Scifiworld

eXistenZ

el  Miércoles, 20 May 2009 02:00 Por 
Juégalo. Vívelo. Mátalo.

SINOPSIS:

Allegra Geller, la mejor diseñadora de videojuegos del mundo, está testeando su nuevo juego de realidad virtual, eXistenZ con un grupo de personas. Al comenzar, es atacada por un asesino fanático empuñando una bizarra pistola orgánica. Escapa con un joven estudiante de Marketing en prácticas, Ted Pikul, quien es de pronto asignado su guardaespaldas. Desfortunadamente, su vaina que contiene la única copia del juego eXistenZ está dañada.


FICHA TÉCNICA:

Título original:
eXistenZ| Año: 1999 | Duración: 97 min | Color | Sonoro

Director: David Cronenberg| Productor: David Cronenberg| Guión: David Cronenberg| Fotografía: Peter Suschitzky| Música: Howard Shore| Montaje: Ronald Sanders|

Reparto: Jennifer Jason Leigh ( Allegra Geller); Jude Law ( Ted Pikul), Iam Holm ( Kiri Vinokur); Willem Dafoe (Gas), Don McKellar ( Yevgeny Nourish), Callum Keith Rennie ( Hugo Carlaw); Christopher Eccleston ( Conferenciante); Sarah Polley (Merle), Robert A. Silvermann ( D’ Arcy Nader), Oscar Hsu (camarero chino), Kris Lemche ( Noel Dichter), Vik Sahay ( dependiente).

COMENTARIO:


Viendo " eXistenZ" de David Cronenberg, he vuelto a reflexionar acerca de la "nueva carne". La nueva carne se entiende en el cine de David Cronenberg como una unión o extensión de máquina y cuerpo humano. Algo así como un organicismo de la tecnología. En lo profundo de esta concepción se encuentra la eterna dicotomía cuerpo/mente, consciente/ inconsciente. Cronenberg apuesta por entender el mundo de una manera mucho más física, intenta "liberar" al cuerpo de la dictadura de la mente y del raciocinio y crear una "lógica corporal inteligente" que dinamite la concepción "vulgar" o "primaria" del cuerpo. El cuerpo en Cronenberg es un ente inteligente que responde a una lógica peculiar alejada de la concepción lógica del ser humano y de la razón ilustrada. Sus impulsos, sus motivaciones, sus reaciones son distintos.

La nueva carne es también una filosofía acerca de cómo entender la vida. Podemos observar mucho sobre el comportamiento de la nueva carne en Crash (David Cronenberg, 1996). Los personajes de "Crash" tienen una forma de relacionarse con los objetos que escapa al pragmatismo y la esterilidad propios del siglo XXI. Es una forma afectiva e incluso sexual de ponerse en contacto con los objetos y una manera corporal de entender el mundo.

Las motivaciones no son ya de orden intelectual o práctica, los objetos no son ya medios, si no que tienen sentido en sí mismos, tienen un significado especial al unirse con el cuerpo humano. Son entes vivos que respiran y palpitan junto con su hacedor. La motivación última de los personajes es elevar su sensibilidad y sus pulsiones internas al máximo exponente, poner todo su cuerpo en éxtasis, vivir una corporeidad total que abstraiga la serenidad y la dominancia de sus rutinarias mentes. En "eXistenZ" llama peculiarmente la atención el tratamiento del cuerpo en relación a su unión con los objetos, ya no es una unión espiritual sino absolutamente física [al igual que ocurre en "Videodrome" (David Cronenberg, 1983)], la conexión orgánica y de facto de un organismo a una máquina, que ya no es tal máquina, sino otro organismo vivo que se adhiere como si fuese un usb , alimentándose de la energía del humano, con venas y pequeños órganos e incluso un corazón; pero a la vez, transfiriendo datos de un videojuego, como lo haría una videoconsola o un PC.


Las "máquinas" sienten, se mueven por sí mismas, se rebelan e incluso enferman y son operadas. Es una forma de entender el mundo mucho más natural, los objetos son creados por el hombre a su imagen y semejanza, ignorando esa fobia hacia los fluídos y hacia el cuerpo de la sociedad hoy día. En Cronenberg se difiende una aceptación total del cuerpo en sí mismo, no del maniquí edulcorado y desnaturalizado que ha creado la sociedad. El cuerpo en su suciedad, en su desequilibrio, en sus protuberancias, en sus diversas e irregulares texturas, en sus formas y deformaciones y sobre todo en su transformación. Si hay algo que prima en el cine de Cronenberg, es la transformación como característica esencial del ser humano, el eterno devenir de un cuerpo en constante cambio y la manera en que éstos se producen.

El cambio no es sólo mental o moral, sino físico y, normalmente, conlleva un descubrimiento o un alumbramiento de una nueva conciencia del ser. Esta concepción contrasta con lo que se intenta en la sociedad contemporánea, que es frenar esa progresión, buscar el estancamiento de lo físico, intentar ser eternamente jóvenes y bellos. Algo parecido pasa con los objetos, intentamos mantenerlos siempre nuevos, si se estropean, no los reparamos, compramos otros nuevos, los limpiamos escrúpulosamente con miedo a que se "infecten", buscamos el orden, la simetría, olvidar que sólo somos carne, huesos, fluídos rezumantes y que nuestra fragilidad se escapa a nuestra inteligencia.

“eXistenz” supone un paso más hacia la exploración de la unión máquina/cuerpo humano y la apertura a este metacuerpo de realidades paralelas. Como ya trató en Videodrome (David Cronenberg, 1983), el cuerpo necesita ser alterado y mutado para poder acceder a esa nueva realidad. En el caso de Videodrome, la alteración provenía del injerto de cintas de vídeo en una hendidura (con apariencia de genitales femeninos) que se abría en el pecho del protagonista (James Woods). En el caso de “eXistenZ” la conexión se produce a través de un biopuerto (un agujero en la base de la espalda) que se genera quirúrgicamente y al que literalmente se “enchufa” un cordón umbilical que une al ser humano con la máquina (también orgánica). Podríamos decir que “eXistenZ” es una revisión de la ya obsoleta Videodrome. Ambas tienen evidentes paralelismos, tanto en Videodrome como en "eXistenZ" hay implicadas enormes multinacionales de gran poder que esgrimen oscuros intereses. En "eXistenZ" al igual que en Videodrome se “accede” a una realidad paralela que comienza a interferir con la verdera realidad hasta casi confundirse, generando un dilema al protagonista. "eXistenZ" gravita sobre el tema de las realidades virtuales. El mundo del videojuego se confunde de tal forma con la realidad que los protagonistas no saben en cual de las dos esferas se encuentra, e incluso, el propio espectador se encuentra perdido en varias ocasiones.

El dilema moral planteado es hasta qué punto la realidad virtual es un espacio en el que “todo vale” y en el que se pueden llevar a cabo tanto los sueños imposibles como las más oscuras fantasías. Las multinacionales del videojuego y las distribiudoras defienden su mercado de gratuita violencia y explítico contenido sexual aludiendo a que es “sólo un juego”. Cronenberg llama la atención sobre la verdadera delgadez de la línea que separa ambas esferas y que cada vez se estrecha más y más hasta la futura y peligrosa unión de ambas. El director, es un visionario acerca de los dilemas en que ciertos progresos tecnológicos pueden derivar, como la dificultad que sufrimos ya hoy en día para escapar de esta realidad paralela.

La realidad paralela es aquella formada por los Media, por todas las entidades mediáticas procesadores de información y conformadoras de nuevos significados: televisión, periódicos, y sobre todo Internet. Estos soportes generan una telerrealidad que en ocasiones llega a sustituír a la realidad tangible e, incluso, la modifican. La verdadera realidad no crea ni modela la telerrealidad o realidad mediática, sino que los medios de comunicación crean una realidad que no sólo ocupa el lugar de la verdadera realidad, sino que la transforma a su gusto. El conflicto aparece cuando actuámos y nos movemos en un magma de realidades ficticias y generadas en función de intereses privados y de forma unidireccional, se pierde toda objetividad y perspectiva sobre el estado de las cosas y nuestro lugar en el mundo.

“eXistenZ”, tal y como hemos visto, pone sobre la mesa varios de los conflictos más graves que adolece la sociedad conteporánea y presenta una serie de elementos a priori interesantísimos (una sociedad construida sobre videojuegos, la unión de telerrealidades con el mundo real, la unión física de la máquina y el ser humano...). Sin embargo, su tratamiento en el film nos deja un sabor de boca amargo. Empieza de una manera brillante, presentándonos a los personajes de forma magistral y generando grandes expectativas que nunca llegan a cumplirse. Los diálogos son reiterativos y en ciertos momentos, plomizos, la protagonista Allegra Geller (Jennifer Jaso Leigh) parece, literalmente, un “manual de instrucciones”.

Los acontecimientos se anuncian con un gran redoble de platillos pero se suceden sin más emoción ni sorpresa. La película resulta cada vez más predecible y los únicos momentos de incredulidad los ofrecen continuos giros dramáticos sobre las mismas cuestiones: realidad/ficción, identidad de los sicarios de Allegra Geller, lucha entre corporaciones por la patente del videojuego... El mundo virtual de “eXistenZ” se nos promete como algo nunca visto capaz de revolucionar una sociedad entera e instigar una revolución, y una vez dentro del mismo no vemos nada sorprendente a mayores de los ya conocidos “anfibios mutantes”. En definitiva, “eXistenZ” contaba con elementos suficientes para convertirse en una joya de la ciencia ficción, pero patina en su arquitectura dramática, personajes, diálogos y diseño de producción.

Aun así, no podemos obviar que plantea, como es usual en Cronenberg, dilemas muy interesantes y terriblemente contemporáneos. La problemática de la realidad/ficción, cuerpo/mente/máquina, la lucha por el poder, la fragilidad moral del ser humano, etc. Cronenberg, nos desvela un poco más y nos adentra en esa nueva forma de entendernos a nosotros mismos y de relacionarnos con el mundo, la nueva carne. La coordinación del cuerpo con la mente, los instintos y las pulsiones con la conciencia, la comprensión total de nuestros propios mecanismos físicos y mentales, la unión orgánica con los objetos. Una mirada hacia el interior que revierte en el exterior para volver otra vez convertida en una descarga que recorre ya no sólo la mente, sino todos los poros y recovecos de nuestro organismo.

CURIOSIDADES:

- En la escena donde se introducen en "eXistenZ", el asesino que llegará después, Noel Dichter, escane su tarjeta de identidad. En el reverso de la tarjeta, una línea de texto es escaneada, dicha línea se encuentra escrita en la antigua lengua babilónica.

- El repetido uso de frases que comienzan con“Muerta a...”, tales como “ Muerta a la diabólica Allegra Geller!” y “ Muerte a eXistenZ!”, es una referencia a las mismas consignas presentes en Videodrome ( David Cronenberg, 1983), cuyos personajes repetían “ Muerta a Videodrome, larga vida a la nueva carne”.

- El personaje de Allegra puede que sea una referencia al personaje secundario del mismo nombre presenta en la novela “ The Star Pit” de Samuel R. Delany. En esa novela, Allegra es una niña prodigio capacitada para proyectar telepáticamente cualquier tipo de realidad que ella desee a cualquiera a su alrededor.

- El lubricante que Allegra usa para el biopuerto de Pikul se llama XE-60, sólo una letra más en el alfabeto que el lubricante WD-40.

Medios

UP_Existenz.flv
Más en esta categoría: « La Última Ola Gattaca »

Y además...

24.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..