Scifiworld

Rabia según Cronenberg

el  Martes, 23 June 2009 02:00 Escrito por 
Cuando el horror proviene de dentro

El director manifiesta una fascinación analítica por explicar el mundo desde el cuerpo y los procesos degenerativos que lo afectan.

“Creo que el cuerpo humano es el hecho fundamental de la existencia. Para mi, todo deriva de él: la filosofía, la religión. Todo viene del cuerpo y de la mortalidad del hombre. Es normal que mis primeras películas hayan puesto el acento sobre ello”  (David Cronenberg).   

El miedo no se produce por agentes externos (extraterrestres, potencias extranjeras, etc) sino que proviene de nosotros mismos. Lo genuino del mundo cronenbergiano es el adoptar el punto de vista de la enfermedad, no del propio organismo. A simple vista sus películas resultan desoladoras y tristes, ello se debe a que no estamos usando el punto de vista adecuado. Si adoptáramos el de un parásito, un virus… quizás nuestra perspectiva cambiase ya que estamos intentando destruir al organismo en nuestro propio beneficio (son los distintos puntos de vista de una batalla: vencedor y vencido).  Eso es lo que convierte a sus películas en unas inquietantes amalgamas. Además del origen orgánico y adoptar la perspectiva del agente extraño debemos añadirle la obsesión del autor por dotar de rigor científico a cada una de sus obras (al menos aquellas circunscritas al género de la ciencia ficción). Para las operaciones de cirugía plástica el director se documentó observando como trabajan los cirujanos. Gracias al trabajo de documentación puede generar pesadillas reales y evitar caer en lo ridículo. Puesto que el genero de terror siempre se encuentra en el límite de caer en él.  Estos tres aspectos generan en el espectador desasosiego puesto que nos hace conscientes de ciertos temores contemporáneos, como son las pandemias. Un tema que genera histeria colectiva.  

La película "Rabia" bien podría ser considerada una película de serie B, de hecho no se encuentra entre las mejores películas del autor, no obstante, considero que se trata de una verdadera joya cinéfila. La genuina forma en que aborda la epidemia resulta genial.


Muchos la consideran como una reformulación de su película anterior "Shivers" puesto que los planteamientos son similares, tratan sobre una epidemia desencadenada por un experimento científico. La gran diferencia estriba en que en la primera la infección se produce en un pequeño microcosmos (un edificio) y en la segunda se produce en una ciudad.   

Tras un accidente de moto, que deja a la protagonista (Rose) al borde de la muerte. Ésta pierde la mayor parte de la piel y tiene dañados la mayoría de sus órganos, por lo tanto, el doctor Keloid decide llevar a cabo una cirugía plástica experimental que podrá salvarla. La técnica consiste en extraer el tejido sano de la víctima y someterlo a un proceso de indiferenciación celular que permita regenerar todos los órganos y tejidos dañados. Sin embargo, esta novedosa técnica derivará en una forma de vampirismo.No es la primera vez que Cronenberg aborda los daños colaterales provocados por las innovaciones científicas, por ejemplo: los efectos teratogénicos del fármaco que se suministraba a las embarazadas en “Scanners”, los parásitos que Hobbes crea en Vinieron de dentro de..., la fusión genética provocada por el teletransporte en la mosca, o en el caso de “Cromosoma 3”, las manifestaciones psicosomáticas de una novedosa psicoterapia.

El vampiro es un muerto viviente que necesita tomar sangre para prolongar su existencia indefinidamente. La imagen del vampiro que se ha popularizado es la de un aristócrata, dominante y seductor. Provisto de los típicos caninos bien afilados. Sin embargo, en esta película nos encontramos ante una mujer dulce e inocente, cuyos dientes se han transformado en el apéndice fálico retráctil que surge de la cavidad de la axila (mostrada en la imagen anterior). No puede olvidarse la relación entre vampirismo y erotismo. En este caso Cronenberg lo manifiesta mediante el órgano succionador y el comportamiento de las víctimas al ser “penetradas” (jadean y muestran pequeñas convulsiones orgásmicas).   

Lo interesante no es el acto en sí, sino la inversión de roles que se produce. En este caso es la mujer la que posee un símil de los genitales masculinos, se muestra más agresiva, dominante  etc (características clásicamente atribuidas al estereotipo del varón).  Profundizará en la exploración de la sexualidad en películas posteriores como “Crash” y “Madame Butterfly”. Esta inversión de roles, además de los comportamientos enfermizos que se muestran a lo largo de su filmografía son clara manifestación del interés del director por las teorías freudianas. En "Rabia" aparecen varias biografías del célebre psicoanalista, en “Vinieron de dentro de...” la enfermera Forsythe interpreta uno de sus sueños según los supuestos freudianos,  uno de sus primeros cortos "Transfer" gira en torno al fenómeno de transferencia psicoanalítica, etc.  Pese al exiguo presupuesto de la película retrata de forma verosímil la propagación de la epidemia, así como la forma en que reaccionan las autoridades, los medios de comunicación y los ciudadanos (las escenas de la infectada en el tren).Quizás su argumento no sea innovador, aunque no por ello estamos ante una obra menor.

Más en esta categoría: « La Última Ola Gattaca »
Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

25.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..