Scifiworld

Spiderman 3

el  Sábado, 29 September 2007 02:00 Por 
Muy buenas mis queridos fans y tele arácnidos, vuestro querido trepamuros os quiere dejar un mensaje para que no os dejéis engañar por el J. Jameson de pacotilla que escribe estas líneas sobre mí. Todos sabemos que me queréis y que iréis a verme, os prometo, acción, emoción, sonrisas y lágrimas, ¡Nunca veréis nada igual hasta que decida volver dentro de unos años! ¡No faltéis a la cita! Atentamente vuestro amigo y vecino Spider-Man

Bueno después de escuchar al trepamuros, creo que todos estáis esperando que se diga: “Es una amenaza para la ciudad. Un ejemplo de perversión enmascarado para nuestros hijos. Un farsante con mallas y un hortera. Un...” En fin que tal vez la mejor forma de empezar con este mega éxito anticipado que es la tercera parte de Spider-Man, es admitiendo que, diga lo que diga esta crítica, todo el que la lea la va a ir a ver y, además, hará bien. Un turno de ruegos y preguntas. Empezamos: “¿Cómo es, cuéntame por Dios, cóooomoooo eeeessss? Bueno pues al igual que las anteriores mantiene un buen equilibrio entre tensión dramática y... “¡Que tensión dramática ni que...! ¡La acción, la accióooooooon!!” Pues sí, pues sí la acción es impresionante de echo... “¿Y Veneno? ¿Qué pasa con Veneno? ¡Dímelo yaaa!” Hombre está un poco delgado para mi gusto. “¿Y es muy larga? Yo quiero que dure un millón de años por lo menos”. Unas dos horas y media. “¿Pero no es aburrida?” No, hombre no, tranquilo, te lo vas a pasar muy bien. ¿Así que es la mejor de las tres? Pueeeessss.... “¡La mejor de las tres! ¡Quiero saber más, quierooo sabeeer máaaassss!” Sigue leyendo “Pero no me cuentes nada ¿eh?” Tranquilo. No lo haré.

Reparto y director

El equipo de siempre, el de lujo, el de toda la vida de esta, ya, trilogía: a los mandos del timón el inclasificable y terriblemente divertido Sam Raimi, Kirsten Dunst en la piel de M.J., Peter Parker o Tobey Maguire que es decir lo mismo, además de los viejos conocidos (James Franco como el duende verde, o nuestra querida tía May, Rosemary Harris) y los nuevos fichajes, dos en el lado de los villanos (Topher Grace como Veneno y el compañero de fatigas Paul Bettany en “Entre copas” Thomas Haden Church, interpretando a un muy interesante Hombre de Arena.)

Además tenemos una nueva incorporación femenina, como interés romántico para Peter Parker, la hermosa (y tristemente fallecida en los cómics a manos del Duende Verde en uno de los momentos más célebres del mismo, no diremos nada de lo que ocurre en su paso al celuloide) Gwen Stacy, que se gana nuestro corazón encarnada con irresistible gracia e inocencia por Bryce Dallas Howard. De Sam Raimi poco se puede decir, salvo que el paso de los años y la llegada de la fama mundial, no han cambiado para nada su particular forma de entender el cine. Influenciado desde joven por la estética de los cartoon de la Warner, su carrera y estilo se asemeja al de otro gran cineasta de brillante éxito (y mucho mayor talento, todo sea dicho) el neozelandés Peter Jackson.

Ambos cineastas se criaron en los divertidos y manieristas terrenos del gore más irónico, “Posesión Infernal” y, sobre todo, la delirante “Braindead. Tu madre se ha comido a mi perro” experiencias que los dotaron de un sentido del humor particular y de un cierto gusto por la estética recargada y el chiste fácil (mucho más presente este “defecto” si es que se le puede llamar así está en Raimi que en Jackson). Ambos son cineastas que dominan el espectáculo de la imagen con el movimiento circense de la cámara (adoran el uso del travelling y del plano secuencia) en combinación con su portentosa capacidad creativa para crear planos inverosímiles e impactantes (la pantalla dividida en cuatro cuadrantes, uno para cada tentáculo, de Spider-Man 2 en el nacimiento del Doctor Octopus) y la rara cualidad de saber usar las escenas dramáticas con la misma soltura que las de acción y el echo de haber lanzado sus carreras al estrellato con sendas trilogías, son cualidades que hermanan a realizadores del cine de entretenimiento y espectáculo en los mejores sentidos aplicables a dichas palabras. Al contemplar el cierre de esta trilogía sobre el trepamuros más querido por el público, se puede afirmar que Sam Raimi puede estar orgulloso de su trabajo, aunque diste de ser perfecto, como veremos a continuación.

Película

Comencemos por lo fácil, las virtudes de la película. Las mismas que se mantienen constantes en toda la saga, un buen y bien elegido reparto, que aportan a los personajes el grado de credibilidad necesario para no convertirlos en meros monigotes de las secuencias más trepidante, una historia cuidada en todos sus aspectos, con un buen balance entre comedia, drama, escenas de acción y romance, un gran apartado técnico y artístico, muy buenos efectos especiales (aunque el abuso de las imágenes renderizadas por ordenador reste puntos a la credibilidad de lo que vemos en muchas escenas), gran fotografía (firmada por Bill Pope, que ya trabajó con Raimi en la segunda parte de la saga de Spider-Man, en Darkman y en el cierre de su trilogía de terror “El ejército de las tinieblas”, con colores vivos y próximos a la paleta del cómic) y una emocionante y ya clásica banda sonora (aunque esta se resienta en la última entrega debido a la ausencia de su padre Danny Elfman, Christopher Young hace un buen trabajo de camaleón pero se nota la ausencia del genio, en un trabajo demasiado frío, de laboratorio). Todas estas virtudes contribuyen a generar una inercia positiva que marca una línea clara a seguir para cada nueva entrega.

Ahora vamos con aquellos aspectos que se podrían haber mejorado, que no son pocos. El primero tiene consecuencias múltiples, que marcan una pequeña (pero importante) tara a la película y es el exceso de acumulación de personajes y situaciones en el guión. Pasan demasiadas cosas y hay demasiados hilos en la historia, lo que provoca que algunos se vean desmadejados o maltratados con una escasa cuota de pantalla (los ejemplos más sangrantes son los de Veneno y Gwen Stacy, casi personajes florero para ambientar la historia, cosa que no se entiende dado la obvia relevancia que, al menos el primero, deberían tener.)

El segundo serían los fallos de ritmo en el desenlace de la película, la macrosecuencia de acción que debía dejar las mandíbulas en el suelo al acumular villanos y héroes en una lucha sin cuartel. La verdad resulta decepcionante, no por carecer de imágenes impactantes sino por estar mal contada. Se pierde el brío narrativo al intentar subir tanto el número de elementos y la escala de los mismos. Además el inserto de unas, poco afortunadas, secuencias cómicas entremedias del combate eliminan la emoción de dicho clímax.

Por último comentar el hecho de que dos escenas en concreto, se salen del tono de lo aceptable por resultar excesivamente ridículas y casi paródicas (resultarían más lógicas en un producto del corte de “Scary Movie” que en la tercera entrega de Spider-Man), rompen el ritmo del relato y nos dejan un mal sabor de boca, como si el director y su reparto pensaran que el público está dispuesto a consumir todo lo que se les de, por estúpido que sea. Pero globalmente se trata de un buen trabajo, aunque un peldaño por detrás del anterior (ya se ha firmado una cuarta parte con guión de David Koepp e idéntico equipo técnico y artístico, así que aún resta otra oportunidad para superarla). Una escena para el recuerdo, el nacimiento del Hombre de Arena, sencillamente hermoso.

Conclusión

Pues que nadie va a salir defraudado, la película da todo lo que se le supone que debía de dar y esos pequeños errores no emborronan el hecho de que nos encontramos ante un producto bien urdido, de fácil consumo y que nos hará pasar un muy buen rato, aunque sin alcanzar la tensión dramática y emotiva de la segunda parte. Una reflexión final, tal vez sea el momento de asumir el riesgo e inyectar sangre nueva a esta saga, tanto en el reparto como en su realización; a veces el acomodarse crea malas costumbres y siempre mengua el factor sorpresa en el espectador. Aunque claro más vale "bueno" conocido que J. Jameson por conocer.

Más en esta categoría: « Transformers La Última Ola »

Y además...

04.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..