Scifiworld

¿Tú lo harías?

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: Matar a Dios
  • Año: 2017
  • Director: Caye Casas & Albert Pintó
  • Guión: Caye Casas & Albert Pintó
  • Reparto: Itziar Castro, Eduardo Antuña, Boris Ruiz, David Pareja y Emilio Gavira
  • Duración: 90 minutos

El gran premio del público en el ya inminente festival de Sitges no se gana todos los días. De hecho, se gana sólo una vez al año y solo una afortunada. O no tan afortunada, porque si hablamos de suerte está claro que Matar a Dios no es una de esas cintas a las que los éxitos le han caído del cielo, sino que se ha cosechado con el sudor y el buen hacer de todo su equipo, tanto técnico como artístico, todos los premios y reconocimientos que ha ido coleccionando a lo largo y ancho de todo nuestro planeta. España es un país complejo a un buen número de niveles y siempre se ha caracterizado por que sus gentes (y más en los últimos años) están a un paso del surrealismo. Tal es el surrealismo que siempre que nuestro país concibe una obra cinematográfica de nivel, es más reconocida más allá de nuestras fronteras con una magnitud infinitamente mayor a la que le pueda dar toda la piel de toro. Los ejemplos son incontables y no voy ahora a convertir mi texto en una denuncia o un alegato al eterno refrán de que nadie es profeta en su tierra, pero algo me dice y acercaría bastante la mano al fuego porque si la estupenda película que hoy abordamos hubiese sido filmada por un grupo de cineastas cuya lengua no aprenderíamos jamás, casi seguro estaríamos hablando de una película de culto desde el minuto cero. No nos anticipemos, Matar a Dios tiene todas las papeletas para convertirse en una, pero el público tiene que darla una oportunidad, porque sinceramente la merece.

Pero vamos al lío, la penúltima locura de los cineastas Pintó & Caye (sí, sé que es su ópera prima como largometraje, pero ya venían de rodar un buen puñado de cortometrajes cada uno y seguro estoy de que no será el último) trata la peculiar historia de una familia costumbrista en la noche de fin de año en una aislada casa en las profundidades de un bosque ibérico. Entre medias de una serie de acontecimientos que tensan la relación entre los personajes aparece en escena un misterioso enano homeless, que dice ser Dios personificado y cuyo plan es destruir a toda la humanidad a la mañana siguiente. A toda la humanidad salvo a dos individuos, que los protagonistas de la cinta deberán elegir antes de que salga el sol.  

Para comenzar se nos presenta un prólogo cruel y acertadísimo para la ocasión, con un tono de leyenda, casi de cuento o fábula, que impregna la producción hasta el final y en cuya atmósfera reside gran parte del magnetismo de la obra de P&C. Ese halo entre lo castizo y el surrealismo doméstico se ve acompañado, en todo momento, de una extraña, pero efectiva belleza visual, que tanto libreto como personajes y demás aspectos acompañan sin ningún tipo de problema, dotando a la película de una marcada identidad y un carácter único. Puede beber y tener referentes, en efecto, el cine de Jeunet, Buñuel o Álex de la Iglesia supervisan en todo momento el film, pero Matar a Dios va más allá y se desmarca del mero plagio/homenaje para sencillamente solo inspirarse en elementos ya vistos en estos y otros realizadores para crear su propio rompecabezas. Y uno de los componentes que lo confirman sería una incorrección política más valiente y atrevida, que incrustar un mero mensaje social tras alguna secuencia turbia. En ese aspecto Matar a Dios es más directa, va más al grano y a mí por lo menos me parece mucho más molona que otras que puedan competir con ella ya no solo en trama o subgénero, sino en mensaje final o moraleja. Muy interesante, por cierto, en este aspecto, pero que cada cual saque sus propias conclusiones. 

Por otro lado, los intérpretes dan la talla con solvencia, y no es fácil en una cinta tan teatral y con solo cinco actores durante la mayor parte del metraje en pantalla. Los diálogos que entonan son frescos y están construidos de tal forma que siempre despertarán en el espectador una intriga por un lado y una provocación por otro, dando lugar a un estado de alerta total cada vez que un personaje abre la boca. Todo requiere una importancia vital en lo que ellos dicen, bien sea información para la comprensión argumental o bien sea un buen puñado de palabrotas, que nunca está de más oírlas. 

Técnicamente, como decía algún párrafo más arriba, destaca el atractivo visual. Está rodada con un repertorio imaginativo de planos creativos y una gran puesta en escena. De algún modo, Matar a Dios bien podría dar el pego como cursillo acelerado sobre dónde y cómo poner la cámara.

En resumidas cuentas, una pequeña gran película que desprende una gran particularidad; te hará replantearte tu existencia y la de los que están a tu alrededor. ¿Suena pedante verdad? Era difícil que no lo fuera, pero no, no lo es. Toda la culpa la tienen el talentoso dúo Pintó & Caye y su extravagante e ingeniosa forma de crear.  El humor negro al servicio de todos. 

Más en esta categoría: « Predator Hell Fest »
Ignacio López Vacas

Cineasta y fotógrafo. A veces escritor. Co-dirige la sala especializada en terror, independiente y cine fantástico Artistic Metropol. Autor de el "Manual de Supervivencia para Cinéfagos".

"Lo siento por los superhéroes de la Marvel, en mi casa las normas las dictan Mortadelo y Filemón"

Y además...

50.jpg

PORTADA-N100

Scifiworld #100


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2018 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..