Scifiworld

Captain Marvel

el  Domingo, 10 March 2019 15:27 Escrito por 

Encefalograma plano.

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: Captain Marvel
  • Año: 2019
  • Director: Anna Boden, Ryan Fleck.
  • Guión: Anna Boden, Ryan Fleck y Geneva Robertson-Dworet.
  • Reparto: Brie Larson, Samuel L. Jackson, Jude Law y Annette Bening.
  • Duración: 124 min.
En 1967 Stan Lee y Gene Colan crearon el primer caracter de lo que hoy conocemos como Capitana Marvel. Originalmente era un alienígena al servicio del Imperio Kree, que cansado de las tiranías y desmanes de su expansionismo militar, decide poner su inteligencia al servicio de causas más nobles en el planeta Tierra. Este primigenio Captain Mar-Vell, no le hizo mucha gracia a DC Comics que veía un excesivo parecido a su más legendario héroe, el Hombre de Acero, el kryptoniano más famoso en todo el Universo conocido. Al margen de las disputas legales, a lo largo de estos años, el personaje ha mutado tanto de especie como de género, entrando y saliendo en las diferentes líneas argumentales de otras franquicias de Marvel, con mayor o menor fortuna en sus meandros narrativos, pero siempre enriqueciendo a uno de los protagonistas más atractivos de la propia compañía.
 
En estos últimos diez años, la propuesta cinematográfica que Marvel-Disney ha planificado con cuidado esmero ha transcurrido la mayor de las ocasiones en brillantes triunfos para todos los seguidores de las aventuras surgidas del excepcional talento de Lee y de sus colaboradores; auténticos héroes para el fandom más nerd y paladines del sacrosanto asilo de la cultura más popular posible, aquella que transcurre en la inverosimilitud y la fantasía imposible. Marvel nunca fue mucho de dar explicaciones sesudas o plausibles; si te pica una araña radiactiva te transmite superpoderes y listo, sin muchos más silogismos. Y lo cierto es que vale perfectamente para lo que los estadounidenses entienden como entretenimiento puro sin más remordimientos que el de pasar unos momentos de ocio que cada uno valora según su escala de afectos y emociones. 
 
Como contrapartida, Lee siempre tuvo un especial cuidado en revestir a sus personajes de una carga dramática heredada de pasados familiares por lo general, si no traumáticos, no fáciles de llevar en sus recuerdos. Esa "humanización" acercaba al fan a la realidad diaria de sus problemas vitales en su cotidianía (delirante o no), pero comprensible para adoptar a esas leyendas de papel (revividas en la gran pantalla) como vecinos deseados en el edificio doméstico. El caso es que funcionó, funciona y seguirá funcionando para todos aquellos niños de entre 9 y 99 años que se identifican con los problemas de la adolescencia, de los desamores iniciáticos, de los inadaptados a la sociedad "bienpensante"o de los abandonados en pesebres galácticos, por ejemplo. Para todos y cada uno de ellos; para nosotros en definitiva.
 
Y hete aquí que con semejante vivero literario para poder adaptar las casi infinitas posibilidades que cualquier guionista desearía afrontar al menos una vez en su vida, la pareja artística formada por Anna Boden y Ryan Fleck, junto a Geneva Robertson-Dworet, deciden que mejor que todo eso, es preferible ralizar una amalgama desordenada como versión desinfectada de cualquier enjundia emocional que los censores de turno puedan valorar como restrictiva en su acceso a las salas de proyección. Y lo cierto es que lo acepto como propuesta válida. Me parece correcto que intenten llegar al mayor número de espectadores que gustosamente dejen sus dineros en la taquilla correspondiente, pero ¿eso implica también el barrer cualquier atisbo de elaborar unos personajes con una profundidad motivacional o de obviar una  necesaria coherencia en las secuencias y en la credibilidad de las mismas?.
 
No es una mala película, por que sus poco más de dos horas se ven sin esfuerzo, con un tempo ágil y ese es el primer mandamiento del Cine: El de entretener. Si a posteriori lo visto transciende nuestras emociones, podemos hablar ya de cuotas cualitativas mayores, incluso en filmes que "sólo son" de aventuras, con supuestamente vácuos y livianos objetivos argumentales para el gran público, como mucha crítica especializada en su torticera ignorancia tiene a mal clasificar este y otros géneros próximos al Fantástico. Craso error, como padecieron en su momento los responsables de títulos incomprendidos como la memorable John Carter (2012) de Andrew Stanton, la descarnada historia de expiación final que James Mangold firmó para su oscura Logan (2017) o esa jovial erupción incontenida gozada en Guardians of the Galaxy (2014) del represaliado James Gunn.
 
Me esperaba mucho más de Captain Marvel. Más si cabe por la notable campaña que alimentó nuestros deseos de presenciar algo rozando lo histórico para este tipo de producciones. Algo como nunca antes visto y que daría por excelso, el viaje que emprendimos hace ya una decena de años como el remache final en una epopeya que finaliza el 26 de abril. Carol Danvers no acabará con Thanos, quizás, pero de su importancia en la suerte final del villano genocida se nos antoja imprescindible. Y es en la ausencia de una épica a la hora de presentarnos a nuestra heroína en donde vemos el mayor coitus interruptus anímico. La película no consigue emocionarnos. El tan anhelado "partido del Siglo", acaba con un insulso cero a cero, sin ninguna ocasión de gol.
 
Y tampoco ayuda la forzada e inexistente química entre Fury y Danvers. Desde la primera secuencia se advierte que sí o sí, convergerán como colegas de causa, tengan o no afinidades comunes y forzando piruetas en los registros de sus caracteres: Ella, ruda y dura (¿por qué no?, ¿o es que acaso es exclusividad de los egos masculinos?. Me convence y por tanto lo compro.) y Fury exacerbado en su infantilismo a la hora de confraternizar con las mascotas como contrapunto ridículo para que no haya duda de quién es el Alfa en esta pareja imposible. Por que algo manifiestamente mejorable y que va de la mano con lo anteriormente señalado es el pobre aprovechamiento de las calidades interpretativas, no ya de los protagonistas, si no de la impronta siempre notoria de Annette Bening, que deambula (su personaje) con un lastimero nihilismo, el paso casi imperceptible de unos de los mejores malvados descritos en el cine por Marvel, como es el Ronan El Acusador de Lee Pace o el fiasco en su registro que un cada vez más devaludado Jude Law hace del antagonista de Danvers, Yon-Rogg.
 
Nada que objetar a todo el despliegue técnico y artístico que una pléyade de profesionales veteranos en estas producciones presumen y con razón en sus calidades (todo lo que no rozase la excelencia no sería aceptable) y por supuesto que nos entusiasma los créditos iniciales como merecido homenaje a Stan Lee y no tanto la sonrisa cómplice de Vers al propio Lee mientras está leyendo el Mallrats de Kevin Smith. Sí, es un guiño que gana con facilidad al fan, pero ¿qué tiene que ver con la película, de qué se conocen Vers y Stan?. Nunca me gustaron esos trucos baratos para cautivar al personal. 
 
Insisto, no es una mala película; gustará mucho a los más jóvenes y a los que no esperan una cuidada y elaborada historia pero va muy en la línea de películas en donde no te puedes parar a pensar por qué ocurre esto y lo otro y no algo con una coherencia más deseada para un largometraje que hubiera querido que al menos conjugase emoción y espectáculo como el Spider-Man 2 (2004) de Sam Raimi, el Avengers: Infinity War del año pasado o las dos primeras entregas de los X-Men de Bryan Singer. Salí del cine con sensaciones similares a lo visto en Aquaman (2018)o Mortal Engines (2018). No rasques sobre su aúrea superficie, no vaya a ser que descubras pirita y ya que no empatizamos con ninguno de los caracteres, no cuestiones lo visto, aunque prometieran algo completamente diferente.  
 
Stan Lee se merecía un esfuerzo mayor a la hora de presentarnos a la Capitana Marvel. Simpleza carente de contenido digno de recordar en nuestro particular Olimpo de Heroínas y aunque la excusa sentimental en el epílogo que la amazona Diana da como justificante, chirría en exceso, siempre nos quedará la magnífica Wonder Woman (2017) de Patty Jenkins.
 
Captain Marvel, lo que pudo haber sido y no fue. 
 
El Guerrero Mandingo

Genuflexor Imperial en La Estrella de la Muerte y fagocitador audiovisual inmisericorde.

Y además...

38.jpg

PORTADA-N100

Scifiworld #100


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..