Scifiworld

El corazón del ángel

el  Miércoles, 19 December 2007 01:00 Por 
Harry Angel, detective privado, es contratado por un bufete de abogados para realizar una investigación para uno de sus clientes, el señor Louis Cypher. El detective comienza entonces a seguir un rastro salpicado de cadáveres asesinados en extrañas circunstancias…
El otro día, charlando con un amigo salió a colación el personaje de John Constantine y, por su puesto, la película de Francis Lawrence. A ella me referiré en un futuro, pero no hoy.

El caso es que mi amigo se quejaba de que el personaje era rubio y no moreno, lo que le había chafado la película por completo (al margen de la adaptación del cómic que para muchos puristas no da la talla).

El caso es que yo recordaba un personaje que, además de rubio (bueno, más bien castaño), era en forma de ser y en trasfondo calcadito a este antihéroe creado por Alan Moore.

Me refiero al ya no tan inigualable Harry Angel, personaje protagonista de la novela Falling Angel (1978) de William Hjortsberg publicada en España como El ángel caído por la editorial Pornaire y Corazón de ángel por el Circulo de Lectores y Ediciones Versal. Un libro genial que, curiosamente, es imposible de conseguir porque ninguna editorial con dos dedos de frente ha tenido el valor de reeditarlo.

Pues bien, en 1987 Alan Parker tuvo la fantástica idea de llevarla al cine en una excelente e inquietante película titulada El corazón del ángel que fue un fracaso estrepitoso y, con el paso del tiempo, se ha convertido en una película de culto para los fans del género fantástico. Como no podía ser de otra manera.

Parte de una idea sencilla: Harry Angel es un detective privado cínico y miserable que es contratado por Louis Cypher para encontrar a un conocido músico llamado Johnny Favourite que desapareció durante la guerra.

Hasta ahí la trama sigue la línea de las novelas negras al más puro estilo de Raymond Chandler. Sin embargo a medida que avanza la investigación los cadáveres se amontonan y lo hacen de un modo de lo más siniestro, como si el asesino no fuese una persona de carne y hueso.

El final se cierra con uno de esos nudos argumentales sorpresivos que te dejan con la boca abierta.

La fotografía y la puesta en escena es de lo mejorcito que he visto en el cine. Se dice que Alan Parker quería rodarla en blanco y negro, pero no le dejaron, así que empleó una estética monocroma que, curiosamente, permite verla como él hubiese querido si se elimina el color con el mando de la tele, con lo que gana en impacto visual.

Como anécdota se podría decir que esta película fue la causa por la que Bill Cosby echó de su show a Lisa Bonet (la hija mayor) debido a la escena de sexo sangriento que se reproduce en el film y que no deja indiferente a nadie.

Y esa es otra. La película es violenta, más por lo que insinúa que por lo que muestra, con imágenes duras e impactantes en las que está cuidado hasta el más mínimo detalle.

Sin duda una película imprescindible para todo amante del género.

Repito IM-PRES-CIN-DI-BLE.

Firmado: Miguel Puente.

Y además...

35.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..