Scifiworld

El sonido

el  Martes, 21 October 2008 02:00 Escrito por 
Santiago Jimenez de Ory nos ofrece la primera de las Historias Asombrosas correspondientes al mes de septiembre.
Toc

Roberto se sobresaltó al oír el sonido, y soltó un bufido mientras apretaba con fuerza el lápiz con el que estaba escribiendo. Sólo conocía una cosa que pudiera producir un estruendo semejante, pero se obligó a respirar profundamente y a calmarse. Seguramente María lo habría oído también y estaría solucionando el problema en ese instante. Con los nervios en tensión, aguardó sentado en la silla sin mover un solo músculo y escuchó.

Toc

La repetición del sonido casi le hizo soltar un grito de ira. ¿Acaso no había avisado a su esposa una y mil veces de que necesitaba silencio para trabajar? ¿Y no le había recordado que debía tener cuidado de que todas las puertas estuvieran bien cerradas? ¿Y no le había prevenido que tuviera especial cuidado con esa puerta, la del cuarto de baño, por las corrientes de aire?, pensó con furia. Porque había reconocido la procedencia del ruido nada más oírlo, y sabía que provenía de allí, de la maldita puerta del cuarto de baño. Inquieto, aguzó otra vez los oídos y se preparó a escuchar de nuevo.  

Toc

Gruñendo de rabia, se levantó y salió del despacho. Creía que María no volvería a cometer errores tras la última paliza, pero estaba claro que se había equivocado y que necesitaba un castigo ejemplar. Después de todo, pensó Roberto mientras notaba cómo la cólera seguía creciendo en su interior, llevaban viviendo juntos más de cuatro años, y tras tanto tiempo  compartiendo casa y costumbres con él, ya no tenía la menor excusa posible. Esta vez, de nada le servirían sus gritos y lamentos, y la golpearía y golpearía hasta tener la certeza de que por fin habría entendido la lección. Con estos pensamientos en mente, Roberto cruzó el pasillo hasta llegar al cuarto de baño y entonces se detuvo, extrañado. La puerta estaba cerrada.

Toc

Roberto pegó un brinco al oír otra vez el sonido, y después, ya repuesto, se acercó con cautela y palpó la puerta para asegurarse. Estaba completamente cerrada. Por tanto, no eran las corrientes de aire las causantes del ruido y, con una rápida ojeada a su alrededor, comprobó que tampoco había nada en el pasillo que pudiera provocarlo. Pero, entonces… ¿qué lo producía?

Toc

El ruido hizo temblar nuevamente a Roberto, que miró la puerta con aprensión. El causante, fuera lo que fuese, estaba dentro del cuarto de baño. Con temor, entreabrió con cuidado la puerta y miró a través del hueco, pero no pudo distinguir nada entre la oscuridad.  Entonces decidió abrir un poco más la puerta y entrar y, en ese momento, sin saber exactamente por qué, sintió que un escalofrío recorría su espalda. Tenía miedo de lo que podría descubrir si encendía la luz, y por eso no se atrevió a pulsar el interruptor. En silencio, esperó a que el sonido volviera a repetirse.
Toc

Roberto sintió un nuevo escalofrío. Algo le había rozado y luego había golpeado la puerta, pero no sabía qué. Trató de escuchar algo, pero el único sonido que pudo oír en ese momento era el que producía su propia respiración, agitada y entrecortada. Aun así, intuía que el responsable del ruido volvería a golpear la puerta y se preparó para, nada más oírlo, pulsar el interruptor y descubrir la verdad de una vez por todas.

Toc

Roberto encendió la luz y al principio quedó cegado por la súbita luminosidad. Unos instantes después entrevió, entre múltiples puntos brillantes, un bulto oscuro que colgaba del techo y se balanceaba de un lado a otro. Roberto se restregó los ojos y los entornó y, tras unos segundos, pudo percibir finalmente todos los detalles. Y entonces la vio.

Toc

Parecía dormida, pero Roberto distinguió perfectamente  la cuerda que unía su cuello con la lámpara. Y entonces, al darse cuenta de lo que eso significaba, se echó las manos a la cara y ahogó un grito de terror, mientras se dejaba caer lentamente hasta sentarse en el suelo. Y después, sollozando, siguió con la mirada una y otra vez el movimiento oscilante del cuerpo de su esposa hasta que, finalmente, sus piernas chocaron contra la puerta.

Toc

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

03.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..