Scifiworld

Daft Punk´s Electroma: Aislamiento, alienación, asfixia...

el  Domingo, 06 July 2008 02:00 Por 
Análisis de una obra de arte a contracorriente.

El poder de la imagen no tiene límites. Al igual que el poder de las palabras o de la música, porque el arte no tiene límites. El arte es experiencia y es exploración. El arte se busca a sí mismo y nos encuentra a nosotros. “Daft Punk´s Electroma” es arte.

Y lo es por la vía radical, apostando por un camino que sus cineastas creen el adecuado para expresar con la mayor potencia posible su mensaje. ¿Y cuál es ese mensaje? Depende del espectador.

Las películas alegóricas que basan su intensidad dramática en el poder de sugerencia de la imagen son siempre campos fecundos para la mente. Películas como “2001: Una Odisea en el Espacio”, “Baraka”, “Berlín: Sinfonía de una ciudad” o la que nos ocupa, “Daft Punk´s Electroma”, exigen al espectador una participación en la obra artística, una introspección en sus propias inquietudes que le sirven, en primer lugar, para enriquecer el significado de la película y, en segundo lugar, para comprender la interpretación que los propios artistas han sembrado implícitamente en su obra. No existe obra de arte que no refleje las preguntas del creador, su cuestionamiento sobre la realidad, su visión del mundo y de la vida, ya como conjunto o en un aspecto en concreto. “Daft Punk Electroma” no es una excepción.

Independientemente de las sensaciones que nos despierten sus imágenes por separado, está claro que existe un hilo conductor en este film sin palabras (que no mudo) que articula una reflexión. Pero exige, como decíamos, cooperación e interés para descifrarlo.

El arranque del film es el perfil abrupto y veteado de un cañón, un retrato de la naturaleza en su aspecto más distante e inmutable. Al margen del viento, reina el silencio. Tras una sucesión de planos estáticos que nos muestran diferentes perspectivas del mismo paisaje, la ladera estratificada de una montaña, nos encontramos con un plano de perfil de un coche negro de estilo deportivo. Un coche vacío. El silencio es casi total. Dos figuras se acercan al automóvil. Suponemos por sus sombras proyectadas sobre la grava que son humanos, pero pronto descubriremos que sus rasgos se cubren con dos máscaras de aspecto robótico. Entran en el automóvil. Corte y vemos unas llamas ardiendo en primer plano. El título se cincela en letras negras: “Daft´s Punk Electroma” sobre el fondo fluctuante y ardiente. Esta imagen del fuego será un anticipo del desenlace.

Nuestro primer contacto con la realidad que nos presenta “Daft´s Punk Electroma” nos llega a través de las ventanillas del automóvil de los dos viajeros enmascarados. Es nuestro mundo, sí, reconocible en su arquitectura y en la actitud sus habitantes. Salvo en un aspecto fundamental: reina el silencio y todo hombre y mujer lleva uno de los dos modelos de cascos que lucen los propietarios del automóvil. Tampoco en sus manos encontramos el mínimo vestigio de la carne que nos hace humanos. Todas están enguantadas. Y, sin embargo, sus comportamientos, aunque mudos en palabras, son completamente cotidianos. Bodas, paseos por los parterres, tertulias gestuales con los compañeros del trabajo... Pero ni una palabra, ni un solo rostro. Y las manos, enguantadas.

La siguiente secuencia es de lo más reveladora. En el interior de un laboratorio completamente blanco, los dos protagonistas son atendidos por un grupo de científicos cuyo atuendo se confunde completamente con el fondo. Gracias a un engrudo de color rosado que vierten sobre sus cascos y a la manipulación de una espátula, los viajeros ganan un rostro; una identidad. Pero será por poco tiempo.

Pronto, el sol derretirá la pasta que modela sus facciones, y con la desaparición de ellas morirá también la esperanza por su diferenciación. El único camino será el de los proscritos. Perseguidos por los miembros de una sociedad cuadriculada e indistinta que los expulsa de su mundo con una hostil y silenciosa persecución, los atrevidos violadores del orden establecido se verán obligados a vagar por el desierto. Finalmente, la imagen de las llamas cobrará su sentido.

Si quisiéramos otorgar a “Daft´s Punk Electroma” una interpretación meramente literal se podría resumir en una frase el quid de lo acontecido: una pareja de robots fracasa en su intento de ser más humanos y su fracaso los lleva al suicidio. Pero una película con una planificación tan radical como ésta ya sugiere que el objetivo, el mensaje con el que los autores se identifican, puede tener un cariz más universal.

Hagámonos una pregunta, si tuviéramos que resumir en una palabra el estado del individuo en el mundo moderno, ¿cuál sería? “Desorientación”, probablemente, ocuparía uno de los primeros puestos de la lista.

“Daft´s Punk Electroma” explora, desde las fronteras de la ciencia ficción, la desorientación presente en nuestra sociedad actual, la disolución de la identidad a la que nos fuerza la sociedad de consumo y la radical herramienta de protesta que es el suicidio contra un malestar de fondo por nuestro estilo de vida.

La planificación surreal y onírica, con extraordinarios contrapuntos musicales en las secuencias claves, que plantean el dúo de realizadores franceses que conforman “Daft Punk” (el nombre artístico que ambos asumen y que se incluye en el título a la película), Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter, proporciona la textura ambigüedad necesaria a la propuesta. Sus largos planos secuencia son la mejor elección estética posible para que el cerebro del espectador se active y reflexione sobre el sentido de las imágenes.

 El valor de una película tan a contracorriente como este film en la vorágine de reciclaje cinematográfico en la que vivimos inmersos es inestimable. Contra una globalización cada vez más creciente que quiere sustituir los cerebros por un McBurguer, “Daft Punk´s Electroma” propone una bella elegía a los proscritos,  a aquellos que nos sentimos desenfocados en una partida con las cartas marcadas desde el primer baraje.

Y además...

36.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..