Scifiworld

Soy Leyenda

el  Sábado, 18 April 2020 14:08 Escrito por 

Una desconocida obra del Fantástico español.

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: Soy Leyenda
  • Año: 1967
  • Director: Mario Gómez Martín.
  • Guión: Alfonso Núñez Flores, Mario Gómez Martín
  • Reparto: Moisés Menéndez, Ana Castor, Elisa Ramírez, Ricardo Palacios.
  • Duración: 36 min.
En plena crisis sanitaria con la mayoría de los habitantes del mal llamado Primer Mundo, confinados en sus hogares a modo de profilaxis preventiva, la Filmoteca Nacional ofrece la posibilidad de descubrir el mediometraje de práctica de Mario Gómez Martín, Soy Leyenda (1967), adaptación de la cruda y cáustica I Am Legend de Richard Matheson, novela corta publicada en 1954.
 
La labor de Gómez Martín, recuperada como cuasi-incunable pieza de orfebrería, se puede visualizar gratuitamente en vimeo.com/408267738 hasta las 12:00 horas del 21 de abril. Oportunidad que recomendamos con entusiasmo a pesar de los lógicos achaques que la copia posee por el paso del tiempo (lo excepcional es que aún se conserve).
 
La novela de Matheson -uno de los grandes popes del Fantástico más desconocido para el gran público- nos traslada a una pandemia mundial por mor del uso de bombas atómicas primero y de las guerras bacteriológicas que siguieron por parte de las potencias nucleares, hasta llegar a la infección total de la población; convirtiéndose la Humanidad (como anticipo al efecto 2000) en vampiros prototipo siguiendo el canon clásico de los Stoker y compañía. 
 
Hay que recordar que el temor a un holocausto nuclear en la década de los Cincuenta, dio como resultado en la literatura de género y en el cine, una muy prolífica producción de títulos. Aquellos insectos gigantes, los humanos menguantes, las invasiones alienígenas, o los viajes siderales comparten todos un nexo común: la influencia perniciosa del átomo y de su radioactividad con propiedades casi mágicas, que los autores pulp -en el mejor término- se sacaban de la chistera. La túrmix entre lo anteriormente escrito y el temor por parte de Occidente a la expansiva égida soviética en el Este de Europa y las legiones de infantes sedientos de historias de amenazantes planetas prohibidos, dio como resultado una explosión de obras ahora consideradas como clásicas, dignas de su custodia y preservación. Aquella, fue una buena época para la lírica.
 
Aún con la innegable influencia estética de la primera de las adaptaciones cinematográficas que tuvo la novela, la italiana L´Ultimo Uomo della Terra (1964) de Salkow, el logro de Gómez Martín -con las lógicas limitaciones de un proyecto de fin de carrera de aquella meritoria Escuela Oficial de Cinematografía- reside en transcribir la literalidad del texto de Matheson con una fidelidad sobresaliente y que amplifica la desolación y el desamparo del protagonista (relevante la actuación de Moisés Menéndez) con una desasosegante tensión sonora con reclamos crepitantes, chirridos ácidos, agudos asincopados, mérito mayor para las batutas de Pierre Henry y François Maché.
 
Como un cierto malditismo sin posibilidad de redención o escape, la carrera de Gómez y del reparto artístico no tuvo la fortuna que se merecían tras ver el resultado de una película que alabo con nota superior a casi cualquier proyecto de estas características. No puede, es obvio, competir con la estrella rutilante que encabeza el reparto en The Omega Man (1971) de Sagal, film que se mantiene con una lozanía dramática muy notable y que muta los vampiros originales por unos infectados a medio camino entre la secta de Manson -The Family- y los zombies templarios de Ossorio.
 
Tampoco rivaliza con el músculo económico que exhibe la quinta versión de 2007, el I Am Legend de Francis Lawrence; una más que digna vuelta de tuerca a mayor gloria de un Will Smith, con un rediseño de arte de los contaminados por el virus que los deshumaniza hasta niveles de difícil justificación y que motivó con razón, la no elección de un epílogo más original al ofrecido en el montaje final, pero menos creíble. Las tijeras, por una vez, acertaron.
 
Como curiosidad, en ese mismo año aprovechando el futuro blockbuster de Lawrence, se editó directamente al mercado de vídeo con un mes de antelación (18 de noviembre) con respecto a la premiere interpretada por Smith (14 de diciembre) la cuarta revisión de las que tenemos constancia. Con el título de I Am Omega e interpretada por el otrora repartidor de sopapos coreográficos Mark Dacascos, lo mejor que podemos decir de la película de Griff Furst, es que consiguió acabarla. Y conste que somos adictos (cada vez menos) a esos envites de serie Z perfectos para acompañar las resacas vespertinas en los lluviosos fines de semana de Mordor.
 
No os perdáis la posibilidad que ofrece la Filmoteca Nacional de disfrutar del ingenio en tiempos de carencia. Los resultados suelen ser más que satisfactorios.
 
Más en esta categoría: « Código 8 Corona Zombies »
El Guerrero Mandingo

Genuflexor Imperial en La Estrella de la Muerte y fagocitador audiovisual inmisericorde.

Y además...

45.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

Copyright © 2005 - 2020 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..