Scifiworld

Los Mundos de Coraline

el  Viernes, 26 June 2009 02:00 Por 
Crítica de la nueva película de animación de Henry Selick tras su emblemática Pesadilla Antes de Navidad
La nueva película de Henry Selick no solo iguala sino que incluso mejora en diversos aspectos a la grandísima "Pesadilla Antes de Navidad", especialmente a niveles técnicos. Y es que para que quede claro desde el principio, hay que decir que "Los Mundos de Coraline" es una verdadera obra maestra. Obra maestra del cine de animación, obra maestra del cine fantástico. Obra Maestra con mayúsculas.

Basada en la magnífica novela juvenil de Neil Gaiman, autor cada vez más enclavado en el mundo del cine (¿le veremos finalmente dirigir el film basado en sus propios cómics del personaje Muerte dentro de su saga de Sandman?), "Los Mundos de Coraline" funciona a la perfección como espléndido cuento macabro. A modo de enrarecida versión de "Alicia en el país de las maravillas", su joven protagonista femenina cruzará el umbral de una puerta secreta para encontrarse con un fantástico mundo repleto de belleza en la que no existen los problemas y solo reina la felicidad. Todos los que allí habitan son dobles de las personas que rodean a Coraline en la vida real (padres, vecinos, amigos), con la terrible excepción de que tienen botones en vez de ojos. Coraline deberá decidir si prefiere ese mundo de ilógica felicidad al mundo gris que le espera en el mundo real. Solo una cosa le separa de esa vida plena que le promete desde tan mágico mundo su ‘otra madre’: una pérdida de personalidad, humanidad y libertad que pasa por cambiar sus ojos por sendos botones cosidos a su cara.

El guión introduce diferentes cambios con respecto a la historia original de Gaiman, aunque ninguno de ellos se resiente de ser un añadido. El más obvio de ellos es la aparición de un nuevo personaje, su vecino y casi amigo Wybie Lovat, así como esa inquietante muñeca de trapo que parece pasar de niño en niño. Todas las novedades enriquecen la historia original, dotando a la película de un sentido del ritmo y de la coherencia a base de sorpresas visuales y de detalles argumentales.

Para realizar esta película se han utilizado hasta 28 muñecos diferentes de su protagonista femenina (en diferentes movimientos, con distintas expresiones de su cara), lo que nos hace darnos cuenta del nivel perfeccionista de Henry Selick. Sin duda la labor del director ha sido ardua, con un rodaje de 18 meses y una preproducción de dos años en los que se crearon todos los muñecos a base de silicona, látex y resina y más de 130 decorados en los que desarrollar la acción. Todo ello para realizar una nueva incursión del director en la técnica de stop-motion que tantas alegrías nos ha dado a los aficionados al género, aunque mejorando visiblemente el aspecto visual de su otra genialidad llamada "Pesadilla antes de Navidad". Sencillez y belleza se dan la mano a cada plano, dotado de una extraña vitalidad y fluidez en su animación.

Además de todo ello Coraline se ve reforzada por el carisma de su heroína, a la que pone voz en la versión original la a menudo cargante Dakota Fanning. Gracias a la empatía que desprende, tanto el público infantil como el adulto se sentirán completamente metidos en su aventura. A ello ayudará también la espléndida galería de secundarios, entre los que sobresalen por méritos propios el tiñoso y colaborador gato negro (una de esas obsesiones personales del amigo Gaiman), así como la maquiavélica y arácnida villana de la función.

"Los Mundos de Coraline" funciona a la perfección a todos los niveles, entre los que destaca (además de la ya citada técnica de animación) en su tenebrosa ambientación y en su inspirada banda sonora a cargo de Bruno Coulais (el mismo que compuso la música de "Los Chicos del Coro"), que añade inquietud y misterio a cada fotograma. El guión no tiene fisuras, y es una gran adaptación del universo Gaiman (aunque quizás podría haberse explotado más en su versión cinematográfica el tétrico pasaje de los fantasmas). La película es una explosión de tenebrosa imaginación, y a buen seguro conseguirá inquietar y asustar a sus espectadores más jóvenes (los llantos en las salas comerciales así lo atestiguan). Aunque visualmente la película sea realmente imaginativa y apabullante, conviene echar un vistazo a las ilustraciones que realizó originalmente el genial Dave McKean para la novela. Sin duda otro punto de vista que explota de manera diferente la negrísima historia creada por Neil Gaiman.

"Los Mundos de Coraline" es un grandioso espectáculo de terror juvenil, un cuento macabro en el que se nos pone de manifiesto todos esos peligros que nos acechan a cada momento bajo la tentadora fachada de la felicidad inmediata. Pero sobre todas las cosas "Los Mundos de Coraline" sobresale por una cosa nada sencilla: por ser capaz de despertar nuestra imaginación, sobre todo aquella zona repleta de sombras y aristas, de pesadillas y monstruos imposibles que creíamos olvidados para siempre.
Más en esta categoría: « La Última Ola Gattaca »

Y además...

04.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..