Scifiworld

Sitges 2015: Entrevista con Mike Hostench

el  Miércoles, 08 July 2015 08:37 Escrito por 

“El mejor trabajo del mundo es llevar un Festival como Sitges”

Un año más Sitges calienta motores para ofrecernos una nueva edición, y la pasada semana el Festival realizó una rueda de prensa donde se avanzaron algunos títulos y se ofrecieron algunas de las claves de lo que será este Sitges 2015. Para saber algo más mantuvimos una charla con su subdirector, Mike Hostench, en la que hablamos sobre la trayectoria del Festival, el Phonetastic y algunas de las suculentas novedades que podremos disfrutar este año.

Sitges se acerca ya a su cincuenta aniversario, ¿cómo valoras la trayectoria del mismo desde que Ángel Sala y tu estáis al frente del mismo?

Creo que la trayectoria de la etapa de Ángel como director se tiene que ver como una consolidación del Festival como número uno en el mundo, que lo es empíricamente a nivel de presupuesto y de relevancia. Creo que ha habido una confluencia muy importante con la industria del cine, tanto a nivel estatal como a nivel internacional, donde tanto sus premios, su programación, etc. lo han convertido en una cuestión relevante para la industria. Esa relevancia industrial del Festival es una de las características que han marcado este periodo desde el año 2001. La otra, obviamente, sería que Sitges es, como he dicho, el Festival número uno de cine fantástico del mundo. Pero claramente del cine fantástico. Pero eso si siempre desde un punto de vista muy abierto y plural en cuanto a las referencias fantásticas que van, como tu sabes, desde el terror, la ciencia ficción, la fantasía, aunque también hemos creado secciones muy potentes relacionadas con cine experimental o con thrillers más comerciales. Diríamos que primero está esa relevancia industrial y luego esa apertura del gran paraguas fantástico. Esas serían las dos principales características de esta etapa.

Como parte de esa directiva, la más longeva al frente del Festival, ¿cómo lográis mantener la frescura y luchar contra el cansancio de llevar adelante un gigante como Sitges durante tanto tiempo?

Es difícil en el sentido de que, no por el cansancio del trabajo en si, creemos que el mejor trabajo del mundo es llevar un Festival como Sitges, u otros Festivales como el Nocturna o el Fantastic Fest de Texas. Más que el cansancio es el enfrentarse a problemas. Como todo el mundo hemos sufrido una crisis a nivel presupuestario y el haber cambiado el paradigma de la financiación. De tener la mayoría del presupuesto de dinero público a tener la mayoría de sponsors o patrocinadores privados ha provocado, evidentemente, un gasto de energía importante. Eso no nos hace especiales, lo han sufrido muchísimos eventos, que tenían una importante aportación pública, a los que les ha ocurrido lo mismo. Nosotros hemos pasado de tener un 60% de dinero público a un 40%, y eso se ha notado en ese “cansancio” en la gestión. Después hay que entender un cambio de paradigma también muy importante que es el de la importancia de los Festivales desde que Ángel entró en 2001. En los años 90, los Festivales más importantes del género, a parte del de Sitges, eran Festivales europeos, que funcionaban de una manera muy concreta, y en los últimos doce o trece años, en la década de 2000 sobre todo ha habido un cambio radical en lo que es la importancia y la relevancia industrial de los Festivales desplazándose hacia Norteamérica. ¿Qué ha ocurrido? pues que existe una gran competencia, no en el sentido empresarial del término, pero si que se ha entendido que los Festivales norteamericanos, las secciones fantásticas de Sundance o Toronto, o Festivales directamente de fantástico como el Fantastic Fest o también las grandes secciones de género del SXSW se han convertido en irremplazables y obligatorias para tener una premiere internacional de cara al mercado norteamericano. Claro, eso no ocurría antes. Estos Festivales eran menores o no existían o esos Festivales no tenían secciones fantásticas o de medianoche, pero ahora sí. Creo que Sitges, desde la máxima modestia si me lo permites, creo que es el que mejor ha sobrevivido mejor a ese cambio. Sitges mantiene su relevancia industrial a pesar de que muchas de las premieres mundiales se hacen en Norteamérica y luego tienen la premiere europea en Sitges.

De todos estos años, ¿Cuál es mejor recuerdo, o el más entrañable, que atesoras?

Hay dos tipos de recuerdos que son gratificantes de un Festival. Uno son los invitados. Cuando al fin consigues traer un invitado que te hace mucha ilusión o que es muy potente. El primer año que estuve relacionado con la dirección del Festival el tener a Anthony Hopkins, Ralph Fiennes, Viggo Mortensen, fue espectacular. Todo el mundo recuerda también el 2005 con Quentin Tarantino, o el 2006, cuando en una misma mesa estaban comiendo Paul Verhoeven, Terry Gillian y Jodorowsky. Había un comentario que se hizo muy conocido en internet sobre aquello que decía ‘En que Festival puedes ver comiendo juntos a estos tres señores’. Lo de los invitados es algo que es realmente relevante. Yo soy muy próximo, como sabes, al cine asiático y el poder debatir y conocer a invitados de Hong Kong, de Corea, de Japón, de Filipinas, en fin todos estos países, ha sido extraordinario. La otra cuestión gratificante que uno recuerda es cuando aparece ese corto, o sobre todo ese largo, que no te esperas y que es buenísimo y que detrás hay un talento que florecerá y seguirá viniendo a Sitges. Claro a nosotros, y tu que programas un Festival lo sabes, la cantidad ingente de largos y cortos que se llega a ver crea una frustración, en el sentido de que hay muchos que no valen la pena. Así que claro, cuando llega uno que realmente vale, sobre todo si es inesperado, es decir que no te lo han recomendado antes o que no sabes que vas a ver, es cuando te das cuenta de que tu trabajo vale la pena. Y este año me ha pasado con alguna película como la india Ludo que ha sido toda una sorpresa. Está muy bien y la hemos puesto de cabeza en la sección oficial. Es un buen ejemplo de cuando un día dices “¡Bingo! ¡Vaya sorpresa, no me lo esperaba!”

De cara a la internacionalización y promoción de Sitges habéis iniciado una campaña denominada “Sitges American Tour” ¿puedes explicarnos en que consiste y el porqué de la misma?

Siempre hemos creído que los Festivales nacen para la promoción del lugar donde se celebran. Esto siempre ha sido así. Por eso empezaron con sitios turísticos como Cannes o Venecia, entonces creemos que la marca Sitges ya no sólo identifica a la villa de Sitges sino que también significa una forma de entender el cine como se entiende en el Festival. Hay un plan estratégico que se creó hace dos años y que se ha ido llenando de contenido, y una de esas fases fundamentales es la internacionalización. Lo haremos en dos vías. Una es la proyección de Sitges en países clave o estratégicos que nos pueden interesar, mediante programación o colaboración con medios o exhibidores. Es ahí donde entra el Sitges American Tour. Es decir hacer más fuerte la marca de Sitges lo que provoca no sólo el conocimiento en sí del Festival sino que eso implica que las compañías te tengan más en cuenta, que los agentes  y los representantes piensen en ti a la hora de enviar películas o proponer invitados, etc… Es ir haciendo crecer la marca. Tener una serie de películas con la marca Sitges en Estados Unidos y Canadá pues no sólo, obviamente, genera prestigio sino que también es directamente operativo favoreciendo al Festival en su organización. Luego la otra cuestión de la internacionalización funciona en la dirección contraria. Es decir, atraer público de fuera de estado español a Sitges. Esa campaña la estamos empezando ahora. Se han hecho algunas campañas de prueba pequeñas que no han ido mal con algunos medios del Reino Unido, pero ahora lo vamos a hacer de una manera más fuerte, más seria, creando paquetes turísticos, eventos y actividades extra para esas personas que vengan de fuera con ese paquete. Evidentemente, así como lo que va en la dirección contraria como es el Tour en USA o en Japón que quizá haya pronto unas sesiones Sitges también, en este tipo de cuestiones, y más en el caso de la de traer gente, hay que ser realista y centrarlas más en los países más cercanos porque es mucho más difícil hacer que una cantidad considerable de público venga de países donde tenga que hacer un vuelo transoceánico. ¡Qué también tenemos alguno! pero en este caso esta labor de internacionalización para atraer público está centrada en los países más cercanos. Esas serían las dos líneas principales. Luego hay una tercera de la que seguramente habrás oído hablar que es directamente la exportación del modelo Sitges a otro país. Es algo dificilísimo pero estamos trabajando en ello con Brasil aunque las cosas van muy lentas, pero llevamos años trabajando en la posibilidad de hacer un Sitges en la ciudad de Santos en Brasil. Es directamente exportar el modelo a otro país.

Se presenta una nueva edición del Phonetastic, desde su creación ¿ha cumplido las expectativas y hacia donde crees que se dirige?

En algunas cosas si y en otras no, por eso estamos trabajando en mejorarlo. Es decir creemos que el Phonetastic cumple su cometido, el de que las personas tengan una ventana muy profesional, en el sentido de como esta creada la web, de los contactos que tienen, su imbricación dentro del Festival de Sitges de la que es una sección, … En ese sentido esta bien, la gente envía sus cortos y tiene una plataforma para que los creadores con pocos medios puedan enviar sus trabajos. En eso sin duda ha cumplido su cometido. Donde creo que todavía hay mucho trabajo que hacer es, primero por un lado en los propios cortos. Evidentemente siempre hay excepciones y cada año siempre hay dos o tres excelentes, aunque si que es verdad que creemos que Phonetastic sufre y a la vez se beneficia de la dicotomía que se produce de la democratización de la producción de cine. Ahora que puedes hacer una película con un teléfono móvil provoca por ejemplo que un tío con gran dominio y, digamos, capacidad para el cine o con gran talento pueda hacer una película. Pero por otro lado provoca también que mucha gente que no lo tiene pueda hacerla. Y es evidente que hay muchas películas con un nivel muy bajito. Entonces, ese es un problema con el que hay que lidiar. Es decir, la masificación y la democratización te lleva a que hay gente que antes no podía hacer películas y ahora las hace y es excelente poder tener acceso a ellas y también hay mucha gente sin talento que hace lo que puede. Por ese lado creo que nos gustaría llegar a más gente para subir el nivel de calidad. Eso sin duda. Y luego también estamos buscando un partner tecnológico potente, una empresa de telefonía o algo, que todavía haga el Phonetastic mucho más grande. Es una asignatura pendiente. Necesitamos ese partner tecnológico que haga crecer a Phonetastic más en ámbitos donde tiene que crecer. De todas maneras mira, el otro día llegaron dos cortos hechos completamente con el móvil que nos parecieron un concepto maravilloso, realizados ambos por un chico francés. Siempre hay sorpresas de repente, ¿sabes? Sólo por eso vale la pena.

¿Y de encontrar ese partner el Phonetastic podría adquirir entidad propia independiente de Sitges?

No, creo que tienen que estar unidos siempre. De hecho el nombre completo es Phonetastic Sitges Mobile Film Festival. Es decir tiene que estar siempre ligado al Festival de Sitges para retro-alimentarse, pero evidentemente al crecer se pueden buscar maneras para que aumente por su lado. Pero siempre vinculado al Festival.

Tu mismo fuiste uno de los pioneros en crear este tipo de contenidos específicos para internet…

Si, es verdad. ¡No me acordaba ya!

Al final parece que esa tendencia no ha fructificado. ¿Por qué crees que ha sido?

Creo que los cortos que nosotros hicimos, cuando los hicimos era demasiado pronto. Cuando los teléfonos no eran suficientemente potentes como para ver películas en ellos. Era una serie estupenda pero no estaba rodada con móviles aunque si estaba ideada y planificada para que se viese en el teléfono móvil. Creo que hacerlo en 2007 como se hizo creo que llegamos demasiado pronto. La verdad. Pero a parte de eso si que es verdad que se da una situación en la cual, en el caso del smartphone filmaking, que las compañías se pensaban que cuando las cámaras y las aplicaciones para edición y postproducción mejoraron tanto, todo el mundo pensó que la gente iba a usarlo para rodar películas y no ha sido exactamente así. Existe un núcleo de gente haciendo smartphone filmaking espectacular y con gran talento, pero cuando dan el paso al cine van directamente al equipo técnico propio de la filmación en cine y digamos que hay por el lado artístico hay contenido muy potente creado con móviles pero no se ha producido el salto masivo en el que todo el mundo, tu vecina o tu vecino están haciendo películas con móviles. Algo que en el año 2010-2011 todas las compañías creían que iba a ocurrir. Es fascinante. Habrá que ver hacia donde va el smartphone filmaking, que creo que se ha estabilizado y que seguro se creará un mercado alrededor de ese volumen que existe actualmente. Pero no creo que exista un crecimiento espectacular a partir de ahora, se ha estabilizado y se creará un mercado y una industria alrededor del nivel en el que nos encontramos ahora.

Como comentabas antes, mantienes una gran relación con Asia ¿Cuáles son para ti las diferencias entre los Festivales de cine de género asiáticos y los europeos?

En Asia existe un Festival realmente potente que es Puchon, ahora Buchon porque se ha cambiado la romanización y la pronunciación del coreano. Es el más histórico, es digamos el Sitges de Corea. Vamos a algunos Festivales más pequeños algunos muy prestigiosos como el Yubari, y lo que me llama la atención por ejemplo y hablando de las diferencias con Europa, primero es que es cierto que son incluso más abiertos todavía. Ellos incluyen ciertos tipos de comedia y ciertos tipos de dramas muy concretos que tienen una factura fresca, nueva,… son más plurales que los europeos y los norteamericanos en ese sentido. Luego lo que me parece absolutamente fascinante es lo que sería la comunión entre el público joven de las áreas donde se realizan estos Festivales, y el Festival. En el caso concreto de Pifan (Ahora Bifan) se ve una absoluta participación solidaria de la gente joven en los Festivales. Y no es que en Sitges no ocurra eso, tenemos un ejército de voluntarios, un pueblo volcado, Barcelona mismo se nota que vibra con el Festival pero en el caso de Asia, y este caso concreto, más que es más que una colaboración o un entusiasmo es una comunión entre ellos ¿no? Si que es verdad que nos parecemos en la ayuda institucional, que allí todavía es más fuerte que aquí. La presencia institucional en Asia se hace mucho más evidente que en Cataluña con Sitges por ejemplo. Se nota muchísimo más. Y por supuesto comparado con el caso de Estados Unidos o Canadá donde prácticamente no hay ayudas públicas son dos mundos diferentes. Pero en el Pifan, por ejemplo, hablamos de porcentajes altísimos, mucho más que en Sitges, y también se nota en la participación de los cargos públicos y políticos cuya participación es mucho más intensa que en los Festivales europeos.

A nivel de cultura popular Cataluña cuenta con el mayor número de eventos del estado ¿se puede achacar esto a la existencia del Festival de Sitges en cierto modo?

Me gustaría pensar que mucha. Pero depende del ámbito. Está claro que si hablamos del cine la existencia de Sitges ha sido importantísima. Existen muchísimos Festivales medianos y pequeños, muy entusiastas, en toda Cataluña, que se reúnen alrededor de la asociación TAC (Terror alrededor de Cataluña). Festivales como Sabadell, Cryptshow, Cardedeu, San Cugat, etc... todos muy interesantes. El Animac de Lleida es una Festival importantísimo a nivel de animación y que ha tenido en su momento una relación muy estrecha con Sitges y, como sabemos la animación en Cataluña es un género muy poderoso y tiene un publico bestial, muy exigente, tanto a nivel de animación japonesa como occidental. Yo diría que si, que en el ámbito cinematográfico Sitges ha tenido mucho que ver. En la potenciación de eventos, en servir un poco de catalizador de la vida cultural del cine,… en cuanto al resto de los ámbitos culturales Cataluña siempre ha sido un país abocado a la cultura. Además, volviendo al mundo del cine, si vemos el tema de consumo cultural, los principales puntos son Cataluña, Madrid, Euskadi,… Por ejemplo la comercialización de un título asiático en España, claramente las ventas se reparten entre Cataluña y Madrid. Creo que Cataluña siempre ha tenido una vanguardia cultural y creo que si, que Sitges en el ámbito cinematográfico ha tenido una gran importación como elemento catalizador de cara a la industria y al consumo de cine.

Aprovechando que has comentado el gran número de Festivales especializados que existen en Cataluña, este fenómeno es común en todo el país ¿crees que es excesivo esta oferta?

Creo que si. Ahora menos, pero hay que admitir que hasta hace unos años había un concepto erróneo de lo que era un Festival de cine en muchos sitios. Creo que hubo un momento en que cualquier ayuntamiento se vio con valor para montar su Festival de cine. Trayendo las cosas en DVD, sin permisos, sin derechos, con una calidad “sui generis”, … si que había un exceso de oferta. No es un problema exclusivo del estado español sino que se ha dado en muchos países donde claramente los ayuntamientos los ayuntamientos veían los Festivales como una posibilidad de hacer un evento más. Siempre con la mejor de las intenciones, pero las cosas no son por que sí. Si hay Festivales que funcionan y que llevan muchos años es porque las cosas se hacen de un modo profesional. Todo el mundo se cree con valor de programar un Festival, todo el mundo ve cine, … pero las cosas no son así. Luego se dan cuenta de que eso necesita una gestión financiera, de que las películas no son gratuitas, que hay que tener en cuenta si esta película se ha pasado aquí o allá, etc… la gestión de un evento cultural como un Festival no se tenía en cuenta. El que se empezaran a dar cuenta de eso, sumado a la crisis, ha llevado a que se hiciera una cierta, … perdón por la palabra, limpieza. Que hubiera ciertas bajas que no han hecho daño a nadie.

Volviendo a Sitges, habéis anunciado una cuarta sala que será la Tramuntana ¿a qué vais a dedicar esta sala? ¿terceros pases quizá?

Si, y habrá también pases de secciones como Noves Visions, etc aunque permíteme que lo ponga todo entre comillas porque Ángel, que es el que define la estructura de la parrilla tiene clara la utilización de la cuarta sala. Pero está claro que se continuarán haciendo allí masterclasses y pases de Serial Sitges, que creo que este año va a ser muy potente, y habrá pases de pago, de prensa. Se ha acondicionado totalmente. Hasta el año pasado era una sala muy digna para presentaciones, pases como el Coming Soon por ejemplo, etc… estaba muy bien, aunque ahora si está acondicionada y se ha realizado una fuerte inversión para crear una sala de cine al mismo nivel de las otras.

Con Sitges, como decíamos antes, muy cerca de los 50 años… ¿Podrémos ver en el futuro un mercado cinematográfico en el Festival?

A ver, el tema del mercado es una cuestión muy concreta. Para un mercado de cine tradicional, como los que tienes por ejemplo en Cannes, Berlín, Busan o Guadalajara, nosotros creemos que Sitges no es el lugar adecuado ni que esté en el timing adecuado para hacer un mercado tradicional. El mercado de stand con gente enseñando sus productos, con su pase de mercado, etc… De eso en el año 2004 se intentó hacer y no funcionó. Se intentó hacer a través de un organismo público de la Generalitat y no funcionó. ¿Por qué? Pues porque en nuestras fechas la gente viene de Toronto y después tienen el American Film Market. Hacer que vengan a Sitges pagando una cuota no acaba de funcionar. Es una cosa que no es natural. En cambio, nosotros si que tenemos armas para que Sitges se convierta, no en un mercado tradicional, si no en un mercado de facto. Sitges ya es un mercado de facto. Aquí se firman contratos, no sólo de distribución sino de co-producción, se firman contratos de representación por agentes que vienen y contratan a talento local… fondos de inversión han hecho negocios aquí para financiar películas… Sitges es un mercado de facto. Entonces lo que vamos a hacer este año a través de un nuevo concepto que es el Sitges Film Hub, es un paraguas que hemos creado para optimizar esas características del Festival que lo convierten en un mercado de facto, en un mercado dinámico. Lo que haremos es favorecer las relaciones entre los representantes de Hollywood y el talento que hay aquí. Viendo cortos, viendo largos, teniendo una sala para ellos… Por otro lado se van a hacer proyecciones concretas en salas de Sitges que no son las habituales para pases industriales. Es decir, productores que quieren enseñarle a los compradores que vengan acreditados al Festival una película. Esos screenings existirán. Ese Sitges Film Hub incluirá el Sitges Talent Hub, que sería pues esto de favorecer las relaciones con los representantes, los screenings, etc… con un Who is Who mucho más elaborado para que la gente pueda relacionarse de una manera profesional mucho más rápida…. El Sitges Film Hub convertirá a Sitges en un Festival mucho más industrial, pero técnicamente no será un mercado de cine. Se profesionalizará el lado industrial y se facilitarán esos contactos profesionales.

Y esto es todo. Hasta aquí esta creo que interesante entrevista. Muchísimas gracias a Mike Hostench por la atención prestada una vez más. ¡Nos vemos en Sitges 2015!

Luis M. Rosales

DIRECTOR DE SCIFIWORLD 
También dirige el Festival Internacional de Cine imaginario de Madrid, Imagfic, y el Curtas Fes de Vilagarcía de Arousa. Colabora habitualmente con otros festivales como Sitges, Fantasporto, o la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, entre otros. Ha escrito en prestigiosas revistas internacionales de cine fantástico como L'Ecran Fantastique, de la que fue su corresponsal en España, o la edicion americana de Fangoria.

Web o Blog: https://www.luismrosales.com/

Y además...

48.jpg

Últimas reviews

Listas y Tops

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..