Scifiworld

Primer paso hacia la generación de tejidos.

el  Lunes, 26 November 2007 01:00 Por 
El pasado martes, 20 de noviembre, se anunciaba un crucial avance en el campo de la clonación. Hasta la fecha, el gran freno al estudio en seres humanos de estas técnicas radicaba en la necesidad de emplear células madre embrionarias plenipotenciarias. Ahora, dos grupos de investigación distintos, han conseguido desdiferenciar células epiteliales humanas hasta devolverles la plenipotencialidad, abriendo con ello un nuevo camino hacia la generación de tejidos genéticamente idénticos al donante sin necesidad de recurrir a la polémica técnica de transferencia nuclear en óvulos.
Los investigadores principales de ambos grupos son Shinya Yanamaka de la Universidad de Kioto, quien ya demostró la viabilidad de la técnica hace medio año con células epiteliales de ratón, y James Thompson de la Universidad de Wisconsin. El proceso implica la inserción de cuatro genes (dos, OCT3 y SOX2, idénticos en ambos grupos y los otros dos diferentes) en células somáticas, utilizando como vector un retrovirus. Estos genes, que están activos durante las primeras fases embrionarias pero se inactivan a medida que las líneas celulares van haciéndose más especializadas, bastan para iniciar la reprogramación celular, que devuelve la célula al estado plenipotente, en un proceso denominado desdiferenciación.

Aplicando una analogía un tanto burda, lo que han conseguido los investigadores es dar marcha atrás a una célula que se había adentrado por un camino concreto (para formar piel en este caso), devolviéndola a un punto desde el que puede dirigirse a cualquier otro destino (dando lugar a una neurona, una célula muscular, un hepatocito...). Además, no hace falta esperar confirmación (desde el 2005 se exige que todos los avances en el campo de la clonación sean comprobados por dos investigadores independientes, para evitar escándalos como el de la falsa clonación humana de Hwang Woo-suk), ya que el anuncio ha sido simultáneo por parte de dos laboratorios.

Muchos son los científicos que ya han notificado que abandonan la clonación por transferencia nuclear (que aún puede dar frutos científicos valiosos) para abrazar la nueva y más prometedora técnica. Entre ellos, destaca Ian Willmut, el “padre” de la oveja Dolly, que anunció el día 19 que renunciaba al permiso que le había concedido el gobierno británico para investigar con embriones humanos para dirigir sus esfuerzos en la dirección apuntada por Yanamaka en sus experimentos con ratones, publicados en Nature y Cell Stem Cells (no deja de resultar sospechosa la oportunidad del comunicado, probablemente ya estaba sobre aviso). Sin embargo, aún quedan muchos escollos para llegar hasta el cultivo de órganos en probetas.

Para empezar, los genes implicados en el proceso de reprogramación podrían ser unos catorce. Los experimentos han demostrado que es posible iniciar el proceso con sólo cuatro, pero los resultados óptimos podrían requerir más. Además, está el problema de la inserción. Emplear un retrovirus entraña cierto peligro. Junto con los genes se puede insertar parte del material genético viral, o incluso la inserción podría provocar tumores (por añadidura, una de las secuencias empleadas por el grupo de Thompson es un oncogén). Por supuesto, incluso salvando estos obstáculos, aún faltaría el proceso opuesto, la diferenciación dirigida, empleando factores específicos de tipo celular. Ya se conocen muchos, pero la organogénesis requerirá de un conocimiento exhaustivo y de una manipulación fina de las células plenipotentes. Como meta final, podría considerarse incluso la posibilidad de desdiferenciación y reprogramación in vivo, sin necesidad de que las células pasen por la probeta.

¿En qué dirección podrían darse los primeros resultados médicos? Tal vez los campos más interesantes a medio/largo plazo sean el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas (con la reposición de neuronas dopaminérgicas de la sustancia nigra) y las miocardiopatías (como la recuperación de infartos por aporte de células musculares cardiacas).

Firmado: Sergio Mars.

Más en esta categoría: « Transformers La Última Ola »

Y además...

41.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..