Scifiworld

Cazafantasmas: Economía de la brillantez y un ¡Hurra! por los 80

el  Sábado, 05 April 2008 02:00 Por 
Análisis de esta legendaria comedia de los 80 y reflexión, a tenor de la narrativa cinematográfica de esa época, sobre los problemas actuales del cine espectáculo.

¡Oh, los felices 80, esa mixtura de estética pop, ligereza en la narración, elegancia en las formas y eclecticismo en las propuestas! ¡Oh, que tiempos aquellos en las que en el mismo mes uno podía encontrarse en cartelera ante el dilema: ¿Y en qué gasto mi dinero, “Blade Runner”, “La Cosa o E.T.”! ¡Oh, cuánto hace ya de la rotoscopia, de los maquillajes y las maquetas y los métodos tradicionales tan rudimentarios como efectivos! ¿Pero, idealizamos en exceso esta época? ¿Revivimos el pasado con una mirada autocomplaciente que no nos permite apreciar sus defectos? Analizando “Cazafantasmas”, uno de los mejores ejemplos de qué es el feeling de los 80, tal vez podamos responder a estas cuestiones. Como siempre, no hay un sí o un no, sino un depende.

Depende de dónde se encuentren las expectativas de uno cuando se sienta a la butaca ¿Qué quiero ver? ¿Una amalgama de explosiones y criaturas perfectamente realizadas y casi imposibles de vislumbrar por la velocidad del montaje o una historia sólida centrada en los personajes y que intenta engancharme antes de hacer que mis ojos se salgan de las órbitas? En realidad, estoy exagerando.

Es obvio las virtudes existentes en el cine de hoy en día en lo concerniente a la factura visual. Películas como “Transformers”, la saga “Piratas del Caribe” o nuestro primer blockbuster de este 2009, “10.000 B.C.”, ofrecen unas cotas de espectáculo impresionantes. Pero, por desgracia, muchas veces esa cota de espectáculo deriva en una simplificación argumental absoluta o en torpeza narrativa al intentar emular el estilo de los videoclips, del fast-food visual que supone rodar rápida y atropelladamente, consiguiendo una cacofonía en las imágenes, pues muchas veces la grandiosidad de sus escenas queda entorpecida por la forma en la que están rodadas y montadas.

“La niebla”, de Frank Darabont, es un ejemplo actual del enfoque del cine de género durante la década de los 80; como los hallazgos visuales de entonces no estaban a la altura de la actualidad se fiaba la efectividad de la película a la historia, a su casting y a su diseño de producción entendido éste como artesanía.

Cazafantasmas es un ejemplo perfecto de estas premisas y a la pregunta: ¿funciona hoy en día?, ¿resiste el paso del tiempo?, podemos afirmar que sí lo hace. Y, en gran parte, gracias a su director, Ivan Reitman.

Una de las cuestiones importantes sobre cómo está rodada cazafantasmas, y muchas de las películas de esta época, concierne a la generosidad del director. Reitman entiende perfectamente que, para que una comedia fantástica funcione, el director ha de ser lo más transparente posible. Su puesta de escena es devota de la historia, se somete completamente a ella y a su plantel de actores. Y estos responden sobradamente al reto.

A diferencia de muchos ejemplos en el cine de nuestros días en el que los personajes no pasan de ser clichés con hermosos (y arquetípicos) rostros adolescentes, en una película como “Cazafantasmas” el reparto es, curiosamente, la estrella de la función. Sigourney Weaver y Bill Murray encabezan un reparto perfectamente equilibrado en el que todos los intérpretes, y digo todos, conocen a la perfección cuál es su papel y actúan en consecuencia.

El hecho de no tener, desde el comienzo, unos efectos visuales que capturen la atención del espectador obliga a los actores y a los guionistas —en este caso, una feliz coincidencia que se da en Dan Aykroyd y Harold Ramis, ambos autores del libreto y ambos componentes del equipo de cazadores de ectoplasma— a ganarse la simpatía del espectador y, aunque los diálogos no sean siempre un prodigio de originalidad, el gracejo con el que están interpretados contribuyen a que nosotros compremos y nos involucremos con la historia.

Lo que es evidente es que en el apartado visual el film se queda muy, muy atrás de la presente pirotecnia, sufriendo más que otros films como “E.T.” o “Indiana Jones” porque el enfoque dado a los efectos especiales sí haría preceptivo el uso de la ingeniería digital para hacer más verosímil el resultado. Pero ojo, hablamos de efectos especiales, no de puesta en escena, porque la puesta en escena de esta película es mucho más elegante de lo que estamos acostumbrados a tragar, semana tras semana, en nuestra cartelera.

La claridad y la elegancia son claves en los blockbuster de esta época. No se busca confundir al espectador con el manierismo de los enfoques y encuadres o con un montaje excesivamente acelerado que lo descoloque con respecto a qué se está filmando y por qué. Como decía el maestro Spielberg en una entrevista concedida en su país hace sólo unos meses, es una cuestión de “geografía visual”, de que la puesta en escena sea cristalina al espectador, que en todo momento puede ubicarse en el flujo de la acción de manera natural, instintiva; sin detenerse a otra cosa que a seguir el argumento. Y ahí está la magia.

Así que el colofón de este análisis sería: “Sí, hay lecciones del pasado que conviene volver a aprender” y si observamos algunos ejemplos recientes hay gente que ya lo ha hecho. Piensen en Christopher Nolan y sus “Batman”, en cualquier película moderna de Spielberg, en los faunos y demonios de Guillermo Del Toro o en las distopías modernas de Alfonso Cuarón; todos ellos, con mayor o menor clasicismo en las formas, sí han respetado la cuestión de fondo: devoción a la historia. A fin de cuentas, de eso trata este negocio, de contar algo y contarlo bien. Economía de la brillantez, efectivamente, lograr los objetivos sin abusar de los recursos.

Medios

UP_Ghostbusters.flv
Más en esta categoría: « Transformers La Última Ola »

Y además...

41.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..