Scifiworld

Previniendo el desastre

el  Sábado, 29 September 2007 02:00 Por 
Algunas veces la desagradable tarea de aguantar una película como Premonition tiene la recompensa, nada desdeñable para el crítico, de emplear su labor como ayuda al espectador, pues no es otra la función de una reseña que el avisar sobre el interés o carencia del mismo que una producción puede tener, más aún cuando el precio de las entradas se ha convertido en un problema para nosotros la gente joven.
Por ello no queda más que deciros (antes de empezar a enumerar los argumentos que demuestran, subjetivamente, la ínfima calidad de este producto) que no vayáis a ver Premonition, existe un infinito de actividades más interesantes en las que recrearse durante la (interminable) hora y media de duración de la película.

Vayamos por partes. En cuanto al guión, en los tres campos en los que todo guión se define, personajes, estructura narrativa y diálogos, decir que el nivel en todos ellos no alcanza siquiera el del entretenimiento mediocre, sino que bordea (y en el caso de la propia historia rebasa ampliamente) la frontera de lo ridículo. En cuanto a sus personajes poco puede decirse porque no existen, son meros estereotipos, lo mejor que puede decirse de los diálogos es que pueden eliminarse de la película sin que la “historia” naufrague (lo que nos dice mucho de la labor de su guionista) y lo que más nos importa, aquello que se nos cuenta no es más que un refrito mediocre y previsible (la única premonición que es de veras realista es la que el espectador sufre adelantándose al argumento sin el menor esfuerzo) en su primera parte (la buena) y un insultante ejercicio de estupidez (que para más inri cae en lo pseudos-religioso con una frase para el recuerdo “La naturaleza aborrece el vacío, no muy distintas de las acuñadas por la famosa iglesia de la cienciología) que además está plagado de incoherencias que salen a la luz a poco que el espectador reflexione (si es que aún le quedan ganas) sobre lo que se le está contando.

El equipo artístico de la película (por llamarlo algo,) es decir, su director de fotografía, compositores y, sobre todo, director y responsable máximo de la misma (un debutante sin conocimientos ni entusiasmo que oculten sus carencias), realizan su labor con una dejadez inaudita, acusando una falta de interés total en la labor que están haciendo, pues son los primeros en no creer en aquello que nos cuentan (y en esto hay que darles la razón, no merece la pena el esfuerzo). Escenas rápidas a pulso de videoclip para el “suspense” (inexistente), largos primeros planos de su estrella (y único motivo de estreno) Sandra Bullock, actriz cada vez más apagada y perdida en su carrera (sólo Crash destaca como un producto estimable en lo reciente de su trabajo interpretativo), golpes de sonido para asustarnos y desconcierto general a la hora de no aburrir o incluso irritar al espectador. Del resto del reparto poco se puede decir, son fantasmas sin ninguna personalidad, que recitan sus frases como quién lee el periódico en voz alta, nada, el más absoluto vacío. Si es cierta la “monumental” sentencia que sostiene la película (recordad: “La naturaleza aborrece el vacío”) esta película es por definición aborrecible. Curiosamente en eso tienen razón.

Más en esta categoría: « Transformers La Última Ola »

Y además...

35.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..