Scifiworld

Donde viven los monstruos

el  Jueves, 10 December 2009 01:00 Escrito por 
Parecía un encuentro, cuanto menos, interesante… En 1963, el neoyorquino Maurice Sendak publicó “Donde viven los monstruos”, un libro que terminó instalándose en los recuerdos de varias generaciones de niños anglosajones. Seis

Seis años después de que apareciera en las librerías norteamericanas, nacía Adam Spiegel, un chico de Maryland que bajo el seudónimo de Spike Jonze se convertiría en uno de los cineastas más importantes del último indie americano.

La aventura de convertir el libro de Sendak en película había dado vueltas desde los años ochenta, tras una adaptación como cortometraje de animación en 1973, pero no sería hasta entrado el siglo XXI cuando el proyecto encontró en Jonze al cineasta adecuado. El director de “Adaptation. El ladrón de orquídeas” eligió al novelista Dave Eggers, en lugar de a su habitual Charlie Kaufman, para convertir la mínima historia del libro en un guión capaz de sostener la historia durante más de hora y media. “Conocía a Maurice Sendak desde hacía tiempo y tenía una imagen clara de cómo podía hacer la película” reconoce Jonze. “Creo que leí un guión anterior en algún momento, pero lo que me inspiró fue el libro, así como el propio autor. Él quería que se hiciera una película diferente al original”.

La búsqueda de Max, el niño protagonista de “Donde viven los monstruos” llevó a Jonze hasta otro Max, Max Records, un niño de Portland que hizo una prueba para la película por el mero placer de vivir la experiencia. “Pensamos que sería algo nuevo y divertido, y me dieron el papel”, recuerda Max, “No hice nada, ni siquiera sabía que los actores se preparaban para un papel. Cada día me daban algo nuevo y yo lo hacía”. El enfoque dado por la pareja formada por Eggers y Jonze variaba unos milímetros con respecto al libro de Sendak, profundizando en el mundo interior del protagonista y sacando a la luz la violencia entendida como juego, connatural a la infancia, algo que no supuso problemas a la hora de rodar con el niño. “Solamente lo hacíamos real. Al trabajar con un adulto buscas la energía correcta y cuando alguien tiene la edad de Max, está en contacto con esas vivencias. Por el hecho de no ser sentimientos corrientes en las películas, no significa que no estén en la vida”.

Jonze aprovechó la experiencia para rodar (junto a Lance Bangs) un magnífico documental de poco más de media hora, “Tell them anything you want: A portait of Maurice Sendak” y tras un proyecto de varios años en el que se tuvieron que utilizar animaciones por ordenador para dar vida a los rostros de los monstruos, se lanzó la película en Estados Unidos el pasado 16 de octubre, entrando al número 1 de una taquilla en la que “Paranormal activity” estaba escalando puestos a velocidad de vértigo. El resultado fue muy dividido, por un lado un amplio sector de crítica y público se rindieron ante la historia de Max, pero por otro, no pocos padres se rebelaron contra una cinta que no era tan familiar como habían pensado. “Es una película para niños desde los 6 años a los 82”, aclara tajante Max Records.

Lo cierto es que “Donde viven los monstruos” sorprende por la distancia que crea con respecto al cine familiar y navideño que en algún momento parece ser, pero no por eso deja de ser una película que no puedan disfrutar los niños de hoy con el mismo gusto con el que los niños de ayer devoraron el original de Sendak, máxime cuando no hay en ella ningún sentimiento, por mucho que pueda ser soledad o rabia, que pueda resultar ajeno a la vida de cualquier niño de cualquier parte del mundo, y aunque la película de Jonze no contenga exactamente los mismos mimbres emocionales que el trabajo de Sendak, sí es capaz de reutilizarlos para crear una cinta con una belleza propia, tan frágil que hace que apenas se pueda diseccionar sin romper la magia y que hace que los espectadores, por muy tristes que puedan salir de la proyección, terminen por sonreír al recordar la verdad que hay en su retrato de la infancia.

En España, la cinta aparecerá en los cines el próximo día 18, justo el mismo viernes en que desembarcará “Avatar”, con lo que es posible que, bien pierda una batalla a la que nunca debió ser llamada, bien se convierta en la película infantil de las navidades, provocando críticas de padres, o, lo que parece más probable, se convierta en el buque intimista y psicológico en el que se enrolen los desertores del espectáculo de James Cameron. Sea como sea, Jonze ha firmado, en su tercer largometraje de ficción, una de las películas más emotivas del año y su guión es muy posible que se cuele entre las próximas nominaciones de los Oscars, donde también debería estar –esto es bastante más difícil- el documental que ha rodado sobre Maurice Sendak.

Escrito por Ángel Agudo

Medios

wherethewildthingsare.flv
Más en esta categoría: « La Última Ola Gattaca »
Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

33.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..