Scifiworld

Historias Asombrosas: El planeta 33

el  Sábado, 28 April 2012 02:00 Por 
Historias Asombrosas 2012 os ofrece un nuevo relato con el que disfrutar a la luz de la hoguera en el hogar del fantástico.

Raskh   pilotaba en el cuadrante este en busca de nuevos mundos, ese era su tedioso trabajo, la mayoría de las veces sus hallazgos  se limitaban a basura espacial, bueno en una ocasión había encontrado una nave con sus tripulantes a la deriva a causa de una avería, pero eso era todo.

La cuadrilla de descubridores estaba formada por treinta y tres miembros y todos habían descubierto un nuevo planeta,  todos menos Raskh,  en menos de diez años habían añadido treinta y dos nuevos mundos al mapa galáctico y él era el hazme reír de sus compañeros.

La verdad es que odiaba la eterna oscuridad de este sector, hasta era lógico que no encontrara ningún planeta,  aquí no podía haber vida de ningún tipo, estaba seguro de que nada podría crecer aquí y que la naturaleza no crearía nada en aquel negro lugar.

Raskh estaba a punto de quedarse dormido así que acciono el piloto automático y cerro los párpados y a pesar de que tenía los ojos cerrados pudo percibir un resplandor intensamente blanco, miró de inmediato pero solo la oscuridad lo rodeaba y pensó que era un sueño, se acurruco en su sillón y se dispuso a disfrutar de un magnifico sueño, bañandose en un tranquilo mar y el sol acariciando su espalda, rodeado de hermosas mujeres.

Despertó bruscamente con el cuerpo dolorido, rodeado de humo y atrapado su cuerpo entre los restos de su nave   Había colisionado  con algo, la pierna derecha no podía sentirla y pudo constatar que estaba atrapada bajo su asiento, intento liberarse desesperadamente pero era inútil, cada vez sentía más  frío a  su alrededor, perdió el conocimiento justo cuando una sombra negra se acercaba a él.

Despertó como nuevo sin dolor de ningún tipo, incluso podía moverse así que  se incorporó.

Estaba en un lugar lúgubre, lleno de extraños gusanos, pequeños,  pero había millones.

Apartó las cobijas que abrigaban su cuerpo y quedó horrorizado su pierna era un muñón ensangrentado al que le colgaban tendones y venas que chorreaban sangre y cientos de gusanos colgaban de esos tendones, no sentía dolor pero si un asco indescriptible y gran temor de que lo devoraran entero.  Intentaba por todos los medios desprenderse de ellos pero cuanto más empeño ponía mas gusanos aparecían.

Una voz profunda le espetó: - es inútil que te resistas ya te acostumbraras-

Raskh escudriñaba la túnica negra que le hablaba pero no podía ver el rostro que se escondía bajo ella.

- ¿Quién eres y donde estoy? Pregunto Raskh.

- Soy el primero y tú ahora el último.
Estas en un nuevo mundo.

Raskh estaba aliviado por fin había descubierto un planeta.

Puedes ponerte en pie no te dolerá y el piloto así lo hizo, se acerco a aquel extraño ser lo más que pudo y sintió que se le helaba la sangre y fue solo un instante pero le pareció ver una cara desfigurada, ensangrentada sin ojos y sin nariz, le faltaba trozos de piel, y retrocedió dispuesto a huir pero antes de que pudiera dar dos pasos topó con algo se giro y el terror lo invadió toda una multitud de seres asquerosos y horriblemente desfigurados le cerraban el paso,  todos tenían restos de sangre algunos estaban mutilados, todos eran de un blanco traslucido.

-Raskh gritó desesperado y atemorizado pero el de la capa negra intentó tranquilizarlo. Estás en el planeta de los no vivos,  aquí venimos todos una vez acabado nuestro ciclo vital y aquí esperamos a los demás pacientemente.

Pero yo estoy vivo gritó Raskh!
No por mucho tiempo contestó el espectro y no te dejaremos marchar,  es cuestión de horas que mueras aquí.  No sufrirás dolor hasta que ocurra.

Piénsalo quizás podrías curarte en esta  ocasión  pero de cualquier manera ocurrirá tarde o temprano y nosotros necesitamos relevos de generación,  algunos ya nos estamos convirtiendo en polvo y desaparecemos. Abrió la túnica que lo cubría y Raskh pudo contemplar como a cada movimiento el espectro se deshacía.

Nadie pudo escuchar los gritos de Raskh antes de su muerte y ni siquiera sus compañeros se enterarían jamás de que había encontrado un planeta.

El  planeta 33, el planeta de los muertos, allí están todos, pudriéndose hasta convertirse en polvo y desaparecer, allí están todos esperando tu llegada.

Por: Mercy Flores

Y además...

50.jpg

Últimas reviews

Listas y Tops

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..