Scifiworld

Arma Fatal: Entre la parodia y el homenaje.

el  Sábado, 08 December 2007 01:00 Por 
Análisis crítico de lo nuevo de Edgar Wright y Simon Pegg que vuelven a dar en el clavo.

Nicholas Angel. Oficial de policía, área metropolitana de Londres. Experto en combate personal y técnicas de conducción arriesgada en automóvil y en bicicleta; curtido en labores de antidisturbios, operaciones antidroga, ayuda a los transeúntes y persecuciones a pie; record-man de los cien metros lisos en el cuerpo de policía, campeón de ajedrez y judo dentro de las competiciones internas de la institución; condecorado con nueve distinciones al valor, herido tres veces durante el desempeño de su deber policial y poseedor de una tasa de arrestos un 400% superior a la de cualquier otro agente en activo. Y, sin embargo, solitario. Separado de su mujer por su abnegado sometimiento al trabajo, apartado del servicio activo en la ciudad por su excesiva brillantez y obligado a exiliarse en un pequeño y pacífico pueblo, Sanford, ganador en múltiples ocasiones, y de manera consecutiva, del premio al pueblo más habitable de Gran Bretaña, con una tasa casi inexistente de delincuencia o incidentes de relevancia.

Así se presentan las cosas para el pobre Nicholas, obligado a compartir una amistad que no desea con Danny, el hijo del comisario de la villa, policía de pocas luces y con una pasión declarada por las películas de acción y a malograr sus instintos y habilidades en un pueblucho en el que el tedio es el sereno modelo de vida a preservar. O tal vez las cosas no sean una postal, tal vez algo se oculte tras la beatífica expresión que envuelve los rostros de los ciudadanos más relevantes de Sandford, Tal vez...

Lo que sí es seguro es que el nuevo trabajo de Simon Pegg y Edgar Wright (recordemos coguionista y guionista y director, respectivamente, de la ya película de culto “Zombies Party”, parodia de las horror movie de George A. Romero con el zombi como estandarte) es una película que se recuerda con una sonrisa y se ve entre carcajadas. Está claro que Pegg y Wright forman un equipo casi invencible dentro del género de la parodia, de la reinterpretación del material, una suerte de “Tarantinos” británicos capaces de filtrar el estilo de los materiales que les sirven de referencia y ofrecer su visión deformada, su reflejo convexo sin por ello caer en el escarnio, porque ambos realizadores aman el cine que les sirve de inspiración.

En “Arma Fatal” la fuente de la que se ha nutrido el dúo no es otra que las películas de acción policíacas manufacturadas por Hollywood en las tres últimas décadas, combinando estilos contrapuestos para generar una película de retales que, sin embargo, tiene su propia entidad homogénea. En Arma Fatal afrontamos una historia dividida meridianamente en dos actos. En el primero —y tras un extraordinario prólogo rodado a la velocidad de un Scorsese en frenesí narrativo, que utiliza el montaje seccionado y la steady-cam para transmitir una aceleración visual que impacta la retina, contándonos en apenas dos minutos las impresionantes cualidades como policía que posee Angel, la perfecta máquina de impartir justicia— asistimos a la caída del mito, a la desesperación apática de Nicholas, que no encuentra su lugar en una realidad tranquila que no exige de sus casi superheroicas habilidades para el freno de la acción delictiva, y asistimos también a la forja de la amistad que cerrará sus lazos indisolubles alrededor de Danny y Nicholas, amistad imprescindible en una película que homenajea-ironiza al tópico genérico conocido como buddy-movies, films en que la relación esencial es la de mutua comprensión que va más allá de la amistad convencional —casi podríamos llamar a esta relación fraternal, de hecho no es raro escuchar a los personajes de estas películas llamándose “Hermano” el uno a otro, (muchas veces bajo la luz intensa y anaranjada que derraman, a partes iguales, un crepúsculo bermejo y un helicóptero, tren, metro o edificio estrellado, detonado, aplastado o derribado)— para erigirse como eje emotivo de la película (aunque aquí todo sea una jarana de considerables dimensiones.

Pero “Arma Fatal” no es un simple compendio de referencias y homenajes más o menos “frikis” a un número de películas que han alcanzado el tan ansiado status conocido con el sobrenombre de “de culto”, ni tampoco a recrear el llamado “toque Bay” que convierte cualquier escena de acción en un casi indescifrable videoclip narrado con un montaje sincopado y acompañado de una banda sonora y efectos de sonidos que amenazan con quebrar nuestro pabellón auditivo. No, “Arma Fatal” es mucho más que el cliché de clichés, es una excelente narración por sí misma, con unos personajes perfectamente definidos, unas secuencias de acción en su tramo final electrizante —a destacar el magnífico combate que libran Nicholas y un personaje que no debemos desvelar, por el bien de la virginidad de conocimientos con el que debe afrontar toda película un espectador, que luchan a cara de perro sobre una maqueta del propio pueblo, simbolizando la hipocresía de la imagen del mismo como un lugar paradisíaco, a medida que los embates y choques de sus cuerpos contra la miniatura la destrozan en pedazos— y apreciables e imaginativos momentos de gore socarrón (impagable un asesinato que envuelve a un torreón picudo del patio de la iglesia y a la desgraciada cabeza de un periodista que espera sobre el césped que rodea el templo sagrado) que evocan en nuestra memoria a una excelente producción nacional dirigida hace ya unos cuantos años por Álex de La Iglesia. Me refiero a la estupeorgásmica “La comunidad” y la razón de el puente tendido entre las dos películas es mejor que quede en suspenso, hasta que el lector de esta reseña sea espectador de la película analizada en ella.

Para terminar, un consejo breve: “Vayan, vean y ríanse”. Desahogarse con films de esta calidad es un placer. A ver si aprenden otros cuál es la diferencia entre una parodia cinematográfica y una parodia (insulto) del cine.

 

Medios

UP_ArmaFatal.flv

Y además...

58.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..