Scifiworld

2012, El fin del mundo como parque de atracciones

el  Martes, 22 December 2009 01:00 Por 
Crítica de la última película de Roland Emmerich
Uno no puede evitar esperar cualquier nuevo trabajo de Ronald Emmerich con miedo, temor, y una sonrisa en los labios. Estamos tan acostumbrados a sus películas lineales, a sus guiones infantiles y repletos de desafíos a la lógica (y a la Física, y a la Historia…) que cada nueva película es esperada casi con ternura por el espectador aficionado. Eso sí, una cosa hay que reconocerle a Emmerich. Nadie destruye el mundo con tanta elegancia como él.

Si en "Independence Day" los extraterrestres destruían medio mundo y en "El día de mañana" el cambio climático devastaba el otro medio (en realidad era el mismo medio mundo, o casi), con "2012" Emmerich tira la casa por la ventana y, en una evolución lógica de su carrera, decide cargarse a todo el planeta. Sirviéndose de unas predicciones mayas que auguran que el 21 de diciembre de 2012 el planeta sufrirá tremendos cambios que modificarán la vida tal y como la conocemos, Emmerich y Harald Kloser crean un guión cuya verdadera historia es la unificación del núcleo familiar. Eso sí, con el fin de mundo como telón de fondo.

Como podría resultar obvio, el gran aliciente de un film de estas características está en sus efectos especiales. Y a este respecto "2012" no decepciona, aunque sí que satura. Las primeras escenas de destrucción global son realmente apabullantes, con una acelerada carrera automovilística como inicio de un permanente más difícil todavía que durará todo el metraje. Lo que en principio impresiona por su colosal virtuosismo, poco a poco se va convirtiendo en más de lo mismo y en una lógica pérdida de emoción que a la película le viene francamente mal. El hecho de que las mejores escenas del film (o al menos las más impactantes) las hayamos visto mil veces en los anuncios televisivos, tampoco ayuda demasiado.

Menos mal que el sentido de la aventura que demuestra tener Emmerich (el sentido del ritmo en cambio lo tiene desacompasado) logra mantener el interés en lo que sucede en la pantalla, por muy repetitivo e increíble que esto sea. Todo lo que acontece en "2012" es como si de un enorme parque de atracciones se tratara para sus personajes protagonistas, una especie de riesgo controlado que juega en contra de cualquier vestigio de tensión (las mortales grietas siempre se abren un paso por detrás de su coche, los cascotes parecen haber aprendido a esquivar su avioneta, etc.). Pero como ya hemos dicho antes, esto es una película de reencuentro familiar, por lo que ya se sabe casi desde el comienzo qué personajes se salvarán y cuales perecerán en el intento (lo que dará lugar a algunos momentos de auténtica crueldad de guión, o quizás sería mejor hablar de cierta torpeza).

"2012" es una película que no puede decepcionar, da al espectador exactamente lo que sabe que va a encontrar en una película catastrofista como esta. Escenas de acción imposible, humor infantiloide, apología de la familia, patriotismo descafeinado, abnegadas decisiones morales, dramatismo barato, tópicos encadenados… Solo que a todo ello Emmerich añade unas gotitas de mala leche de lo más reconfortante, partiendo de la elección de los afortunados que se salvarán del cataclismo (y que parece una chufla a costa de la bienintencionada "Deep Impact") y culminando con el lugar desde donde se habrá de reiniciar la maltrecha humanidad. No olvidemos que fue Emmerich quien en "El día de mañana" convirtió a los norteamericanos en espaldas mojadas intentando cruzar la frontera con México…

"2012" entretiene pero no emociona. Lo que sí es cierto es que alguien debería decirle a Roland Emmerich que se pueden hacer películas que duren menos de las dos horas y media. Sobre todo cuando tampoco hay mucho que contar.

Y además...

32.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..