Scifiworld

Nocte: Bajo tierra, de Sebastian Coh

el  Viernes, 01 August 2008 02:00 Por 
Se trata de la novela ganadora del II Premio Internacional de Terror Villa de Mazarena. El verdadero nombre del autor es Adolfo Rodríguez Posada, nacido en Galicia, licenciado en Filosofía y lenguas Clásicas.

Bajo tierra es la fascinante historia de Violet Hearse, una joven que vive encerrada en un sótano. En la más insondable de las soledades y víctima de una conspiración, el recuerdo supondrá su única vía de escape. Los siniestros acontecimientos que jalonan la narración confluirán en el pavoroso descubrimiento del destino de la protagonista.

Cuando se hace una crítica (o comentario) sobre un libro, ¿por qué se hace? Bueno, no, mejor no me salgo del tema. Digamos que alguien quería comentarlo, pero le pareció muy malo, y otro dijo que no sería capaz, que habían competido por el premio en el mismo certamen y que no podría ser objetivo. Venga, vale, pues me encargo yo, dije. aunque no sé si seré objetivo, pues resulta que esta novela me la regaló mi novia, oye, y un regalo con dedicatoria incluida...

Pues la portada es bonita. Sí, parecerá una tontería, pero soy de esos a los que les gusta oler las páginas (si son amarillentas y huelen a rancio, mejor), admirar el diseño y cuidar de que no se arrugue la solapa. La portada está muy bien, el formato es bastante agradable (esta edición, al menos), y hasta la foto del autor me gusta. Empezamos bien.

El estilo... A ver, utiliza un lenguaje decimonónico, influencias de Poe y esas cosas. Esto, en realidad, y dado que tampoco es demasiado recargado, es un acierto. A saber, esta ambientado en las primeras décadas del siglo XX, y lo cierto es que el lenguaje le aporta, refuerza, la debida atmósfera. El problema es que tiende también a utilizar términos muy recientes, modas, que se diría, como decir “clienta”, lo cual rompe un poco con el bloque contextual que desea lograr...

... Bueno, eso sin contar con las múltiples erratas y faltas ortográficas. Pero que nadie se asuste, en realidad son erratas muy técnicas (menos alguna que otra metida de pata), no se trata de que haya escrito “vienvenido” ni nada por el estilo. Esto lo comento porque es evidente que la editorial no ha invertido en correctores ortográficos.

Del estilo, lo peor es el abuso de repeticiones en el mismo párrafo. Diría más, en líneas muy, muy pegadas entre sí. Aunque el uso del lenguaje es bastante llamativo y bien confeccionado, ciertas oraciones (secundarias) del texto no le hacen justicia.

Pero todo esto no es lo fundamental. Al leer una novela, para mí al menos, lo importante es la impresión que nos deja, las emociones que nos va transmitiendo, el ambiente en el que logra sumergirnos y, por qué no, lo que consigue entretenernos. Y si por el camino hay alguna nota de virtuosismo o alguna frase memorable, mejor.

Coh lo consigue. Tiene piezas realmente buenas, reflexiones que merecen la pena, y logra contagiar una idea de la literatura que a priori no comparto. En todo momento nos transmite un ambiente gótico, subterráneo, siniestro y contagia de la furtividad del personaje principal y de sus ansias de venganza. Con todo esto ya podríamos darnos por satisfechos.

El problema de la novela, y esto sí es grave, es que el estilo es muy evocador, la atmósfera está muy lograda, pero las emociones pecan de debilidad en algunas secciones importantes, el intrusismo del narrador con el “nuestra protagonista” a mí no me supone ningún problema, me gusta, pero no es consistente, existe una ambivalencia narrativa que nos deja un poco desconcertados en algunas partes de la novela, no sabemos quién nos está contando la historia, está todo un poco mezclado, además, el penúltimo capítulo, decisivo para el final, se convierte en un ejercicio de evocación que convierte todo el desenlace de la novela en un incómodo interrogante.

A mí me gustan esos libros y esas películas desconcertantes, con atmósferas logradas y defectos técnicos suplidos por un ejercicio de sana libertad y cara dura. Historias que te dejan trastornado, sin conocer del todo las respuestas; vamos, historias en donde no se entienda el final. Pero, ojo, también me gustan las películas que te dejan una sensación de plenitud, que no dejan nada en el aire y no te aturden con poesía abstracta ni simbolismos absurdos.

El libro de Coh se queda en un término medio. No se entiende bien el final, pero creo que es más bien por una ocultación deliberada de la secuencia lógica de la narración-descripción. Por más que he revisado el texto, no encuentro esa oración, ese fragmento en donde te indique la pista sobre la posible explicación. Creo que despierta falsas expectativas. A lo largo de toda la novela hace referencia a que a la protagonista le duele el vientre, y luego, al terminar, tienes que inferir demasiadas cosas, para mi gusto. No se trata de dejar en el aire dos explicaciones posibles, se trata de que la narración es incompleta, sesgada, hay saltos, omisiones y una torpe construcción. El penúltimo capítulo es muy flojo. El último es muy interesante, pero se estrella un poco, no lo borda. No voy a explicar más por no reventar el argumento, pero digamos que si lo que el autor pretendía era que nos diésemos cuenta de “algo” (algo, por otra parte, previsible), en lugar de seguir dejándolo en el aire nos aturde con supuestas aclaraciones que lo único que hacen es liarlo todo más.

En resumidas cuentas, no puedo hablar demasiado mal de esta novela. Me gusta el producto final, es un relato breve y ameno, a veces un poco pedante, pero interesante, y exótico, me recuerda a las películas en las que salía Karloff; eso sí, también me recuerda a esas rarezas de serie B que buscamos con ahínco, que vemos con fruición, pero que luego recordamos con una valoración media. Y hablo mucho de cine, siempre me ha gustado entremezclar ambos géneros. Pero también se ve mucho aquí de Poe, pero unas influencias de Poe alejadas del intento de imitación, con estilo propio.

En cualquier caso, es un libro que puedo y debo recomendar, aunque no sea de lo mejor que he leído últimamente.

Javier Vivancos.

 

Y además...

11.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..