una verosimilitud que acentúa la extraña cercanía de la narración con el espectador con el que no establece una relación marcada por barreras cimentadas en tópicos asumidos acerca del cine de consumo adolescente.

Perfecta transmutación fílmica del texto literario de Stephanie Meyer a la que, además, añade, un poso de realismo gracias a la carnalidad palpable del cine, “Crepúsculo” es una agradecida sorpresa a la que no cuesta invitar a descubrir.

No es lo que los prejuicios esperan de ella. Es una extraña pieza ajena al estilo imperante en el cine de usar y tirar. Es, en definitiva, una bella balada country sobre el amor joven, el primero y el que más marca la senda que todos recorremos.

Medios

twilightt2F.flv

Y además...

47.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..