Scifiworld

Déjame entrar

el  Jueves, 04 August 2011 02:00 Por 
(Tomas Alfredson, 2008)
Si buscas la típica película de terror en la que los sustos van acompañados de golpes de música o zooms a la cara del monstruo de turno, esta no es tu elección. Esta producción europea, sueca para más señas, y segundo largo de su realizador, cuenta de manera tranquila y pausada la historia de dos personajes construidos a la perfección y presentados de una manera asombrosamente clara y definida. Dos marginados de la sociedad, cada uno a su manera, pero ambos criaturas diferentes y aisladas, solitarias, extrañas y taciturnas. Destinadas, quizá, a encontrarse y a que sus caminos coincidieran. Lo que quizá ninguno esperara es que, entre ellos, fuera a surgir un sentimiento tan puro como el que vemos en la película, plasmado de maravilla por los dos jóvenes actores, Kåre Hedebrant como Oskar y sobre todo Lina Leandersson como Eli. Esta joven actriz transmite más con una sola de sus miradas a la cámara que José Coronado en toda su carrera, llenando cada una de las escenas que las que aparece y aportando una presencia a la cinta que ya querrían muchos actores. Una interpretación realmente impresionante, como su personaje, una vampira de 12 años de aspecto pero que ni se sabe los años que puede llevar ya en el mundo. Fría, depredadora, una superviviente, pero aún así capaz de amar de un modo profundo y hermoso, como una niña y como una mujer, quizá con lo mejor de cada.
 
Y es que, pese a que uno de los protagonistas de la historia sea un ser sobrenatural, su manera de comportarse y de interactuar con los demás personajes es totalmente creíble. No nos encontramos a un vampiro de largos colmillos, aspecto cuidado y pulcro y labia para conseguir camelar a sus víctimas. Vemos a un auténtico depredador que se sirve de su apariencia, en ocasiones, para lograr acercarse a sus presas. Un ser para el que no puede aplicarse la moralidad ni la ética cuando su único precepto es seguir vivo. Un animal en toda regla. Enormemente significativa la conversación entre Eli y Oskar cuando ella le recrimina sus tendencias claramente psicópatas (atención al personaje del niño, porque su personalidad perturbada queda clarísima en su comportamiento), mientras que ella se defiende diciendo que, lo que hace, es para sobrevivir. Otro momento de gran impacto y que evidencia que la vampira siente realmente algo muy fuerte por Oskar, es cuando asistimos a la consecuencia de que Eli entre en casa de Oskar sin haber sido previamente invitada por él. La reacción de Oskar al ver lo que ocurre tampoco puede ser más acertada, y el abrazo posterior se convierte en uno de los instantes más emotivos de la película.
 
Por otro lado, la casi ausencia de banda sonora y una estupenda fotografía que contrasta la oscuridad con la nieve, la sangre con el blanco e incluso a los propios protagonistas (un rubísimo casi albino y una vampira de pelo negro) apoyan al ritmo lento pero constante en que la historia avanza y vemos crecer a los personajes. Los vemos acercarse, comunicarse con su particular código morse a través de la pared que separa sus cuartos y sus mundos, tomar conocimiento uno del otro. No faltan escenas casi de escándalo tratándose de niños, en las que el erotismo y la sensualidad de la relación entre Oskar y Eli inunda la pantalla, en especial la visita que ella hace a la cama de él después de haberse alimentado de su antiguo ayudante. Y el final de la película... solo puedo decir que esa última escena en la piscina, con la filmación submarina de Oskar y el ruido amortiguado que escuchamos del exterior, pasará a la historia como un clásico del terror. Y, si el tiempo hace justicia, "Déjame entrar" acabará convertida en la obra de culto que para mí ya es.
Más en esta categoría: « Donnie Darko Martin y Hugo »

Y además...

01.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..