Scifiworld

Sitges 2013: Las películas (4)

el  Viernes, 18 October 2013 01:27 Por 

Ignasi Julliachs nos ofrece una nueva entrega de comentarios sobre las películas del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges. En esta ocasión: Wrong Cops, Only God Forgives, A Field in England, L’étránge couleur des larmes de ton corps, y Hooked Up.

El martes comenzó con una divertida comedia esperpéntica, Wrong Cops, de Quentin Dupieux (todo un experto en rarezas –Rubber, Wrong-.) La cinta se centra en un suburbio de Los Ángeles, donde tres policías asqueados de su monotonía diaria se dedican a abusar de la gente de distintos modos. A uno le da por vender droga dentro de ratas muertas como envoltorio, el otro da rienda suelta a sus perversiones sexuales abusando (o mejor dicho intentándolo) de ciudadanas de buen ver, y una tercera ve en la extorsión a un hombre de familia con un pasado en la industria pornográfica gay la oportunidad de quedarse con una buena cantidad de dinero que éste ha desenterrado fortuitamente en su jardín, con qué comprarse abrigos de pieles y hacerse la cirugía estética. Todavía hay un cuarto que cree estar componiendo la pieza musical del siglo, sin atender la opinión generalizada que es pura basura. De por medio hay un moribundo (un vecino que recibe un balazo equivocado de uno de los oficiales) que viaja oculto en el maletero del coche patrulla, y del que todo el mundo se quiere deshacer. En el ínterin, intervendrá en los distintos plots. En fin, un delirio refrescante, descarado, hilarante y ordenadamente caótico llevado con buen pulso. A destacar las interpretaciones de Mark Burnham, Eric Judor, Steve Little, el cantante Marilynd Manson, Eric Wareheim, y Arden Myryn, entre otros.    

Pero el resto de la jornada se torció. La cinta de Nicolas Winding Refn., Only God Forgives, nos pareció un ejercicio estilizado pretencioso y banal. Esta coproducción entre Francia y Dinamarca, enmarcada en el ambiente de los rings de lucha de Bangkok, cuenta con Ryan Gosling, que tan impecable resultó en el anterior film de Refn, muy superior a la cinta que nos ocupa. Pese a que hay una historia de venganzas entre los miembros de una familia sajona (Gosling, Kristin Scott Thomas), instalada en el negocio de las peleas, y la policía tailandesa corrupta, cuyo jefe es una especie de samurai prepotente e implacable, debido a la oscura muerte de un hermano de Gosling, el hieratismo con que está conducido el producto, la ausencia de fondo, de matices en los personajes (puros rostros inexpresivos), y lo abstraído de los escenarios alcanza a irritar. Refn vuelve a sus peores defectos, los de la también pretenciosa Valhalla Rising, vuelve a esa trascendencia hueca que hace que los actores se muevan con una lentitud casi contemplativa que acaba por ser involuntariamente cómica.  

Real, de Kiyoshi Kurosawa no hace honor a ese ilustre apellido. Es un producto definitivamente diarreico y reiterativo en su incapacidad de cerrar una historia aburrida y sin substancia en que un hermano  intenta salvar la vida de su hermana en coma a través de una tecnología que le permite viajar por su mente para provocarle el despertar. Hay un trauma de ambos debido a un accidente en el que muere otro teen, el mundo de los cómics (la chica se dedica a ello), y un dinosaurio acuático cuya justificación para introducirse en el film es poco menos que absurda. Un producto que provocó más de un bostezo en la sala.

A Field in England, de Ben Wheatley, fue otro despropósito pese a proponerla el autor de Kill List y Turistas, ésta última una comedia negra British y gamberra que el año pasado provocó la hilaridad de la sala entera. Enmarcada en la guerra civil que enfrentó a Cromwell con el rey Carlos I de Inglaterra, la cinta se centra en cuatro desertores de una batalla, y en sus evoluciones prácticamente surrealistas mientras hablan de astrología, y de no se sabe exactamente qué. Un film barato que tiende a la ilegibilidad, con malos entendidos y muertos que resucitan absurdamente. Todavía ahora nos preguntamos exactamente de qué va.

Una película que se titula L’étránge couleur des larmes de ton corps, de entrada no vaticina nada bueno. Se trata de un ejercicio puramente formal, hueco de contenidos hasta lo exasperante, como exasperante es su tratamiento sonoro, que logró ensordecernos. Diríase un anuncio de Martini prolongado durante sus 102 inacabables minutos con ínfulas de imitar, homenajear, inspirarse (qué más da) en el giallo italiano: una colección de planos sincopados de colores chillones, y reiterativos hasta lo exasperante, en una especie de Rue 13 del Percebe a lo parisino, versión negra: una escalera de inmueble Art Decó con pasillos secretos que conectan los pisos, en donde se están cometiendo una serie de asesinatos porque sí. Todo son cuchillos que cortan, sangre que fluye, cremalleras de cuero arriba y abajo, cuerpos femeninos desnudos… todo narrado (es un decir, porque no hay narración) en primerísimos y exasperantes (de nuevo) planos que no conducen a nada de nada. Una nadería (valga la redundancia) pretenciosa y estéril. Dirigen Hélène Cattet y Bruno Forzani.  

Hooked Up, de Carlos Larcuen (el premiado corto Elefante) sólo destaca por haber sido rodada con un IPhone 4. Aunque el film ha costado 14.000 euros de pre y postproducción, que si bien es barato tampoco está al alcance de cualquier cineasta sin fondos. Ha contado con el apoyo de Jaume Collet-Serra. Larcuen apunta maneras, pero su cinta, fuera de sugerir que quizá este alumno del ESCAC tiene un futuro, no deja de ser un found footage al uso, cansino, que, la verdad, no aporta gran cosa. El típico corre que te pillo de dos americanos cachondos con ganas de drinking and fucking, que creen les espera en Barcelona la noche de su vida con dos barcelonesas, una de ellas posteriormente más que inquietante. Fuera de las ironías de cómo se toman los americanos Barcelona, y de un subplot en el que uno de ellos está deprimido por haber roto con su novia, lo que posteriormente aún contribuirá a espesar la poca historia que el producto tiene, lo demás es campo trillado. Aunque cabe admitir que los actores masculinos están bien: Stephen Ohl y Jonah Ehrenreich.

 

Y además...

40.jpg

Últimas reviews

Listas y Tops

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..