Scifiworld

Infoxicación

el  Viernes, 30 May 2008 02:00 Por 
No hay tiempo para asumir todo lo que se hace por ahí. Ya casi ni apenas para disfrutarlo. Se llega al punto en el que se escucha un disco para poder decir que lo has hecho y para decidir si te gusta o no y pasar a otra cosa. Mariposa.

Cada semana recibo algún email de amigos recomendándome varios discos de nuevas bandas. Es curioso: Prácticamente siempre se trata del primer álbum del grupo. Para cuando los chavales de turno sacan el segundo, ya no son nuevos y por tanto su trabajo ha perdido un alto porcentaje de atractivo. Sin reflexionar, meto los nombres en el programa de descarga y en dos ratos tengo los discos bajados. Luego los escucho durante siete u ocho días y me encantan. Pero para entonces ya he recibido otros emails recomendándome otros tantos primeros discos de otros tantos nuevos grupos. Y así gira la rueda.

No hay tiempo para asumir todo lo que se hace por ahí. Ya casi ni apenas para disfrutarlo. Se llega al punto en el que se escucha un disco para poder decir que lo has hecho y para decidir si te gusta o no y pasar a otra cosa. Mariposa.
Un servidor de ustedes tiene 28 años. Hace, pues, catorce que compré mi primera cinta de casete. Era un disco de Loquillo y los Trogloditas (sí, qué pasa). El momento en que lo pillé del estante de la tienda fue emocionante. Pasé meses escuchando ese disco junto a varias cintas de AC/DC, The Doors, Nirvana y The Beatles que tenía grabadas, además de un casete de chistes de Eugenio bastante buenos. Hace años que no escucho ese álbum de Loquillo, pero me sé todavía las letras de memoria y los acordes de varias de las canciones. Canciones que me determinaron. Que supieron encauzar, encarnar y reforzar mis sentimientos de adolescente. Que se hicieron parte de mi personalidad y así sigue siendo hoy.

Cuando tenía 17 años, dos canciones de Oasis (Wonderwall y Don’t look back in anger) aterrizaron en medio mi clase como sendos misiles sónicos. Los dos o tres que entonces aprendíamos a tocar la guitarra nos quedábamos después de clase para tratar de sacar los acordes, aprender las letras y pillar los solos. Es imposible rememoras aquellos días de mi vida, intensos como un beso en el lago de Como, sin escuchar de fondo la guitarra y la voz de los Gallagher.
¿Qué pasaría si escuchase hoy por primera vez esas canciones? Tal vez alguien me recomendaría el disco por email. Me lo bajaría. Diría que es guay y a los siete días pasaría a otra cosa. Mariposa. Hay demasiado y demasiado bueno. Infoxicación lo llaman.

Y todo este rollo de (dañina) nostalgia viene a santo de una pregunta: ¿Va a pasar igual con la literatura? ¿Se nos viene encima un tsunami de libros digitales que leeremos para luego pasar a otra cosa. Mariposa?
Está claro que la gran diferencia es que la música se disfruta de manera pasiva, mientras que los libros requieren una atención activa. Los libros llaman a la puerta de nuestra cabeza y nosotros les dejamos entrar o no. Enteros o en parte.

A todo este rollo de la era digital sólo le veo ventajas. Especialmente después de conversar mil veces sobre el tema con un amigo documentalista que me obligó a ver la cosa como una oportunidad.

Pero siempre es útil mirar el negro culo de la sartén: Es un lujo tener toda la información, todo el arte y toda la cultura a un clic. Es un lujo del que nadie debe privarse y que hay que disfrutar. Ahora bien, nosotros, como personas en teoría pensantes, como catalizadores de ideas e impresiones, ¿estamos preparados para desbrozar, asumir, digerir, valorar todo esto? No afirmo, sólo pregunto. Vivimos la era de la información. Pero también de la confusión. Es interesante pensar que un ilustrado del siglo XVIII no tenía en su biblioteca más de 20 o 30 libros (muchos menos que cualquier chaval de hoy en día). Y mi pregunta es: ¿Sabía él menos que nosotros?

Firma: José Miguel Vilar Bou

Más en esta categoría: « Transformers La Última Ola »

Y además...

51.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..