Scifiworld

Usted es humano

el  Domingo, 04 May 2008 02:00 Escrito por 
El primer relato de mayo lo firma Laura Luna Sánchez. A lo largo de la historia de la humanidad, hemos intentado crear robots que se parecieran cada vez más a nosotros, pero ¿qué ocurriría si las tornas cambiaran y nuestra aspiración fuese asemejarnos a los androides? ¿Lo lograríamos? El protagonista de "Usted es humano" vivirá en su propia carne esta circunstancia y deberá extraer sus propias conclusiones.
Y allí estaba, entre mis manos temblorosas, la carta que Clovis me había enviado ir a buscar. Lo que había escrito en ella me lo podría haber dicho en persona, pero Clovis es así. Cuanto menos trate con los demás, mejor.

"ESTÁ USTED DESPEDIDO. NO PERMITIMOS HUMANOS EN NUESTRA EMPRESA"

Me pareció tan injusto. En la entrevista se lo dejé claro y ellos me aseguraron que no les importaba, mientras yo me comportara como uno de ellos. Por eso no dudé en ir al despacho de Clovis, que cuando me vio aparecer puso cara de haber visto un eclipse solar sin gafas de sol.

-¿Cómo que despedido?

-¿Qué hace usted aquí? En la carta está todo claro. No hay nada más que hablar.

Su voz sonaba tan emotiva como un "ha elegido usted gasolina súper".

-¡¿Cómo que me despedís por ser humano?!

-Se lo hemos escrito claro. No admitimos humanos en nuestra empresa.

-Llevo un año trabajando con vosotros y eso no es ninguna novedad. En la entrevista ya os lo dije y no tuvisteis reparo en contratarme.

-Pero se lo advertimos. Tenía que comportarse como uno de nosotros.

-¿¿Y no lo hice?? Me empollé todos vuestros argumentarios hasta la última coma, ensayé delante del espejo el tono de voz de hojalata que me exigíais, incluso grabé mi saludo y mi despedida para que sonaran iguales en todas las llamadas, no fuera que al repetirlos me salieran distintos...

Clovis miraba mis lágrimas lleno de curiosidad, como aquel que encuentra una rareza expuesta en un museo.

-Eso sólo lo hacía al principio. Pero después perdió la práctica y se acabó delatando a sí mismo. Desde luego, si le contratamos era para hacer un experimento. Ya que los androides estamos hechos a imagen y semejanza de los humanos, queríamos comprobar si podemos transformar a un humano en un androide. Veíamos muy complicado conseguir algún sujeto que aceptara los implantes electrónicos, y decidimos que mediante este tipo de empleo era más fácil transformarles. Casi lo conseguimos con usted, pero nos falló.

No podía creérmelo. Yo me había esforzado al máximo en parecer uno de ellos. Sentado cada mañana de 9 a 5 en ese sembrado de ordenadores, les estudiaba y aplicaba después la táctica del camaleón. Mi voz había conseguido el timbre de una máquina de escribir y los clientes me tomaban como un operador más. De hecho, había sido tarea fácil para mí restringir mi vocabulario al dossier de frases prefabricadas que me dieron el primer día, congelar mis párpados para tener unos ojos de piedra y moverme como si mis venas fueran alambres. En cuanto a la empatía, tampoco me costó anularla. Sólo tenía que buscar otra distracción mientras atendía una llamada: o bien me ponía a hurgar por la blogosfera, o echaba partidas en minijuegos, o buscaba chistes en google...

No obstante, a pesar de todo ello, no fui lo suficientemente bueno. De hecho, ningún humano lo era. Pero yo daba la talla y, a pesar de tener la oportunidad de hablar con Clovis, no supe en qué había fallado. Le pregunté "¿por qué?" por enésima vez, hasta que él levantó el dedo y, moviéndolo a modo de cursor, me señaló a mí y a la puerta.

Aquel despido fue un latigazo a mi orgullo, y decidí aliviar mi dolor con un paseo por el parque. Mientras respiraba el azahar y notaba las caricias de las amapolas en mis tobillos, me daba cuenta de que Clovis tenía razón: yo soy demasiado humano. Asimismo, podía notar la libertad de movimientos de mi cabeza, cuando me giraba a mirar alguna ardilla o pájaro que me llamara la atención. Con los cascos, que en ocasiones se me antojaban como si pertenecieran a una silla eléctrica, no sentía esa libertad. Tal vez, en el fondo, Clovis me hizo un favor.

Llegué a casa a eso de las nueve. Sobre la mesa, me encontré un CD con una nota encima, en la que había escrito un mensaje en Times New Roman, cuerpo 16:

"USTED ES HUMANO"

Extraje el CD de la caja y lo metí en el ordenador. Al hacer doble click sobre D: me encontré varios archivos de audio. Sin duda, eran las grabaciones que nos hacían desde el departamento de calidad. Escogí uno al azar, y no tardé en reconocer mi voz que, por cierto, detesto:

-BuenosdíasbienvenidoaCommunicationenquépodemosayudarle

-Vamos a ver si puedes ayudarme. ¡Llevo un mes esperando a que me arreglen la línea!

-Informamosalclientedequeestossondíasdifíciles...

-Parece que nadie me entiende. A todos os cuento lo mismo y pasáis de mí. Tengo a mi hijo en Inglaterra, y por culpa de esto no estamos en contacto. Ni por teléfono, ni e-mail, ni nada.

-Informamosalclientequeusteddisponedemóvil.

-No, no tengo móvil porque odio estar localizable. Además, no tengo dinero para permitírmelo. Contraté vuestro servicio porque me incluía internet y teléfono, hace un mes que os comuniqué la avería y aún no he tenido respuesta. ¿Cuándo me enviaréis el técnico?

-Informamosalclientequedesconocemoselprogramadelserviciodeasistenciatécnica.

-¿Así que voy a estar sin hablar con mi hijo más tiempo? ¡Póngase en mi lugar!

-Yo no tengo hijos, señor... Me gustaría poder tener algún día, cuando conozca alguna chica...

-Pues no puedes ponerte en mi lugar. No sabes lo que se quiere a un hijo hasta que se tiene uno.

-Pero hay personas a las que quiero mucho.

-¿Y qué harías si no pudieras hablar con ellas?

-Posiblemente iría a visitarlas.

-Tiene usted razón... Pero si no puedo permitirme un móvil, difícilmente puedo permitirme un viaje a Inglaterra.

-Señor, ¿usted qué hace esta tarde?

-Lo mismo que cada día... Estar aquí, ver la tele...

-¿Le va bien si voy yo mismo esta tarde?

-¿Usted?

-Sí. No prometo nada, pero soy bastante apañado. Menos da una piedra, ¿no?

-¿Tiene mi dirección? ¿La ve en pantalla?

-Sí. Esta tarde a las seis me paso.

-Usted... no es como los otros operadores con los que hablado... Usted me ha entendido...

-Porque si no tuviera aquí a mi familia y mis amigos... y no pudiera hablar con ellos... me moriría...

-Usted es humano...

Cerré el archivo antes de que se acabara. Entonces ya supe de qué irían los otros. No recordaba aquella conversación, aunque sabía que era mía. También recuerdo cuando fui a casa de aquel cliente e intenté repararle la línea, aunque no tuve éxito alguno. Pensaba que nadie se iba a dar cuenta, pero sí. Nunca debí implicarme con el cliente y mucho menos, salirme del argumentario. Por esas razones habían reemplazado en los call centers a los humanos por androides.

Un mensaje apareció en mitad de la pantalla del ordenador: "USTED ES HUMANO".

Después de todo, Clovis tenía razón. Aquel trabajo no estaba hecho para humanos.

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: https://www.scifiworld.es

Y además...

19.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..