Scifiworld

Rojo alma, negro sombra, de Ismael M. Biurrun

el  Viernes, 14 November 2008 01:00 Por 
Ismael M. Biurrun pertenece a la nueva generación de escritores de terror que ha aparecido en España. Con su obra enterior, Infierno Nevado, hizo las delicias de los amantes del género; esta nueva obra promete ser la confirmación de ese buen hacer. Leamos dos reseñas efectuadas por sendos miembros de NOCTE
Un brillante artista hip-hop dispuesto a matar y a morir para defender su denostada obra. Un trabajador de la construcción de gran corazón al que el destino convierte irremisiblemente en un barco a la deriva. Una mujer maltratada por un ex marido sicotizado que no se detendrá ante nada ni ante nadie… «Rojo alma, negro sombra» (451 Editores, 2008) es una novela coral diferente, heterogénea, calidoscópica. Está dominada por un elenco de personajes que capturan todo el tirón de la historia hasta que el suspense que domina la trama se vuelve un actor secundario, y la emotividad le deja el sitio justo a la tensión, o al miedo. El trabajo de Martínez Biurrun ofrece todo eso y mucho más: el autor huye de los compartimentos estancos y consigue mestizar hábilmente ingredientes que casi nunca se sirven juntos. El resultado es un libro atrevido y singular, como la mayoría de los títulos con los que comparte colección esta novela.
    Destacan especialmente el ritmo, la velocidad de los acontecimientos y la inmediatez con la que se suceden las consecuencias en una historia altamente adictiva que hará las delicias de los que busquen emociones variopintas y una aproximación despiadada a la par que sensible hacia la literatura de entretenimiento.
    Por lo demás, este libro resulta tan especial que ni siquiera encaja bien dentro de la narrativa de género habitual: estamos ante una historia de fantasmas en la que el auténtico terror lo causan las obras y las conductas de los seres humanos, en la que los fantasmas son sombras tan reales como que provienen de las culpas, las faltas y los terribles pecados de las personas. Una narración que invita a pensar y a sentir pero que arrambla con la atención del lector sin darle un respiro en ningún momento.
    En el aspecto negativo, sólo cabe cuestionar la descriptiva, tan cautiva del ritmo narrador que por escueta y sutil se vuelve en algunos pasajes hasta fugaz, dejando al lector a solas frente a sugestivos sucesos y escenarios, que ofrecerían excelentes posibilidades de recibir un tratamiento más sosegado. Pero es que todo en esta novela está dispuesto a ofrecer velocidad e intriga, tirando a degüello. Esto es un billete de ida al infierno que no efectúa paradas ni transbordos.
    «Rojo alma, negro sombra» se revela como un trabajo que no debería de pasar desapercibido ante los ojos de un mercado literario que se ha vuelto demasiado cobarde como para concederle atención a una prosa con identidad propia que se atreve con todo, que huye de fórmulas y prejuicios para salir en busca de una historia tenebrosa y fantástica, que respira sin tubos… y que se lee de un tirón.

Emilio Bueso


Los lectores que quedamos deslumbrados con “Infierno nevado” (Equipo Sirius, 2006) estamos de enhorabuena. Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1972) vuelve a las librerías con “Rojo alma, negro sombra” (451, 2008), una cautivadora historia de fantasmas y demonios interiores.
A través de un ritmo medido y envolvente y de unos personajes magistralmente perfilados, muy humanos y creíbles, Ismael nos cuenta una historia de miedo con mayúsculas, con escenas que ponen los pelos literalmente de punta mediante recursos tan aparentemente sencillos y originales como el uso de las canciones de los Beatles (que al que suscribe siempre le habían dado muy mal rollo, la verdad, encontrándolas inquietantemente pegadizas, y que a buen seguro después de la lectura de esta novela le va a pasar a más de uno).
Como ocurre con las grandes obras, la historia engancha desde la primera página, tirando del lector con pulso firme, y no te suelta hasta el final, ejemplar en su acertada conclusión. La novela está narrada en tercera persona del presente, con una voz muy gráfica y visual, llena de imágenes poderosísimas (no en vano el autor se ha especializado en la escritura y desarrollo de guiones de cine), ocupando esa voz siempre el mejor punto de vista para cada escena, que inevitablemente nos hace pensar lo fácil que sería convertir el libro en una estupenda película.
Pero, eso sí, no saquemos el vago que llevamos dentro, ése que nos dice: “Ah, pues si se va a llevar al cine, me espero a la película”. No, no hagamos eso, por favor. Primero leamos la novela, que lo merece. Luego, si se lleva al cine, hay que ir a verla, por supuesto (para comparar más que nada). Y al salir del cine, independientemente de que nos haya gustado la película o no, para quedar como personas cultivadas tenemos que decir siempre esa gran frase: ¡El libro era mucho mejor!
En cualquier caso, con autores como Ismael Martínez Biurrun, el futuro de la literatura (y del cine, llegado el caso) está en buenas manos.


Roberto Malo

Y además...

03.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..