Scifiworld

Tres años después, Lost sigue despertando pasiones

el  Martes, 08 October 2013 16:46 Escrito por 

El último capítulo de Breaking Bad derivó en un aluvión de mensajes a Damon Lindelof sobre el final de Lost.

Hace ya más de tres años que el último capítulo de Lost se emitió en todo el mundo, en lo que fue uno de los momentos televisivos más seguidos a nivel mundial, debido a la gran cantidad de seguidores de esta serie y al fenómeno boca-oído, además de a una macrocampaña publicitaria, que despertó el interés de personas que apenas habían visto algún capítulo de esta ficción estadounidense. Ahora, después de que otras tres temporadas televisivas acaben, con series que han pasado sin pena ni gloria y alguna que otra que ha conseguido un número bastante elevado de fieles telespectadores pero sin llegar a alcanzar el fenómeno fan que desató Lost (únicamente comparado a lo que en su época supuso Expediente-X), el final de Breaking Bad desencadenó una serie de feroces críticas en forma de tweets que llovieron sobre un Damon Lindelof que se vio obligado a realizar un comunicado en el que aseguraba estar harto de tanto comentario negativo hacia una serie de la que se siente tremendamente orgulloso.

Hay que señalar también que, además de recibir estos mensajes acerca de Lost, se aprovechó también para criticar su trabajo en Prometheus, film bastante logrado desde el punto de vista de un humilde servidor y cuyos resultados en taquilla son bastante favorables.

Cuando terminó A dos metros bajo tierra, los premios y las buenas críticas llegaron tanto de parte como de los profesionales de la televisión como de los espectadores. Con Los Soprano, además de convencer a los guionistas para declararla la serie con mejor guión de toda la historia de televisión, se llenaron páginas en libros especializados en narrativa audiovisual. Recientemente, Dexter ha tenido un enorme éxito de audiencia y ha cosechado un gran número de críticas y comentarios positivos, siendo un final correcto y, en cierto modo esperado, a pesar (o quizá tal vez por esto mismo) de ser un gran anticlímax en el que el protagonista se aleja de todo y de todos y cuyo último plano parece mostrar una especie de muerte en vida, de apatía autoimpuesta como una forma de penitencia por todo aquello que, en su fuero interno, sabe que ha provocado. En cambio, cuando acabó Lost no pareció haber un consenso sobre si la serie se había despedido con un buen final o con uno auténticamente catastrófico (desde el punto de vista narrativo).

Uno de los principales problemas que se achacaron al desarrollo de la trama desde los distintos foros y redes sociales fue el hecho de alargar la serie debido a una petición de la cadena, la ABC, a los productores. Pero esto es algo absolutamente falso. Durante el desarrollo de la serie y de su estructura general, productores y guionistas desarrollaron una trama que debía de durar cinco temporadas (algo que se puede comprobar revisando el contenido extra de los DVD's de las dos primeras). El cuarto año de emisión, debido a la huelga de guionistas que paralizó gran parte de la parrilla televisiva, contó tan sólo con catorce episodios (las temporadas anteriores habían sido dos de veinticuatro y una de veintitrés). Debido a este hecho, y a que realizar una temporada tan larga requería del consabido parón navideño en la emisión, se acordó realizar un total de seis temporadas. Las dos últimas serían algo más cortas de lo habitual y servirían para compensar la pérdida de episodios de la cuarta y comenzarían a emitirse en invierno en lugar de en otoño, para evitar así pausas de más de una semana durante la emisión y poder acabar la misma en mayo. Por tanto, acusar a Damon Lindelof y al resto del equipo de haber alargado la trama sin saber cómo avanzar e inventándola sobre la marcha para satisfacer las exigencias de la cadena no puede sustentarse sobre ninguna prueba.

De hecho, los creadores de la serie lamentaron no contar con alguno episodio más para poder contar, entre otras, la historia del personaje de Ilana, mediante cuyos flashbacks desvelarían al espectador que se trataba de la hija de Jacob. Debido a la falta de tiempo, este episodio quedó suprimido y reducido a un mero comentario en el guión en el que la joven aseguraba que Jacob había sido como un padre para ella.

Otra de las grandes razones por las que se levantó tanto revuelo (y al parecer aún sigue levantándose a día de hoy) fue la siguiente: "entonces, ¿estaban todos muertos?". Esta cuestión se planteó una y otra vez y pareció ser la respuesta afirmativa la ganadora. De hecho, la temporada de series que arrancó en otoño de 2013 continuó avivando la cuestión. En el comienzo de Arrow, serie basada en el famoso personaje de cómic Flecha Verde, Tommy Merlin, amigo de la infancia de Oliver Queen, relataba al recién rescatado multimillonario todo lo que se había perdido en los años que había pasado perdido en una isla tras el naufragio del barco en el que iba con su padre y, entre otras cosas, le contaba el final de Lost diciendo: "al final estaban todos muertos,... creo".

Si bien Lost se había estructurado siempre mostrando el presente de los personajes intercalando con flashbacks o flashforwards, durante la última temporada hizo algo distinto, utilizando lo que los guionistas llamaron flashsideways, que mostraban paralelamente a la trama de la isla otra historia en el que el avión no se estrellaba y los personajes llegaban a su destino mientras mostraba una isla sumergida en el océano. Pues bien, esta trama paralela sí que acontecía tras la muerte de los personajes; pero todo lo ocurrido en temporadas anteriores, así como todo lo que seguía sucediendo en la isla, ocurrió en la realidad, no se trataba de ningún tipo de alucinación, purgatorio o cualquier otra de las cosas que se llegaron a especular. Mostrar esa realidad de los flashsideways fue una manera en la que los guionistas se despidieron de los personajes dándoles la oportunidad de hacer todo lo que no podían haber hecho en vida, de resarcirlos de todas las penurias que habían pasado en la isla, de dejar que, por fin, Hurley pudiera celebrar su anhelado picnic en la playa con Libby.

A lo largo de seis temporadas, los guionistas desarrollaron a unos personajes entrañables, desvelaron el misterio del humo negro, revelaron la identidad de Jacob, explicaron qué eran esos misteriosos susurros que se oían en la selva... Y sí, dejaron la gran pregunta '¿qué es la isla?' sin responder. Pero ¿es esto suficiente para generar tal cantidad de críticas?

Podríamos censurar la forma en la que introducen a los personajes de Nikki y Paulo en la tercera temporada, surgidos de la nada como si siempre hubiesen estado allí. Pero es éste quizás el único problema que podemos achacar a un guión que consiguió enganchar a millones de espectadores en todo el mundo.

Durante los últimos años han surgido infinidad de series estructuradas de la misma forma que Lost, con una serie de flashbacks en cada episodio que ayudan en muchas ocasiones al desarrollo de la trama pero que, en gran cantidad de ocasiones, son simplemente meros recursos que pretenden evocar, sin conseguirlo, el éxito que mantuvo pegado a sus televisores a todos los seguidores de Jack, Kate, Sawyer, Desmond y compañía. Muchas de estas series han sido canceladas rápidamente y otras, como Once Upon a Time o Revolution (ambas con guionistas o productores de Lost entre los miembros de su equipo) han conseguido hacerse un hueco en la parrilla. Pero lo que no ya que olvidar es que la forma de narrar la historia de los náufragos más famosos ha sentado precedente.

Y el hecho de que, más de tres años después, se continúe debatiendo sobre la serie implica un gran alcance, una capacidad de perdurar que pocas series pueden contar con el placer de poseer. ¿Quién habla ya del final de Fringe? Producida también por J. J. Abrams, no hace ni tan siquiera un año que se despidió de la pequeña pantalla, pero su final pasó sin pena ni gloria en términos comparativos. ¿Quién se acuerda ya de The Event? ¿El final de Héroes fue realmente el que la serie merecía?

Lost sigue estando ahí, a un tweet de generar controversia. Un segundo visionado ayuda a comprender la trama mucho mejor. Y un tercero no está de más. Ni un cuarto, o un octavo, o un decimoquinto...

Y, afortunadamente, Damon Lindelof seguirá desarrollando su labor como guionista, participando en proyectos que gustarán más a unos que a otros, trabajando para desarrollar ideas propias o ajenas, intentando siempre alcanzar una vez más el gran éxito que alcanzó con Lost.

Daniel Ferrera

Licenciado en Comunicación Audiovisual, escritor, ilustrador, periodista, profesor, colabora con Scifiworld desde julio de 2011.

Web o Blog: https://twitter.com/srferrera

Y además...

17.jpg

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

[email protected]

SFW Internacional

Copyright © 2005 - 2019 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..