Scifiworld

Funny Games o el placer de lo insufrible

el  Sábado, 12 July 2008 02:00 Por 
Breve reseña crítica sobre Funny Games, un espeluznante filme de terror crítico...
Reconozco que no fue hasta hace unos días cuando escuché eso de Funny Games, un título que ya por su jugetona fonética me atrajo. Investigué y pronto me topé viéndola en el cine, y enterándome luego de que era un remake. Pero no el típico remake, sino uno hecho por el mismo director y, con innovadora categoría, con los mismos encuadres, los mismos planos, las mismas escenas y diálogos; vaya, prácticamente la misma película. Me resultó bastante curioso, y creo que nunca antes vi algo así.

Funny Games es un filme que por su terrorífico mensaje pasó desapercibido para gran parte del público y que, sin embargo, para aquellos que tuvieron el placer -o el disgusto- de visionarlo, lo aclamaron como una obra de culto independiente. Hablo, claro, de la primera película, la austriaca, que se rodó justo diez años antes (1997) de que llegara ahora de nuevo a la gran pantalla su re-versión, sólo que con actores distintos y un rodaje yanqui.

He visto ya las dos películas y realmente no sabría sacar muchas diferencias. Si bien creía que en el reparto de actores y en las actuaciones de estos sería donde discerniría en según qué cosas, me doy cuenta de que me resulta algo difícil hacer esto, porque las dos películas me parecen magníficas, y todas las actuaciones igual de ejemplares. Quizá el modelo de pareja antigua cambia; en aquélla era un matrimonio distinto, o más antiguo, y en esta nueva sale una Naomi Watts que eclipsa a su marido con su juventud esplendorosa.

Me encanta que rompa la cuarta pared y se dirija al público, lo cual es la muestra más clara del mensaje que quiere transmitir Haneke con esta obra de arte que ha lanzado al público, aunque no digeribles por todos, estoy de acuerdo. Nos hace constantemente partícipes del "espectáculo", de esa violencia distinta y alejada de los moldes hollywoodienses pero que sin embargo resulta más realista y cruda, y que sabemos que está ahí. Pues es precisamente esa la crítica que el director lanza según declaraciones propias.

Con Funny Games pretende removernos las vísceras, irritarnos, crearnos una insoportable necesidad de sentir asco. Y lo consigue. Ya lo creo que lo consigue. Con la película nos rompe un molde, la misma convención de la que parte precisamente la literatura de terror para apoderarse de nuestros miedos: los buenos no siempre ganan. Se puede rebobinar la película porque, claro, nosotros somos esclavos y estamos en manos de lo que el director elija, de lo que a él le resulte más apropiado mostrarnos. Y lo aceptemos. Él es el dios de la obra, y nosotros meros espectadores. Y ese es uno de los mayores aciertos de estos filmes en los que Haneke nos insiste en que participemos, y entremos en la propia apuesta de la película. Que queramos algo y lo consigamos, y luego nos lo quiten. Es esa impotencia, me parece, la que hace que muchos no acepten la verdad de la película: el mundo da asco, y a nadie le gusta que se lo enseñen sin algo de decoro.

Haneke lo hace. Lo desnuda, y nos lo enseña. Y la crítica queda dentro de todo ello. Estamos hartos de ver morir gente en miles de películas, en los medios audiovisuales, en televisión, en libros. Pero hay cosas que no se nos enseñan, para pasar a anclarse en esteriotipos. Funny Games rompe con todo esto. Y por eso, por ser tan metacinéfila y vanguardista, es por lo que me encanta. Es sin duda alguna un perturbador relato lleno de humanidad...

Medios

FunnyGames_clip.flv

Y además...

30.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..