Sitges 2019

 

 

Scifiworld

Spider-Man: Lejos de casa

el  Sábado, 13 July 2019 23:39 Escrito por 

Crítica de Spider-Man: Lejos de casa, de Jon Watts (2019)

  • Póster: Póster
  • Titulo Original: Spider-Man: Lejos de casa
  • Año: 2019
  • Director: Jon Watts
  • Guión: Chris McKenna, Erik Sommers
  • Reparto: Tom Holland, Samuel L. Jackson, Jake Gyllenhaal, Zendaya.
  • Duración: 129 min.

Han pasado diecisiete años desde la primera adaptación cinematográfica de Spider-Man. Para algunos, una eternidad; para otros, un suspiro. Lo que está fuera de toda duda es que la cinta de Sam Raimi supuso el renacimiento de un subgénero, el superheroico, caído en desgracia por aquel entonces tras el estreno de la inefable Batman & Robin. Que el propio Raimi dinamitase su propio legado con Spider-man 3, es otra historia.

 

Para el que esto escribe, diecisiete años no son nada. Por eso no deja de resultar sorprendente que, en un lapso tan breve de tiempo, la gente haya aceptado sin rechistar hasta dos reinicios del hombre araña. Hablar en términos de relanzamiento trae consigo mucho más que relevar al actor que encarna al héroe en liza: supone, ante todo, asumir nuevos códigos visuales y estilísticos.

 

Lo más estimable de las anteriores sagas arácnidas era su independencia narrativa con respecto al atiborrado universo Marvel. De esta forma, uno no se veía forzado a digerir todas las películas de la cantera marvelita para disfrutar del fabuloso reinicio que supuso The Amazing Spider-Man y eso, a decir verdad, era de agradecer. Una vez tirado por la borda el reboot de Marc Webb, los ejecutivos de Marvel, con el beneplácito de Sony, tuvieron carta blanca para adherir a Spider-Man a la familia de Los Vengadores. Por consiguiente, cambio de tono narrativo y nuevo imaginario visual. ¿Resultado? Spider-Man se ha convertido en el bufón adolescente del dream team superheróico.

 

Si Spider-man Homecoming expuso su clara intención de erigir al hombre arácnido como contrapunto cómico del equipo de superhombres, Spider-Man: Lejos de casa hiperboliza este aspecto hasta la extenuación y acentúa otros errores. Así, el citado carácter teenager de la saga es uno de los más preocupantes. Que la principal misión de Spider-Man aquí sea la de declarar su amor en la Torre Eiffel con un beso de amor verdadero nos sirve para hacernos una idea de la magnitud de la tragedia. Bien es cierto que Tom Holland se esfuerza a la hora de dotar de carisma a Spidey, pero el arco de su personaje es demasiado débil y su evolución inexistente. Poco o nada ayuda el hecho de que Holland se halle rodeado por una bochornosa galería de secundarios que perpetran un manual de clichés aderezado por chistes 2.0 que no son de recibo en una producción de estas características. Del malo caricaturesco que supone un Jake Gyllenhaal totalmente desbocado y pasado de rosca, mejor ni hablamos. A su lado, los monstruosamente digitales Elementales son fieles ejecutores del Método Stanislavski.

 

Abandonada la esperanza de un mínimo de carga introspectiva, la baza del puro espectáculo tampoco funciona. Lo que se muestra en Spider-Man: lejos de casa es un extenso y nada memorable abanico de escenas de acción, que se embrollan conformando un conjunto con evidentes fallos de ritmo y – peor aún – de montaje. El soporífero viaje europeo reserva para Londres su última batalla (qué paradoja)  y este tour de force final termina resultando menos apocalíptico que el Brexit.

 

Con todo, el mayor error de la cinta de Jon Watts es su incapacidad para regalar tan siquiera una sola idea que invite a la reflexión, pues a lo largo del interminable metraje se van arrojando preguntas que en ningún momento llegan a desarrollarse con un mínimo de profundidad. Digamos más: la cuestión del poder e influencia de las nuevas tecnologías y las falsas realidades pudo ser muy novedosa cuando Sandra Bullock estrenó La Red allá por 1995, pero hoy en día resulta trasnochado. Más allá de esto, poco o nada que rascar. Que no nos quepa duda de que el nuevo Spider-Man tendrá una larga vida bajo el cobijo de Los Vengadores, pero el precio a pagar ha sido demasiado caro.

 

Lo mejor: tristemente, la secuencia post-créditos.

Lo peor: su obstinación por resultar graciosa.

PUNTUACIÓN: ★★ (sobre 5)

 

Más en esta categoría: « El Bosque Maldito Aladdin »
Lorenzo Chedas

Individuo que lleva 24 años amando el cine fantaterrorífico. Al igual que Ghostface, y para desgracia de la pobre Sidney, yo también creo que el cine no crea asesinos, sólo hace que sean más creativos.

Y además...

24.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..